NOTICIAS

Marta Monasterio: “El ecofeminismo mira la realidad con ojos críticos”

Periodista y fundadora de la cooperativa Pandora Mirabilia, participa el jueves 10 en la jornada ‘Ecofeminismo y ciudad’.

Marta Monasterio: “El ecofeminismo mira la realidad con ojos críticos”
Marta Monasterio, de la cooperativa Pandora Mirabilia.

JORNADA ‘ECOFEMINISMO Y CIUDAD’

Jueves 10 marzo / 16.30. 
Ayuntamiento: sala Pedro Zerolo. 
Inscripciones: mujer@rivasciudad.es

Marta Monasterio es periodista y socia fundadora de la cooperativa Pandora Mirabilia: género y comunicación. Fue una de las impulsoras en Ecologistas en Acción del área de Ecofeminismo: movimiento con más de cuatro décadas que “en los últimos años ha eclosionado” mediante el diálogo intenso entre el ecologismo y el feminismo. Interviene el jueves 10 de marzo en la jornada ‘Ecofeminismo y ciudad’, en la sala Pedro Zerolo del Ayuntamiento de Rivas.

¿Cómo se puede definir el ecofeminismo?

Es una teoría y una práctica que mira la realidad con ojos críticos. Tenemos un modelo de desarrollo que es insostenible con la vida en su sentido más amplio, con el equilibrio del planeta, con satisfacer las necesidades humanas. Lo que propone el ecofeminismo es detectar por qué no es sostenible y por qué no funciona, planteando otro paradigma, otro modelo de vida. Lo que critica es un modo de desarrollo que prioriza el crecimiento y el beneficio económico. También es un modelo insostenible con los límites físicos de las personas. Se plantea un modelo que se basa en la sostenibilidad, en la justicia social y en la igualdad entre hombres, mujeres y personas con otra identidad de género.

En los últimos años, el ecofeminismo ha salido de los márgenes de otros movimientos para reivindicarse como un movimiento con entidad propia. ¿Qué ha pasado para que se haya producido este fenómeno?

La historia del ecofeminismo tiene ya más de 40 años. Se empezó a hablar de ello en los 70, aunque de manera marginal. Era como una teoría menor, pero en los últimos años ha eclosionado. Se ve ya como una teoría solvente y seria, y los movimientos críticos han confluido: hay mucho diálogo entre el ecologismo y el feminismo y otros movimientos sociales. También se da un contexto en el que se hace un análisis más complejo de la realidad y se dan respuestas más complejas. En los últimos diez años han empezado a surgir muchas más iniciativas, tanto desde la teoría como desde la práctica.

¿Cómo han terminado de confluir estos dos movimientos, el ecologismo y el feminismo? ¿Cuál ha sido el punto de inflexión?

En las jornadas feministas de Granada de 2009 empezaron a dialogar economistas feministas como Cristina Carrasco o Amaya Pérez Orozco con ecologistas como Yayo Herrero. No diría que fue un punto de inflexión, pero sí que el diálogo empezó a hacerse más cercano. Desde ámbitos ecologistas se empezó a tomar en serio al feminismo y viceversa. También el proceso del propio feminismo, que en los últimos tiempos ha incorporado la visión de la diversidad sexual, de la sostenibilidad de la tierra, de las desigualdades racistas… El feminismo se ha vuelto más complejo, y el ecologismo también se ha hecho más extenso. Avanzamos en la crisis climática, se van acabando los materiales y surgen las teorías del decrecimiento y del colapso.

Fue un de las responsables de la fundación del área de Ecofeminismo en Ecologistas en Acción. ¿Encontró reticencias en el colectivo?

No, porque empezamos a trabajar como un grupo autónomo y el trabajo entre las ecologistas y las feministas fue muy rodado y muy bonito. Otra cosa es que cuando eso se abre, han pasado muchos años y se están haciendo muchas propuestas para impregnar al resto de la organización del ecofeminismo. En ese paso, sí que hay resistencias, no explícitas, pero sí que vivimos en una sociedad machista. Cambiar esa forma de actuar no siempre es fácil. A veces hemos encontrado resistencia, pero siempre con voluntad de cambio. Ecologistas en Acción es un sitio en el que se ha trabajado mucho, y la gente que participa en la organización trabaja en el cambio. Otra cosa es que no todo es siempre maravilloso.

¿De dónde surge la idea de montar Pandora Mirabilia?

Somos unas amigas de la facultad de Ciencias de la Información, periodistas, y participamos en la universidad en un grupo feminista que se llamaba Amigas. Siempre nos ha interesado la comunicación feminista y con perspectiva de género. Surge con la idea de dar un salto en nuestras vidas profesionales y buscarnos la vida de manera cooperativa, en lugar de hacerlo de manera individual. La economía social en Madrid ya existía, tuvimos contacto con ella, nos dieron ideas, nos animaron a formarnos y creamos esta pequeñita empresa centrada en la comunicación y en la mirada de género, que luego se ha ido ampliando con gente de otras disciplinas.

Últimas noticias / Feminismos, mujeres y LGTBI

Últimos vídeos / Feminismos, mujeres y LGTBI

AHORA EN PORTADA

Cine de verano: películas con luz de luna

Cine de verano: películas con luz de luna

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR