HOW TO SHOP

1 Login or create new account.
2 Review your order.
3 Payment & FREE shipment

If you still have problems, please let us know, by sending an email to support@website.com . Thank you!

SHOWROOM HOURS

Mon-Fri 9:00AM - 6:00AM
Sat - 9:00AM-5:00PM
Sundays by appointment only!

NOTICIAS

“No se habla de la muerte con los hijos”

La dibujante Aurora Losada 'Laurory', vecina de Rivas, expone los originales de su álbum ilustrado sobre el duelo infantil. En Bhima Sangha hasta el 2 de diciembre.

‘Papá no está’ es un libro muy especial, un álbum ilustrado de 48 páginas que pretenden ser un vehículo para hablar con los más pequeños sobre sus pérdidas familiares. Aunque su público destinatario es infantil se está vendiendo mucho entre adultos, algo que se escapaba a la intención de la autora.

¿Es una herramienta para comunicarse con la infancia? Más bien es una excusa, un juguete, un títere para que de una forma directa ellos expresen y verbalicen lo que sienten en su proceso de duelo por la muerte de su mascota, de su perro, de su abuelo, de su papá. Al fin y al cabo una pérdida es una pérdida y llega un momento en el que hay que hablar con ellos y trabajar el proceso de duelo.

¿Cómo surge ‘Papá no está’? Quien dibuja, quien escribe, quien toca música lo hace mejor cuando es sobre algo que le mueve, que le sale de las vísceras. Cuando mi marido estaba muy mal me pidió que volviese a dibujar. Yo creo que en ese momento, de alguna forma, me quedé preñada de este proyecto y tenía necesidad de dibujarlo. Por eso lo traduje a imágenes.

¿Una obra dedicada a su hijo? Mi hijo sabe que es el protagonista de alguna forma. De hecho, el nombre sospechosamente es parecido. Él se identifica y lo ha leído en varias ocasiones. El otro día me dijo:” mamá, me siento solo en el recreo”, y me pidió que leyéramos el libro por la noche. Cuando llegamos a la parte central del cuento, que no tiene texto él a través del protagonista, me dijo: “Leo se siente solo”. Y creo que lo dijo porque él mismo se sentía así. Es mucho más fácil verbalizar lo que él siente de esta forma.

A ‘papá’ no le vemos la cara. El niño solo ve a su padre en la última página, cuando al fin lo encuentra. Y lo hace porque lo ha encontrado dentro de sí mismo, de lo que ha compartido con él, de lo que le define.

¿Qué momento del duelo es bueno para leer el álbum? Cuando la pérdida es reciente. Pero depende del momento en el que esté el pequeño, la madurez y el ritmo de cada niño. También se les puede leer sin que estén en proceso de duelo porque sencillamente se les quiere educar en esos sentimientos. En casa se habla de muchas cosas y no se habla de la muerte con los niños. No hay diálogo y es una cosa muy importante.

“Las familias no hablan de la muerte con sus hijos”, critica Laurory

¿Es la infancia la gran olvidada cuando fallece alguien? Sí, cuando llega la pérdida se piensa que lo mejor es puentear a los niños, saltarse el duelo. Es injusto: también tienen derecho a saber, a llorar, a sentirse enfadados y culpables. Tienen que saber que son sentimientos a los que están expuestos en cualquier momento y que siguen siendo buenos chicos a pesar de sentir esas cosas.

¿Cómo se estructura? En el álbum se describe el duelo en sus cinco etapas, en las reconocidas por los terapeutas. Hoy en día lo haría de una forma diferente: hablaría de crecimiento, de gratitud. Pero cuando hice el libro no estaba en ese momento del duelo y no lo percibí.

“Cuando llega a pérdida los niños también tienen derecho a saber, a llorar, a sentirse enfadados y culpables”

No lo escribe una terapeuta, pero sirve de terapia para mucha gente. No soy psicóloga, soy dibujante. Pero la venta de este libro me está dando un bagaje en este sentido bastante importante. Me ha aportado muchos regalos como por ejemplo, ponerme en contacto con muchísimas asociaciones de duelo en España: gente altruista que aporta su tiempo, sus lágrimas, sus esfuerzos para ayudar a otras personas. El álbum está hecho con muchas vísceras, honestidad y mucho dolor y por eso está llegando mucho. La gente llora bastante porque funciona, porque remueve.

Es una apuesta técnica y temática arriesgada. Hacer un libro de 33 cm de ancho supone problemas técnicos. Si fuera un trabajo por encargo hubiese empleado un banco de imagen que después hubiese editado, pero aquí me he permitido hacerlo siguiendo el sistema tradicional. Es un libro que he disfrutado mucho y con el que he aprendido mucho.

¿Podría haberlo realizado sin la autoedición? Sí, pero con inconvenientes. He descubierto que este campo puede ser un camino muy válido para todos los autores, sobre todo ahora, con el libro digital. Así podemos puentear la edición y distribución. Lo podemos gestionar porque hay una parte que no se puede prescindir que es la creación de contenidos.

¿Qué encontramos en la muestra? Están expuestos todos los originales menos dos o tres que son archivos digitales y no existe un original físico. Láminas hechas con gel aplicado con las manos y arrastrado sobre máscaras de aerógrafo, con collage, arena del arenero, fotocopia, con fotografías, material recogido de la basura, marmolado… He tenido que aprender nuevas técnicas para realizar las imágenes.

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR