NOTICIAS

Club Ajedrez Rivas: una partida de 25 años

El club de Ajedrez de Rivas es uno de los más veteranos de la ciudad. Los chavales que practican este juego fortalecen la memoria y la concentración y mejoran en matemáticas y lectura

Club Ajedrez Rivas: una partida de 25 años

Texto: Nacho Abad Andújar / Fotos: Jesús Pérez

El ajedrez, uno de los juegos más antiguos del mundo cuyo primer manual data del siglo IX, también figura como una de las modalidades deportivas más longevas de Rivas. En 1987, cuando las torres de Covibar y la urbanización Pablo Iglesias apenas despuntaban en la meseta esteparia del sureste madrileño, un grupo de vecinos creó el club de Ajedrez.

25 años después, la entidad cuenta con 55 socios adultos y ocho monitores. Y tutela las escuelas deportivas municipales y las clases extraescolares que se imparten en algunos centros educativos, donde se forman un centenar de jóvenes a partir de los cinco años.

“Parece una edad temprana, pero los niños se encuentran muy cómodos cuando tienen reglas bien definidas que les permiten jugar. Al principio no hacen grandes combinaciones, pero se familiarizan con su práctica al tiempo que se divierten”, explica el presidente del club, José Luis Sirera, un informático de 45 años que reside en Rivas desde 2004.

Las virtudes didácticas que planean sobre el tablero convierten a este juego del pensamiento en una disciplina recomendable para la juventud (también para los adultos). Se ha demostrado que los chavales que trazan trayectorias con peones, caballos y torres robustecen su musculatura mental: especialmente la memoria y concentración. Y muchos mejoran en matemáticas, geometría y lectura.

El presidente de la entidad lo resume bien: “Mejora la lectura porque el ajedrez es un lenguaje, y los niños interpretan las posiciones de una partida como un texto”. En matemáticas: “Hay una fase de las partidas, los finales, donde se hacen cálculos constantemente, sumas y restas”. Geometría: “La táctica está basada en desplazar piezas que dibujan movimientos y rectas. Un alfil, por ejemplo, traza una diagonal. Si proyectas su movimiento más allá de las piezas que se interponen en su camino puedes ver un beneficio futuro si se producen una serie de jugadas”.

¿Y la memoria y la concentración? ”Al calcular las variantes, tienes que montar una estructura en tu mente en forma de árbol, y necesitas la memoria para ir almacenando esos datos y la concentración para equivocarte lo menos posible”. Y lo mejor de todo: ”Esas habilidades las desarrollan jugando. El juego es nuestro cómplice, porque un niño lo que quiere es jugar. Y sobre ese escenario ameno comprueba sus competencias. Y así se da cuenta que estudiando más consigue mejores resultados en cada partida”, señala Sirera.

PALABRA DE MADRE

Concha González es la madre de Sergio y Rubén Ureta, mellizos de ocho años, que reciben clases desde hace un par de temporadas. “Decidí apuntarlos porque es un juego que me gusta. Al principio solo quería que aprendieran, pero el ajedrez ha acabado por engancharles. Ahora es una de sus actividades extraescolares favoritas” [también se ejercitan en natación, inglés y fútbol].

¿Y qué les aporta? “Les ayuda a estar tranquilos durante mucho rato. Hay pocos juegos que lo consigan. Favorece su concentración, por ejemplo, a la hora de hacer deberes, y estimula su mente. Les ha venido muy bien, especialmente el incentivo de participar en campeonatos”. Sergio ha ganado en dos ocasiones el torneo de las fiestas de San Isidro en la categoría hasta 8 años. Su hermano, Rubén, quedó segundo en la última edición. “Participaban unos 40 chavales de todo Madrid en ese tramo de edad”, rememora el presidente para resaltar el valor del triunfo.

DEPORTE, JUEGO Y ARTE

Este reportaje se hace la tarde de un martes, en el aula que el club dispone en el edifico enladrillado del polideportivo Cerro del Telégrafo y en los jardines del mismo. Junto a los hermanos Rubén y Sergio, otros compañeros ensayan jugadas. Pablo Martínez, de siete años, es alumno nuevo. Su abuelo le daba clases en casa. Ahora amplía conocimientos en las instalaciones de la entidad: “Mi ficha favorita es la reina”, dice tímidamente. “Pues me la has vaporizado nada más empezar la partida que acabamos de echar”, le replica Rubén Ureta. ¿Y eso? ”Nada, que me ha hecho un cambio de dama a la primera”, apuntala.

Néstor del Nogal, de 11 años, asegura que el ajedrez “es divertido, te lo pasas bien jugando. Y según sabes más, mejor te lo pasas. Mi ficha preferida es la torre. La dama no la saco hasta que tengo un buen ataque. Yo no defiendo, solo ataco. Y a veces me dan mate porque estoy atacando demasiado”, se sincera. A quienes cuestionan si el ajedrez es deporte, José Luis Sirera replica: “Es un deporte, un arte y un juego”. Un juego porque entretiene. Un arte porque una buena partida se construye desde la creatividad y la imaginación, y provoca emoción. Y un deporte porque “compites contra alguien sin tocarlo, mente contra mente”.

KASPÁROV Y FISCHER

Entre los referentes ajedrecísticos del club figuran el ruso Gary Kaspárov y el estadounidense Bobby Fischer. “En los niveles altos de competición, viene un Maestro Internacional, Javier Moreno Ruiz, a darnos clase a los monitores. Él nos ha inoculado la pasión por ambos al analizar sus partidas”.

Del ogro de Bakú seduce su capacidad para calcular con “una profundidad increíble”. “Podía ver 20 jugadas con un montón de variantes”. Y del genio que acabó con la hegemonía soviética al dar jaque mate a Spassky, resalta su maestría para ejecutar “siempre la mejor jugada, fuera ganando o perdiendo”. 25 años después, el club de ajedrez controla la partida. El rey sigue en pie. Larga vida a los enroques.

Últimas noticias / Deporte

Últimos vídeos / Deporte

BUSCAR NOTICIAS

ACCESOS DESTACADOS

TRANSPARENCIA

RIVAS AL DÍA

RIVAS CULTURAL

AHORA EN PORTADA

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR