NOTICIAS

Amor por la tierra y el cross en Rivas

Una profesora de Educación Física, un entrenador, una corredora aficionada y un escolar explican su afición a las carreras campo a través.

Amor por la tierra y el cross en Rivas
Una corredora, en el cross de Rivas de 2022. MARIO FERNÁNDEZ TREJO

Cuando Jaime González Mancha cruzó la meta como ganador de la categoría masculina sénior del cross de Rivas lanzó una mirada a las nubes. Con ese gesto dedicaba la victoria a una compañera de su club de atletismo, Running Rivas, cuyo hijo ha fallecido recientemente. Si algo distingue las pruebas del calendario local de atletismo es la cercanía y familiaridad con la que sus protagonistas viven las carreras. “Es un orgullo competir con quienes conoces y que, además, te animen los habitantes de tu municipio”, explica dos días después del evento, que se celebró el pasado 13 de febrero, sobre la tierra del parque Barca Vieja, y con 1.018 dorsales entregados, la segunda mayor participación de la historia (en 2012 se repartieron solo una veintena más).

En Rivas existe un pelotón de aficionados al cross, cuyas voces se escuchan en este reportaje. González Mancha figura entre sus mejores exponentes. Este entrenador profesional es toda una institución del deporte local: además de haber ganado en varias ocasiones el cross de Rivas, también cuando se disputaba entre la arboleda aceitunera del olivar de La Partija [su enclave favorito], se ha colgado dos veces la medalla de bronce en el campeonato autonómico (en 2022 y 2019) y ha sido, además, campeón de Madrid en 5.000 y 3.000 m. En el último campeonato de España de cross quedó 29º.

“El cross tiene su punto porque es un desafío de terreno, de inclemencia meteorológica, de esfuerzos y de cuestas. Es una disciplina que exige adaptarte a cada circuito: cada uno te ofrece algo distinto, a diferencia de otras pruebas de atletismo donde se trata de correr siempre en pista”, detalla este trotador. Nacido en 1991, empezó a corretear con 12 años en la escuela municipal de atletismo, donde años más tarde ejercería la docencia. “El cross te brinda la oportunidad de integrarte en un entorno natural, disfrutando de un esfuerzo más allá del asfalto”, prosigue.

Jaime González Mancha, ganador del cross de 2022 (el de la derecha).

Y para quienes, como él, figuran en el padrón municipal como ripenses de cuna, este tipo de pruebas obsequian un “sabor especial de nostalgia y vuelta a los orígenes, compartiendo momento con la gente que conoces de tu localidad”.

LA AFICIONADA
Esa fraternidad vecinal también asoma en el discurso de Gloria Jerez Ponce, que a sus 53 años ha completado su primer cross. Quedó octava en la categoría máster (más de 35 años). Esta economista, que reside en Rivas desde hace 18 años, lleva corriendo seis temporadas: “Empecé de cero. Corriendo un minuto y parando. Luego dos y parando. Y así fue progresando poco a poco. Hace un par de temporadas empecé a entrenar con el club Sons of Running. Con constancia y bien dirigida por José España [bronce estatal en 2016 y cuarto en 2017, y al que Gloria halaga su magisterio en el club], he mejorado mucho”.

“Antes había disputado algún trail, pero tras probar con el cross sé que repetiré. El circuito es divertido, combina tramos en llano con pendientes. Y las cuestas se hacen duras, pero compensa correr por un entorno natural con tan buen ambiente y tanta participación”, describe Gloria, que detuvo el crono en 27.43 minutos (5.300 metros de distancia en su categoría).

“Antes de correr nunca había practicado un deporte en serio”, se sincera. Y desde que le dio por trotar, ya ha completado una media maratón en Madrid (2021) y la San Silvestre de Vallecas un par de veces (2018, cuando se estrenó en una prueba, y 2021). “Nunca es tarde para empezar ningún deporte”, anima quien entrena cinco días a la semana, dos de ellos con el club.

LA PROFESORA
Si alguien pone alegría en el cross ripense es la población escolar. Paloma Cruz, de 43 años, es profesora de Educación Física del colegio público Jarama, un centro que cuenta con cerca de 480 estudiantes. Con dos décadas de experiencia en la docencia, cumple su séptimo curso en el centro ripense, en cuya ciudad habita desde 2008. “Jarama, corre y vuela”, es el canto de ánimo que ella y su alumnado elevan al viento en las sesiones preparatorias.

Paloma Cruz, profesora de Educación Física, con su alumnado del colegio público Jarama.

“Desde nuestra filosofía docente, valoramos muy positivamente este tipo de eventos donde se ofrece a los coles la oportunidad de participar. Suponen una oportunidad para la comunidad educativa, una manera de unirnos. Es como una excursión donde podemos convivir por y para el deporte”, describe la profesora de uno de los centros que más participación escolar registran históricamente en el cross. “No entrenamos dos días antes, sino que abordamos una preparación coherente con anticipación, diseñando juegos de resistencia, de velocidad y de atletismo, donde podemos practicar un entrenamiento para el cross”.

¿Y qué tal lo pasa la chavalada? “Puedes ver sus caras de ilusión y nerviosismo en los momentos previos: en el calentamiento y la salida, esa emoción de participar en una carrera donde van a demostrar su esfuerzo y lo practicado los meses previos. Cuando finalizan la prueba, ganan autoconfianza y reafirman la posibilidad de mejorar. Y han disfrutado de una sana convivencia deportiva. Es el día en el que se culmina algo. Y ver a sus compañeros fuera del aula les resulta maravilloso. La cara de agrado que tienen, con su medalla [que se entrega a todos los participantes], te produce una enorme satisfacción como profesora”. Un jolgorio que solo supera la Olimpiada Escolar, el gran evento deportivo escolar que se celebra cada primavera.

PARTICIPACIÓN ESCOLAR
Esa cara de satisfacción de la que habla Paloma la puso Nicolás Fuentes Álvarez. Con sus nueve años, vivió su primer cross. “Me gustó mucho. Y cuantas más cuestas haya, más me gusta. Al principio fui muy rápido. Luego bajé un poco la velocidad. Y al final me lancé más rápido. Además, corrí con mi amigo de la urbanización Dinis, que también tiene nueve años, pero él va a 4º de primaria y yo a 3º”, repasa con verbo fluido este alumno del colegio público Dulce Chacón.

Nicolás Fuentes Álvarez, que en 2022 ha corrido su primer cross, es un apasionado del atletismo a sus 9 años.

El mediano de tres hermanos, se ha apuntado este curso al club de atletismo Ciudad de Rivas. Por iniciativa propia: “Lo pidió él mismo. Siempre le ha gustado correr. En la familia nadie practica atletismo. Pero Nico es fibra pura. Y no se pierde un entrenamiento: da igual que llueve o truene”, relata su madre Raquel. La medalla del cross ya cuelga en la estantería de su habitación: “Mi primera medalla”, aclara contento.

El cross de Rivas ha cumplido 23 años, una prueba que convoca a mayores y peques sobre la tierra de un parque, entre caminos forestales y árboles: una cita para ensanchar pulmones, ejercitar piernas y disfrutar de la sana convivencia deportiva vecinal.

Últimas noticias / Deporte

Últimos vídeos / Deporte

BUSCAR NOTICIAS

ACCESOS DESTACADOS

TRANSPARENCIA

RIVAS AL DÍA

RIVAS CULTURAL

AHORA EN PORTADA

Cine de verano: películas con luz de luna

Cine de verano: películas con luz de luna

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR