NOTICIAS

Marta Pascual: “Ahora empezamos a hacer visible el concepto de vecindad”

Entrevista sobre ecofeminismo con la profesora Marta Pascual, integrante, además, de las organizaciones Ecologistas en Acción y Feministas por el Clima.

Marta Pascual:
Marta Pacual (Madrid, 1962), coautora de ‘Educación y ecología’ o ‘Claves del ecologismo social’.

Entrevista: Mireia Salazar

La Concejalía de Feminismos y Diversidad del Ayuntamiento de Rivas ha lanzado durante este tiempo de confinamiento por el coronavirus COVID-19 la iniciativa ‘Conectadas: diálogos con feministas’, una serie de entrevistas telemáticas con activistas que proponen una visión crítica del mundo actual. En la primera edición, celebrada el pasado 30 de abril, Mireia Salazar, trabajadora municipal, dialoga sobre ecología social y feminismo con la profesora Marta Pascual (Madrid, 1962), integrante de las organizaciones Ecologistas en Acción y Feministas por el Clima y coautora de libros como ‘Educación y ecología’ (Popular, 2007), ‘Claves del ecologismo social’ (Libros en Acción, 2009) y ‘Cambiar las gafas para mirar el mundo’ (Libros en Acción, 2011). En sus diversos artículos en medios de comunicación, Pascual aborda la educación para la sostenibilidad, la pobreza y los vínculos entre feminismo y ecologismo.

¿Qué es el ecologismo social?

Es un movimiento que defiende la necesidad de un planeta vivo y justo, que de forma muy sintética, nace después de ver que nuestra forma de vivir, nuestro sistema económico, político y cultural se focaliza en el crecimiento, dejando atrás muchas cosas importantes y ha llegado a arrasar, a devastar y a desposeer a mucha gente. Hay que denunciar este orden económico, político y cultural, porque van todos de la mano, y nos parece que el ecologismo y el ambientalismo no bastan porque podemos tener un planeta verde, equilibrado y limpio pero lleno de profundas injusticias y de mucho sufrimiento. La justicia social tampoco basta porque que no podemos ofrecer los recursos a todas las personas. Entonces necesitamos combinar esas dos condiciones, ese suelo social de mínimos para todos los seres humanos y ese techo ecológico de máximos que la tierra nos dice que no podemos sobrepasar.

¿Qué preocupaciones tiene el ecologismo social?

En este momento estamos muy centradas en ver qué podemos aprender o qué podemos sacar de esta situación durante la COVID-19, a pesar de lo difícil que es. Pero no queremos olvidarnos, pese a la avalancha informativa, de que existen otras crisis y problemas graves preexistentes que no están resueltos y que no podemos dejar de lado. Ahí, el ecologismo social puede señalar varias cuestiones. Se está empezando a hacer visible la crisis climática, que es una alteración del clima que en un plazo de años puede convertir algunas zonas del planeta en inhabitables. Y eso puede ser una COVID a gran escala. Ese problema está planteado, está creciendo y tenemos que abordarlo. O la pérdida de biodiversidad, que genera un desorden ecológico que algunas personas vinculan a todas las pandemias que están surgiendo en los últimos años. La crisis de las personas refugiadas, las migraciones, ahora mismo parece que han desaparecido los millones de personas que buscan un lugar donde sobrevivir. La precariedad con la que se resolvió la crisis económica del 2008. Y por supuesto, lo que no es una crisis nueva, nuestro dolor del patriarcado, que sigue manteniendo unos altos niveles de violencia en espacios privados, públicos o institucionales.

Pareciera que todo eso se ha diluido.

Pero no, sigue ahí. Y justo en el momento de salir de la crisis es cuando creo que tenemos una oportunidad para abordar estos problemas. Pero una cosa que nos preocupa mucho y hace que nuestro discurso sea complejo es que ahora mismo el planeta, el aire o los animales están recuperando pequeños espacios donde antes no estaban. Pero al ecologismo no le vale esta forma de vida. El decrecimiento que defendemos es justo y no puede ir asociado a la enorme cantidad de sufrimiento que esta alteración económica está haciéndonos vivir. Defendemos una naturaleza viva pero no a costa de este sufrimiento humano. Necesitamos una naturaleza viva en condiciones de justicia, de equidad y de redistribución. Y ahí tenemos dificultades porque uno de los espacios más negros que tenemos en el horizonte es que el crecimiento económico nos haga sacrificar cualquier otro tipo de consideración. Como la idea de que las empresas salgan adelante y que generen empleo pasando por encima de un montón de criterios ambientales y criterios sociales.

¿Qué propuestas surgen desde el ecologismo social y el feminismo ante esta situación actual?

Se están elaborando propuestas que no son muy nuevas pero ahora mismo caen en un contexto diferente. Por ejemplo, se están aprobando enormes fondos de rescate. Desde el ecologismo social defendemos que esos fondos de rescate tienen que asignarse con criterios vinculados a la sostenibilidad, a la justicia social y al feminismo. Deberían estar condicionados al fomento de la transición ecológica y la justicia social. Sería uno de los elementos a la hora de seleccionar a qué se destinan todos estos fondos de rescate. Creo que necesitamos un cambio profundo en la fiscalidad, grandes iniciativas sostenibles, por ejemplo, vinculadas a la vivienda, al transporte o a la alimentación. El papel de las mujeres puede ser el definitivo; necesitamos inversiones sostenibles y cambiar los indicadores económicos. Que la sostenibilidad, que la justicia, que la no violencia, sean indicadores que marquen el camino de la economía. Hay muchas grandes cosas que hacer y es una ocasión para plantear medidas a gran escala.

¿Qué oportunidades se podrían abrir a partir de esta crisis desde los planteamientos del ecologismo social?

Cuando ves tanta incertidumbre, tanto sufrimiento y tanto miedo justificado, cuesta hablar de oportunidad. Yo hablo de grietas, espacios donde sea posible entrarle al monstruo de la maquinaria económica. Yo sí creo que lo inusitado de esta situación, la incertidumbre tan grande que tenemos por delante, nos abre un pequeño espacio de esperanza que puede traer lo nuevo. Hay algunas pequeñas luces que están surgiendo en nuestras experiencias diarias. Ahora empezamos a hacer visible, por ejemplo, la idea del concepto de vecindad. La idea de nosotros, nosotras, de pronto incluye a gente cercana que era invisible en nuestra vida y los bienes relacionales, esos que pueden crecer sin tocar los límites del planeta, empiezan a verse como importantes. Otra de las grietas que parece clave son las actividades esenciales, las más sencillas y básicas, esas cosas que una mayoría de mujeres hemos estado haciendo durante siglos de pronto vemos que son lo que necesitamos para sobrevivir. Las profesiones feminizadas son aquellas de las que no podemos prescindir y también vemos que lo que pasa en los hogares es algo esencial. Esos servicios mínimos que nunca podrán detenerse.

¿Unos servicios esenciales y suficientes?

Desde el ecologismo intentamos defender la importancia del concepto de suficiencia. La vida sencilla pero buena, que tiene ahora más presencia en las cabezas de muchas personas que están viendo que se vive con poco, pero se necesita gente. Y por último, hay una brecha a nivel político y cultural. Por primera vez en mucho tiempo hay una mayoría que defendiende lo público, lo colectivo y que defendería la justicia social. Esta es una ocasión de oro para demandar ese cambio cultural y político y desde ahí, empujar el cambio económico. Me parece el más complejo y duro, así que sin decir que sea fácil, creo que tenemos un espacio para la esperanza y sobre todo, la obligación de tener esperanza y luchar para que se haga viable.

* Entrevista realizada por videoconferencia transcrita por Álvaro Mogollo.

Últimas noticias / Feminismos, mujeres y LGTBI

Últimos vídeos / Feminismos, mujeres y LGTBI

BUSCAR NOTICIAS

ACCESOS DESTACADOS

TRANSPARENCIA

RIVAS AL DÍA

RIVAS CULTURAL

AHORA EN PORTADA

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR