NOTICIAS

El Acebuche: escuela infantil del asombro

Tres ripenses apasionadas por la búsqueda de una educación integral han ideado un proyecto autogestionado para enseñar desde el descubrimiento y la curiosidad.

El Acebuche: escuela infantil del asombro

Texto: José L. Corretjé Fotografía: Luis García Craus

Este es un reportaje que habla de tres mujeres valientes que decidieron un día traer la montaña a Mahoma, ya que éste no iba a la montaña: “Nos juntamos con otras familias en un grupo de reflexión sobre nuevas pedagogías, en el Bhima Sangha (centro municipal de recursos de la infancia) para buscar alternativas a una educación, la que se ofrecía a nuestras hijas, que no nos convencía. Pero como vimos que no había cauces para lograr nuestro objetivo, decidí con mi amiga Natalia abrir una escuela en la que pudieran aprender nuestras hijas de otra manera”.

La que habla es Maribel Acón, 38 años, que conoció a Natalia Magro de 37, en la urbanización Pablo Iglesias, cuando ambas tenían tres años. Estas dos ripenses de pura cepa calcularon sus fuerzas y vieron que necesitaban más apoyo por lo que pidieron a Elisa Reviriego que se les uniera.

“Después de tener mi bebé y de sufrir una mala experiencia en una escuela infantil me convencí de que debía buscar otra vía”, confiesa Elisa. Así se plantó en Rivas El Acebuche, una escuela de aprendizaje para alumnado de cero a seis años que abrió sus puertas en este curso y que combina líneas pedagógicas activas, como Montessori o Reggio Emilia.

“Desde que nace hasta que cumple seis años se produce el mayor desarrollo neuronal que un ser humano experimentará en toda su vida”, aseguran, y desde esta afirmación argumentan la importancia de hacer su sueño realidad.

Las tres socias fundadoras tienen sus trabajos fuera de Rivas y ninguno tiene relación alguna con la educación. “No pensamos en el proyecto como un negocio. Todas pagamos nuestra cuota mensual por traer a nuestras hijas y también abonamos los talleres, como el resto de las familias. La verdad es que esperamos recuperar la inversión inicial en algún tiempo”, reconocen sin expresar desencanto o preocupación.

Para lanzar esta iniciativa diseñaron un plan financiero, se asesoraron en el Ayuntamiento de Rivas con el papeleo que debían completar y, finalmente, abrieron en septiembre pasado esta escuela diferente, en un local ubicado en la zona del antiguo Covibar-Madrid.

Al entrar, se nota enseguida el esfuerzo y cariño puesto en crear un espacio acogedor para las criaturas que van allí, de lunes a viernes, para empezar a mirar el mundo desde los ojos de la curiosidad y la motivación.

“El niño se mueve por sus propios intereses. Aquí se facilita el aprendizaje preparando un espacio adecuado y garantizamos una ratio baja de niños-aula-educadora”, explica Maribel.

Aunque empezaron con seis criaturas, tres de las cuáles eran hijas de las promotoras de El Acebuche, ahora cuentan con veinte que reciben la atención de tres educadoras. Los proyectos que se trabajan en cada aula parten de los intereses individuales mostrados por los propios niños y niñas.

“Está demostrado que lo que se aprende desde el interés no se olvida. Por eso potenciamos la iniciativa de cada niño de modo que los proyectos duran lo que dura el interés”, puntualizan. “La atención emocional individualizada es uno de los temas a los que prestamos más atención porque para resolver un problema hay que entender su origen”, añaden.

En la filosofía Reggio Emilia, que es la línea pedagógica que manda en las aulas de este centro, la maestra o el maestro es el responsable de generar un entorno que facilite y potencie aprendizaje.

Con esos mimbres, el alumnado dispone de lo que necesita para avanzar en descubrimientos que le acerquen a la realidad desde su propia experiencia y no desde la enseñanza magistral.

“Aquí tratamos de formar a personas librepensadoras que cuando crezcan dispondrán de las herramientas para saber y decidir qué quieren hacer con sus vidas”, argumenta Maribel.

En El Acebuche ninguna puerta está cerrada, una decisión que facilita que el alumnado se mueva libremente por toda la escuela dependiendo de su iniciativa. También los padres y las madres disponen de la posibilidad de visitar el lugar, siempre que lo deseen.

“Aunque nos definimos como escuela libre, aquí los límites se marcan con claridad. El niño sabe en todo momento qué puede, y qué no puede hacer. Esto es importante porque las normas mínimas de convivencia no pueden ser negociables”, aclara Elisa.

Para adelantarse a los conflictos, las educadoras se sirven de la escucha activa y se apoyan en una implicación profunda de las familias en la educación de sus hijos e hijas.

NO SÓLO DE RIVAS

Las familias que han confiado en la escuela El Acebuche proceden mayoritariamente de Rivas, “aunque también vienen del Ensanche de Vallecas y de Vicálvaro”, describe Natalia.

La demanda de plazas ha hecho que ya tengan lista de espera para el próximo curso. Además del boca a boca, les ha ayudado mucho la difusión a través de las redes sociales: “Tenemos 3.000 seguidores en Facebook. Algunos de lugares tan lejanos y exóticos como Tasmania o Mongolia”, comentan divertidas.

Defensoras de la educación pública, Maribel, Natalia y Elisa lamentan que en España la formación de las nuevas generaciones sea un tema menor para los diferentes gobiernos y que, al no convertirlo en el tema prioritario, las ratios de alumnado-aula sean tan altas y los medios que se dediquen a la enseñanza sean tan escasos.

“Ojalá hubiéramos podida llevar a nuestras hijas a estudiar a centros públicos como en los que empezamos nosotras”, subraya Maribel, que cursó todo aprendizaje en escuelas infantiles, colegios e institutos públicos de Rivas.

FILOSOFÍA REGGIO EMILIA

Pero además, las promotoras de El Acebuche critican que todavía no se haya extendido por las escuelas públicas españolas propuestas de otro modo de aprender que en otros países forman parte de la red estatal desde hace años. Para lograr que experiencias como la expuesta desde la filosofía Reggio Emilia llegue a más gente, desde este centro ofrecen cursos de formación en estas pedagogías para el profesorado.

“Nuestra propuesta de capacitación ha despertado bastante atención y generado una importante demanda. De hecho ya tenemos a 40 personas en lista de espera para la próxima formación. Y muchas de las educadoras que vienen aquí trabajan en la escuela pública”, cuenta Maribel.

Últimas noticias / Empleo y formación

Últimos vídeos / Empleo y formación

BUSCAR NOTICIAS

ACCESOS DESTACADOS

TRANSPARENCIA

RIVAS AL DÍA

RIVAS CULTURAL

AHORA EN PORTADA

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR