NOTICIAS

Sau: asesoría jurídica gratuita para mayores

La asociación acaba de recalar en Rivas para prestar servicio a la gente de más edad y personas en riesgo de exclusión. Atienen los miércoles en el Casco.

Sau: asesoría jurídica gratuita para mayores

Reportaje: Patricia Campelo   Fotografía: Luis García Craus.

De la iconografía china han tomado prestado el nombre del dios de la longevidad: representado por un anciano sonriente de cara rechoncha que porta una granada en la mano. Su significado tiene que ver con la larga vida, la inteligencia y la gobernabilidad. En él se vieron representados los fundadores de la asociación Sau [nombre occidentalizado de la deidad china ‘Shou’], que presta asesoría jurídica gratuita a las personas mayores y ciudadanía en general en riesgo de exclusión social.

En Rivas trabajan desde hace cuatro meses, y atienden cada miércoles, de 16.30 a 18.30 en el local del antiguo consultorio médico del Casco Antiguo (calle del Grupo Escolar s/n). Como asociación nacieron hace tres años, tras detectar una serie de carencias en la resolución de conflictos y en la cobertura jurídica a las personas mayores.

“La asociación nace por una divergencia con los colegios de abogados. El tema de la justicia gratuita atraviesa problemas: las comunidades autónomas no abonan en plazo las cuotas y los letrados que llevan muchos años tienden a abandonar estos servicios porque no les compensa a cambio de los recursos que perciben”, explica Carlos Zúñiga, miembro de Sau, sobre el contexto en el que ponen en marcha la entidad. “Nosotros formábamos parte de Themis [la asociación de mujeres juristas], y desde ahí decidimos crear esta derivación de la justicia gratuita a la asistencia a mayores”, concreta.

Fue en Vallecas donde detectaron la necesidad y la urgencia del servicio que querían poner en marcha. El propio padre de Carlos le llevaba a casa compañeros del centro municipal de mayores donde acudía en el barrio madrileño para que su hijo, abogado de profesión, les ayudara a solucionarlos. “Yo le decía, ‘papá, no podemos seguir tratando a la gente en casa y solucionar así los problemas’; así que decidimos que había una acción que hacer ahí”, detalla. Una decena de abogados y abogadas en ejercicio junto a once personas expertas en mediación civil y mercantil ¿entre los que figuran psicólogas, letrados, trabajadores sociales y criminólogos- configuran el equipo de Sau en la Comunidad de Madrid, y trabajan turnándose un día a la semana por los diferentes pueblos y ciudades.

En Rivas han recalado dentro de su dinámica de presencia activa por todo el país. Sau es una asociación de carácter nacional con presencia en Castilla y León, Madrid, Canarias, Extremadura y Andalucía. La red se expande a través de profesionales del derecho o de la mediación, conocidos entre sí, que van incorporando la acción de la entidad en sus regiones. Estos tres meses de actividad en Rivas les han servido para empezar a darse a conocer, “hemos pegado carteles en los centros de mayores”, puntualiza Carlos.

También han mantenido encuentros con personal del Ayuntamiento para ofrecer unas conferencias sobre asuntos de interés como “actas de últimas voluntades” o “declaraciones de herederos”. El objetivo: potenciar la idea de que Sau ofrece un espacio abierto. “El mayor se siente muchas veces con falta de comunicación y no conoce los servicios que le ofrece el Ayuntamiento a través de las asociaciones, pero creo que cuando nos conozcan y vean que se guarda el mismo nivel de confidencialidad y que cualquier consulta se puede resolver, van a asistir mucho más”, espera Carlos, que suele trabajar en uno de los espacios del Centro de Emprendimiento e Innovación (CEI).

Hasta la fecha, la asociación ha atendido cuatro casos: dos problemas de hipotecas y dos de herencias. “Por estatutos no podemos cobrar, el servicio es gratuito”, recalca. “En el caso de que alguien, tras la atención recibida, por su perfil social o económico no pudiera obtener justicia gratuita, tampoco nos pueden contratar. Les podemos dar listas del colegio de abogados y decirles quiénes están especializados”, insiste Carlos sobre el carácter de asesoría y mediación gratuita de Sau.

“Somos gente altruista que quiere devolver a través de una acción social ese tiempo en el que considera que ya ha ganado lo suficiente, o que la sociedad le ha dado suficiente”, explica el letrado, especializado en derecho mercantil y experto en mediación civil y mercantil.

MEDIACIÓN, MEJOR QUE JUICIO

Uno de los aspectos que Sau cultiva es de la mediación: una medida que resuelve el grueso de los casos atendidos. Desde que España transpusiera en 2012 la ley europea de mediación civil y mercantil, una normativa que debía contribuir a terminar con la aglomeración de casos en los juzgados, la mediación alcanza una tendencia creciente pero lenta.

“Mirando las demandas que se presentan en los juzgados, casi todas tienen que ver, en el fondo, con enfados entre dos personas, impagos de alquiler¿ Estos casos se están cifrando hasta en un 65% en los que, realmente, hay una falta de comunicación que la mediación resolvería”. “Imagina si fuésemos capaces de eliminar todas esas demandas en los juzgados: lo fluido que iría la justicia y lo rápido que saldrían las sentencias en los casos de verdad importantes. Y los disgustos que la gente se ahorraría”, resume Carlos.

El nerviosismo y la cohibición que se puede experimentar ante un juez interfieren en la capacidad para expresarse y definir con exactitud el problema que a alguien le ha conducido hasta esa sala de juicio. “Hay muchos jueces que ya están dando prioridad a la mediación, incluso cuando el caso llega al juzgado, el propio juez recomienda a las partes que vayan a una sala e intenten la mediación. Esperamos que esa corriente de jueces aumente y podamos avanzar”, anhela.

En 2011, cuando Sau dio sus primeros pasos, en uno de los peores momentos de la crisis económica, atendieron no pocos casos dramáticos de ciudadanos víctimas de los bancos. “Recuerdo el caso del típico matrimonio jubilado que avala a su hijo en paro para que se compre un furgón y hacer repartos; los padres como aval ponen el piso, le dan el crédito, comienza, y a los cuatro meses le dejan de dar portes y no puede hacer frente al pago. Contra una furgoneta de 60.000 euros se está quedando el banco con un piso que en su momento estaba valorado en 280.000”, relata Carlos. “Casos así tuvimos muchos”, lamenta.

El 90% de las problemáticas que atiende Sau tienen que ver con el derecho civil y, dentro de esa rama, con el derecho de familia. “Todo el mundo acaba cargando mochilas a lo largo de su vida”, concluye.

SAU

Calle del Grupo Escolar s/n. Casco Antiguo.

Contacto: Carlos Zúñiga 676 367 467.

Mail: carlosz@zunaiz.es

Últimas noticias / Diversidad funcional

Últimos vídeos / Diversidad funcional

AHORA EN PORTADA

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR