NOTICIAS

Escuela de Música: la banda sonora de Rivas

La Escuela Municipal de Música fue la primera que abrió en la Comunidad de Madrid. Acaba de celebrar sus 25 años llenando de melodías la ciudad.

Escuela de Música: la banda sonora de Rivas

Reportaje: Patricia Campelo  Fotografía: Luis García Craus.

Titubea asegurando que se encuentra en primer curso de instrumento, pero cuando al final se arranca a demostrar lo aprendido, a la entrada del centro García Lorca, en la plaza de la Constitución, la gente a su alrededor hace corrillo para escucharle. Javi Manzanares tiene 8 años, empezó en la Escuela Municipal de Música [EMM] el pasado septiembre, y toca de memoria un clásico como ‘El amanecer’, de Edvard Grieg.

Junto con el ‘Himno de la Alegría’, “es una de las primeras melodías” con las que suele iniciarse el alumnado, según explica el coordinador de la escuela Txema Cariñena, mientras observa a Javi, a quien se le ha atascado la lengüeta y tarda unos segundos en hacer sonar su clarinete.

Junto a su hermano Adrián, de 12 años y estudiante de saxofón desde hace cuatro, Javi es uno de los más de 700 alumnos y alumnas que han pasado este año por la EMM, una institución dentro del municipio por su carácter vehicular de la vida cultural ripense.

El pasado mes celebró su 25 aniversario, y la ciudadanía devolvió parte de lo que recibe de esta escuela llenando el auditorio municipal Pilar Bardem en la gala que celebró el cumpleaños. Sobre el escenario, la alumna más veterana, Marina Zorrilla, recitó el poema de León Felipe ‘Romero solo’, y los diferentes grupos y bandas exhibieron su arte musical. Además de la gala de aniversario, un mosaico de actuaciones se fue desgranando a lo largo de la primera semana de mayo: conciertos gratuitos del alumnado y de las agrupaciones; talleres especializados y el concurso Factor XXV para demostrar dotes artísticas.

Toda una loa a la música, disciplina que ocupa un lugar destacado en la identidad cultural ripense.

ASÍ EMPEZÓ TODO

Corría el año 1989 cuando se conoció el borrador de la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE), que entró en vigor en octubre de 1990. Este texto posibilitaba, por primera vez, la creación de escuelas municipales de música, y llevaba la enseñanza musical a todas las etapas educativas.

El aprendizaje de ese arte comenzaba a extenderse, y los ripenses Isabel Miranda, José Andrés Lloret y María Jesús Talamillo fueron de los primeros en verlo. “Desde el patronato de la Universidad Popular se creó la asociación Amigos de la música, de la que formaba parte un grupo de gente entre los que estaban Isabel, José Andrés y María Jesús, con quienes nació el proyecto de la escuela municipal de música”, explica Dora Calvo, directora de la EMM desde 1993 hasta 2006, cuando se jubiló. “Con el borrador de la LOGSE en la mano nos tiramos a la piscina. Desde el propio Ayuntamiento nos apoyaron mucho”, rememora.

Antes de eso, un vecino del Casco puso en marcha un taller de música y movimiento, una materia que después se impartió en los colegios y en la que hoy se inscriben los niños de 4 a 7 años en la actual EMM. Dora, vecina de la zona de Pablo Iglesias desde 1982, atribuye a esta iniciativa el germen de la escuela.

MÚSICA PARA TODO EL MUNDO

El objetivo que se marcaron los pioneros tenía que ver con retirar el halo de solemnidad y elitismo a la enseñanza musical, hasta entonces planteada para personas con grandes habilidades musicales y que pudieran sufragar las elevadas matrículas de los conservatorios.

“Nos movía que la música dejara de ser para privilegiados y orientada a obtener una titulación superior. La música debe ser parte del acervo educativo de todos los ciudadanos, sin límite de edad. No concebíamos una educación sin enseñanzas musicales por todos los valores que aporta”, defiende Dora, que reforzó sus ideas viendo en persona cómo en escuelas de Alemania y Suiza era imposible plantear la música desvinculada de la educación.

“Nuestra escuela tenía mucho prestigio. En otros sitios lo que se formó eran reconversiones de conservatorio de grado elemental a escuelas. Pero nuestro proyecto era muy singular”, defiende Dora. El primer curso arrancó con siete profesores y 60 alumnos, en los barracones donde ahora se ubica el centro cultural García Lorca.

El segundo año, el alumnado se duplicó. El éxito fue creciente, espoleado en parte por las ‘jam session’ que tenían lugar las mañanas de domingo y a las que acudían músicos de reconocido prestigio internacional, como el saxofonista ripense Jorge Pardo, el flautista Jaime Muelas o Rubem Dantas ¿percusionista de Paco de Lucía-.

“No cobraban ni un duro; la Comunidad de Madrid alucinaba cuando le mandábamos las memorias anuales”, se enorgullece Dora. “Hubo mucha participación, mucha actividad que marcó un hito en Rivas”, remacha. Este ecosistema musical no se hubiera dado sin el carácter de aquellos primeros pobladores del oeste de Rivas. “Éramos gente con muchas inquietudes y culturales y trabajamos duramente, movimos la cultura la educación el deporte”, apunta Dora sobre el origen de la expansión de la ciudad.

APRENDIZAJE Y DISFRUTE

La actividad de la EMM se orienta hacia el aprendizaje y el conocimiento de la música -sin necesidad de poseer habilidades musicales previas-, pero también hacia el disfrute. Por ello, uno de los objetivos es que el alumnado acabe perteneciendo a alguna de las diferentes agrupaciones de la escuela: orquesta Juvenil, orquesta Athanor, coro de música moderna y banda de la EMM, entre otras.

“Tenemos dos audiciones al año, la primera es en febrero. Al principio se tocan cuatro ‘notillas’, pero desde el tercer curso ya participan en un grupo. Se trata de que lo aprendido lo lleven a cabo en otro sitio”, apunta Cariñena, coordinador junto con Edurne Pérez, y profesor desde hace 15 años. Fue el caso de la alumna Paloma Prieto, de 51 años.

Durante dos años participó en el grupito de saxo y clarinete. “Tocábamos en pequeños conciertos, y nos acompañaba alguna guitarra, bajo o batería”, concreta esta maestra que ejerce en un colegio de Arganda.

A la práctica del saxofón, algo que realiza “por ocio y por aprender”, le dedica la media hora de clase a la semana. Lo suficiente para dar continuidad a lo que empezó hace tiempo en Jerusalén, donde vivió durante cinco años con su familia debido al trabajo de su marido en el consulado español. “Allí hay mucha cultura y ambiente musical, muchos profesores, sobre todo rusos, que tocan de todo. En el colegio de mis hijas había distintos profesores de música, y fue allí donde empezamos, mi hija mayor y yo a tocar el saxo y mi hija pequeña la guitarra”, explica Paloma, ripense desde hace más de 20 años.

En origen, la iniciativa de estudiar música la tomaron sus hijas, y Paloma siguió su estela, le “picó el gusanillo”, y tomó clases particulares. Años atrás, mientras estudiaba magisterio, había tocado la flauta, “se me daba bien”, puntualiza sobre otro de los motivos que le llevó a agarrar un saxo. De vuelta a su ciudad, Rivas, Paloma continuó sus estudios musicales en la EMM, tras dos años en la lista de espera, “la EMM es muy famosa”, apostilla.

Este año ha completado su cuarto curso, y desea seguir incluso cuando finalice la formación, a los cinco años. Con todo, Paloma es de las pocas alumnas veteranas. Los rangos de edad mayoritarios los forman niños, niñas y chavales de instituto o universidad. “Pero luego en las bandas y en los coros sí hay más alumnos de más edad”, concreta Cariñena.

VARIEDAD INSTRUMENTAL

Las clases de la EMM se imparten a través de 16 profesores de lunes a viernes en horario de tarde, principalmente, y de mañana. Los cinco años de formación equivalen al grado elemental, y también se imparte preparación para el acceso al grado medio del conservatorio.

Piano, violín, viola, violonchelo, contrabajo, bajo eléctrico, guitarra clásica, guitarra eléctrica, clarinete, saxo, flauta, trompeta, trombón, fliscorno, trompa, bombardino, tuba y percusión son los instrumentos que puede estudiar el público ripense de la EMM.

Además, para niños de 4 a 7 años, la formación Música y movimiento les inicia en este arte y les ayuda a escoger instrumento. Cerca de unas 12.000 personas han pasado por la EMM a lo largo de sus 25 años de trayectoria. “En un municipio de 80.000 personas, que haya unos 700 alumnos en la escuela, casi un 10%, es algo que dinamiza mucho la ciudad”, sostiene Cariñena.

“Siempre hay gente que se queda fuera, si hubiéramos hecho como en otros sitios y hubiéramos dado cabida a todo el mundo, eso habría dado escuelas sobredimensionadas, que al final han tenido que cerrar”, defiende sobre una demanda habitual de los usuarios. “Que haya lista de espera nos garantiza calidad y que la gente esté deseando entrar y que luego se lo tome bien, en serio. Si al final entras a un sitio en el que te cuesta nada, parece que no se valora tanto”, añade.

‘EL AMANECER’

Cuando las notas de ‘El amancer’ que salen del clarinete de Javi terminan de resonar por la entrada del Lorca, su madre, María, explica orgullosa cómo a su familia siempre le ha gustado la música. “Pensamos que les podría ir muy bien. Tuvimos mucha suerte porque le cogieron con 4 años, y primero hizo Música y movimiento. Después ya cogió el clarinete”, resume.

Últimas noticias / Organización municipal

Últimos vídeos / Organización municipal

AHORA EN PORTADA

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR