NOTICIAS

La casa donde ‘respira’ Fundar

Pasamos una tarde en la vivienda donde jóvenes de la fundación disfrutan un fin de semana ganando autonomía junto al personal monitor.

La casa donde 'respira' Fundar
Jóvenes en la casa de la Fundación Fundar, en el Casco Antiguo, junto a personal monitor. PACO MARSICAL

Texto: Irene Chaparro.

Fundar es una fundación ripense que trabaja con personas con diversidad funcional. Una entidad que ofrece a sus integrantes herramientas de diversión, autonomía y, sobre todo, una mejora en su calidad de vida. Todo comenzó como una escuela de fútbol. Cinco familias con hijos e hijas con diversidad funcional llegaron a la conclusión de que Rivas necesitaba un servicio más allá de las terapias básicas y habituales, como la fisioterapia, logopedia o psicomotricidad. Seguidamente descubrieron los beneficios del deporte para los chicos y chicas, y empezaron a perfilar un plan que desembocaría en lo que hoy es la Fundación Fundar.

Actualmente, la organización, con más de 10 años en activo, está plenamente afianzada en Rivas. Cuenta con numerosos programas e iniciativas que van desde certámenes de pintura hasta la escuela de artes escénicas inclusiva de Rivas y su compañía de danza clásica HorAs (proyecto amateur tutelado por la fundación Psicoballet Maite León y con la que han representado montajes), pasando por una amplia oferta deportiva en la que destacan sus escuelas de fútbol y baloncesto y sus clases de natación y psicomotricidad en el agua.

Su iniciativa más reciente es la Casa Fundar, una vivienda que funciona como espacio polivalente donde sus participantes disfrutan de un proyecto de vida independiente durante los fines de semana. En ese ‘hogar’ disfrutan una experiencia que combina la vida cotidiana, desde la limpieza del hogar, la compra o la preparación de la comida, con talleres y actividades de ocio, para adquirir herramientas personales y sociales que ayuden en la convivencia y en su propio enriquecimiento vital.

La casa, de una sola planta, originaria de los años 50 y ubicada en el Casco Antiguo, fue cedida por el Ayuntamiento y posteriormente rehabilitada por Fundar gracias a una subvención del consistorio ripense y la ayuda de la Fundación La Caixa. La situación derivada del coronavirus ha hecho que este proyecto se aborde como más cuidado que nunca. Debería haber comenzado durante los primeros meses de 2020, pero se ha esperado hasta finales del verano para ponerlo en marcha, para garantizar a sus habitantes las medidas sanitarias vigentes: ahora hay que prestar más atención a la distancia de seguridad y se ha redudico el número de participantes por sesión.

UN VIERNES EN LA CASA FUNDAR

Con un plan perfectamente adaptado a las medidas sanitarias (mascarillas, toma de temperatura, ventilación del espacio, distancia, lavado de manos…), las monitoras de la fundación Lourdes y Julia dan la bienvenida a los jóvenes Artur, que acude con sus padres Paloma y Francisco, y Óscar, los primeros en llegar para pasar el fin de semana en la Casa Fundar. Falta Javi, que viene solo en el autobús. Las actividades no comenzarán hasta que estén todos. Óscar, que ya ha disfrutado de la experiencia, sube a la segunda planta, donde se encuentran los dormitorios, y coloca en la puerta un dibujo que ha hecho para que se sepa que ya ha escogido habitación. Explica que ha retratado a Bon Jovi: le gusta el rock y los Rollings Stones. Pero sobre todo le encanta pintar: ya ha participado en uno de los concursos de pintura de la fundación. También muestra con orgullo su camiseta de Real Madrid, y cuenta que acude a la escuela de fútbol de Fundar, donde es el capitán del equipo.

A Artur, el más joven, también le apasiona el deporte, sobre todo la natación. Destaca que se lleva muy bien tanto con sus compañeros como con monitores. No es la primera vez que duerme fuera de casa, y tiene muchas ganas de repetir: así cambia de aires. Sus padres, Paloma y Franciso, que lo han acompañado y se quedan hasta que empiecen las actividades, cuentan que conocieron la Fundación Fundar a través de una revista local hace casi diez años. Con su hijo, han participadoen varias propuestas, manteniendo la natación. Y siempre recomiendan Fundar a las familias del colegio de Artur: “El trato que dan es maravilloso, cualquiera que venga se sentirá muy arropado. Notarán que sus programas son de gran utilidad. Las personas que llevan la fundación son excepcionales”.

Por fin llega Javi, que trabaja como jardinero en una comunidad. Saluda al resto y confiesa: “Es la primera vez que me quedo. Quiero aprender a hacer las cosas aquí para poder luego echar una mano en casa”. Empezó en Fundar participando en las actividades de deporte hace un par de años, pero lo que más le tira es salir de fiesta. Destaca que se lleva muy bien con sus compañeros y monitores como Iván, con quien no deja de bromear.

Iván es monitor de psicomotricidad en el agua, pero a menudo participa en proyectos nuevos como este de la Casa Fundar, al que pretende involucrarse cada vez más. Lleva más de cinco años en la fundación, y subraya los vínculos de hermandad que se crean entre el personal técnico y usuario: por eso recomienda participar en este tipo de actividades. Y traslada su agradecimiento al Ayuntamiento por su labor promoviendo iniciativas sociales como esta: Fundar siempre ha encontrado “un gran apoyo”, dice.

FELIPE ALCARAZ
Presidente de Fundación Fundar
“Lo mejor de hacer algo por los demás es que también estás haciendo algo por ti”
Felipe Alcaraz, presidente de Fundar, declara desde el primer momento la ilusión de toda la fundación por el proyecto Casa Fundar: confía en su éxito, por todo lo que ofrece. Cuenta que, para sacar adelante una labor como la que realiza la organización que él dirige, es necesario contar con un proyecto consistente, un equipo cómplice y, sin duda, tener aliados: “Y nuestro mejor aliado es el Ayuntamiento, con el que tenemos un convenio desde 2008”. Dicho acuerdo comprende desde cesión de espacios, como esta vivienda o el polideportivo Cerro del Telégrafo, hasta la reducción de la cuota para personas de la entidad. Se renueva anualmente, incorporando siempre una nueva propuesta: la Casa Fundar ha sido la de este año.

Lamentablemente, con la Covid-19 se ha producido un descenso de participantes, como explica Felipe: “Las familias han decidido esperar a que esta situación pase, y a pesar de que tenemos muchos chicos y chicas inscritos, hemos pasado de 110 a 80”. Sin embargo, confían en que, cuando la crisis sanitaria finalice, sus proyectos seguirán ampliándose: están convencidos de los beneficios que aportan sus terapias, como llevar una vida más sana a través de la práctica deportiva, aprender jugando o mantener relaciones sociales, algo que favorece el crecimiento emocional, al incorporar a las rutinas valores como el compañerismo o la solidaridad.

JULIA MONTERO
Colaboradora de Fundar
“Siempre les preguntamos qué es lo que quieren y después les ofrecemos alternativas”
Julia Montero llegó a Fundar hace casi seis años. Su hermana es usuaria desde casi los inicios, y su padre es uno de los patronos de la organización. Su profundo conocimiento de la entidad, unida a su experiencia y formación como técnica en integración social, le llevó a crear, junto a una compañera, el proyecto de ocio hoy vigente: “Cuando llegué, vi una necesidad básica de ocio y decidí impulsar este plan. Y salió adelante”.

La propuesta se compone fundamentalmente de actividades que cualquier persona puede realizar en su tiempo libre: ir al teatro, al cine o a esquiar un fin de semana, como hicieron el pasado año. Siempre se procura que haya variedad. Julia confiesa que el proyecto que más éxito tiene, además de cenar o merendar fuera, es ir de discotecas, aunque ahora la música y el baile hayan cesado a la espera de que remita la emergencia sanitaria. Una de las claves de este ocio es “la labor de simple apoyo que se ofrece para que lo puedan pasar bien, sin tener que depender de sus familias constantemente, que a su vez pueden desconectar un poco”.

LOURDES HIDALGO
Voluntaria de Fundar
“En Fundar cualquiera puede ofrecer, todas las propuestas son escuchadas”
Lourdes Hidalgo, funcionaria en activo y colegiada como asistente social, comenzó en Fundar en enero de 2020, pero desde el primer momento se ha entregado por completo.

“Yo llego aquí por un proceso vital, porque tengo la necesidad de volver a mi profesión que es mi auténtica vocación, y aquí, además, me siento en familia”, describe. La iniciativa de la Casa Fundar le parecía apasionante, y desarrolló para ella el Taller de la calma, que forma parte del programa de actividades.

La estancia comienza siempre con una toma de contacto con el espacio, para que puedan familiarizarse con él y sentirse a gusto, escogiendo, por ejemplo, su dormitorio. Seguidamente, realizan la propuesta de Lourdes: sirve para conectar con el espacio y el tiempo, aprendiendo a usar sus emociones, gestionándolas a través de un masaje en pies y manos.

A continuación, se decide colectivamente, apoyándose en una estructura base, los planes para el fin de semana. Se prima siempre que la actividad se realice en Rivas. El sábado es el día de la compra y las salidas de ocio. La mañana del domingo toca naturaleza: se pasea por el entorno ripense como lo cortados de Los Cantiles o las lagunas, para estar en contacto con el medio natural. Antes de la despedida, se hace una evaluación en la que cada cual expresa cómo se ha sentido.

“Ahora estamos adaptando el proyecto a las circunstancias actuales, optimizando los recursos y aprovechando todo lo que Rivas ofrece, aunque, por supuesto, el objetivo es ampliar la zona de actuación fuera del municipio para que puedan explorar una vida autónoma con más alternativas”.

 

Últimas noticias / Diversidad funcional

Últimos vídeos / Diversidad funcional

AHORA EN PORTADA

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR