NOTICIAS

‘Gonzo’ se viene al Festival de Cine

El artífice de aquel inolvidable '¡Proteste ya!' será el presentador de la Gala de clausura del Creatrivas 2012. En la entrevista no descarta vivir en Rivas en un futuro.

'Gonzo' se viene al Festival de Cine

A primera vista su cara no tiene pinta de estar tan dura como demuestra en sus entrevistas a personajes conocidos de la política o el stablishment patrio. Gonzo se bregó en intervenciones inolvidables del, para algunos, mejor ‘Caiga quien Caiga’. La sección que protagonizaba (¡Proteste ya!) se convirtió en el espacio más seguido de aquel hito del humor hecho en TV. En ella, este gallego forofo del Celta de Vigo, exiliado desde hace más de un lustro en Madrid, derrochó sangre fría e ingenio con el único objetivo de colocar a políticos sin escrúpulos contra el ‘paredón’ de la audiencia.

Periodista experimentado que pasó antes por los informativos de RNE en su Galicia natal, Gonzo no ha querido abandonar una línea de coherencia profesional e ideológica que en una ocasión le hizo renunciar a un contrato millonario que le ofrecía Antena 3. Ahora comparte en ‘El Intermedio’ con el Gran Wyoming uno de los espacios más ‘respirables’ de la TV española.

  • Entrevista: José Luis Corretjé .Fotos: Jesús Pérez

¿Hay algo en el planeta más emocionante que un partido de fútbol del Celta? Depende del partido. Pero sí, imagino que hay cosas más emocionantes. El amor por sus colores me ha aumentado estando mi equipo en Segunda y yo viviendo lejos de Vigo.

Tienes casi 53.000 seguidores en Twitter (@a_lo_gonzo) ¿El que no tiene Twitter no existe? Sí que existe. Lo que pasa es que puedes estar menos conectado con algunos debates que no saltan a otros medios, que sólo están en las redes sociales. Yo hay muchas cosas que me entero gracias a la cantidad de seguidores que tengo y que me van informando.

Y la relación con tus huestes de seguidores ¿es agradable? ¿También sufres el azote de los ‘trolls’? Hay de todo, pero en general es bastante agradable. Conozco a otra gente de televisión o que por su profesión tienen a muchos seguidores y que se están todo el día quejando por las molestias que les causan… Yo no tengo demasiados que me den la brasa.

¿Dime una buena razón para no tirar la tele por la ventana? ¡Pues que le puedes dar a alguien en la cabeza! Jajaja. A mí me fastidia que se repita una y otra vez que la tele es una porquería. No todo lo que sale en la TV es una basura. Hay cosas interesantes que puedes descubrir entre los 20 o 25 canales a los que tenemos acceso. Además, tener televisión en casa no implica que la estés consumiendo todo el día. La tele sí es, en cambio, una ventana al mundo. Por otro lado, aunque nos hayan enseñado a consumirla de forma pasiva, podemos rebelarnos y hasta participar en ella.

Cuentan las buenas lenguas que rescindiste un contrato millonario con una cadena de TV porque trataron de teñir de rosa su contenido. Es parecido. Yo no rescindí el contrato. Este se mantuvo, pero la parte económicamente jugosa del acuerdo, que era presentar un programa diario con Antena 3… Sí a eso renuncié.

¿Por qué programa te dejarías la piel? Por ‘El Intermedio’. Me dejaría la piel por los programas que hice, por todos: el ‘Caiga quien Caiga’; ‘el ‘Método Gonzo’ original, que luego fue el que quisieron cambiarlo; por ‘A caixa negra’, que fue un espacio de la TV de Galicia en el que trabajé. A raíz del ‘Método Gonzo’ aprendía a aceptar solo programas por los que me dejaría la piel. Comprendí que el hecho de que te paguen más no es sinónimo de que duermas mejor. Al contrario.

Trabajas ahora en ‘El Intermedio’ que se ha convertido en una ‘isla’ de ingenio en medio de un mar de programas alineados con la vanalidad insustancial. Sí. A nivel nacional, en televisiones generalistas es el único programa que trata la política desde un punto de vista informal, satírico y con una perspectiva divergente a lo que conforma el pensamiento mayoritario. La derecha, por ejemplo, está claro que una de sus mayores victorias ha sido la mediática. De los periódicos nacionales, la mayoría repiten un discurso único. Entonces, en ‘El Intermedio’ nos esforzamos por demostrar, haciendo reír, que no todo lo que cuentan estos medios es verdad y que mucho de lo que presentan como realidades está condicionado por su ideología. Pero luego hay otros medios que vale la pena seguir: en Madrid está ‘Tele K’, y en el resto de las ciudades españolas están las cadenas locales que son los reductos para poder estar contrainformado.

Te diste a conocer a la audiencia a través del ‘Caiga quien Caiga’ ¿No puedes contar cómo te descubrieron? Por casualidad. Conocía a la hermana de un cámara del programa. Empezaban la nueva temporada con Manel Fuentes, en enero de 2005, y les faltaba un reportero. Mandé lo primero que tenía a mano que era un vídeo que me grabó un colega en un viaje que hicimos los dos a Ámsterdam. ¡Imagínate lo que era eso! Lo vieron y les hizo gracia, y después de otra prueba más ‘presentable’, me dijeron que empezaba esa semana a trabajar. Cuatro días después estaba, enfundado en un traje y con una corbata al cuello, en un avión rumbo a Buenos Aires para seguir a Zapatero.

‘Proteste ya’ fue la sección con más audiencia de aquel ‘Caiga’. ¿En este país la gente protesta lo suficiente? Yo creo que se protesta mucho pero no en el lugar adecuado ni en el momento adecuado. Protestamos en el bar, con los colegas. “Estoy hasta el gorro de esto y de lo otro”. Pero cuando tienes que conseguir que la protesta sea efectiva nos cuesta más. Ya se ha visto con el movimiento del 15-M… Después de dos meses de manifestaciones y actos de protesta, el motivo que lo originó y su repercusión se ha diluido un poco. Si no tiene repercusión, a los políticos no les importa. En realidad los españoles seguimos viviendo relativamente bien en relación a otros sitios, aunque estemos un poco jodidos. Y por eso nos instalamos en el “que no nos toquen lo que nos queda”.

¿Por qué vale la pena protestar en este país? Hay muchas. Ahora lo que me rebela es que se están empezando a poner en cuestión derechos por los que se ha luchado, y mucho, desde hace más de un siglo. Los primeros movimientos de reivindicación sindical se iniciaron con la primera revolución industrial, en el siglo XIX. Y ahora resulta que tenemos que levantarnos para que esas mismas demandas que ya parecían olvidadas, tengan que retomarse. Además, entiendo que los recortes no van a acabar aquí. Han empezado por esto y van a tratar de quitarnos algo más. Se están dando pasos atrás en derechos que costará siglos recuperarlos.

¿Tenemos la clase política que nos merecemos? En parte sí y en parte no. La clase política ha conseguido que creamos que son la clase política que nos merecemos. Y eso lo han conseguido tras lograr que la mayoría de la sociedad se desvincule de la actividad política. En los 80, cuando yo era pequeño, se hablaba mucho más de política. Los medios te informaban mucho mejor de lo que realmente pasaba. Un poco tenemos lo que nos merecemos porque hemos dejado que la información en TV sobre política sea mínima y residual.

Vienes a Rivas en abril a presentar nuestro festival de cine en medio de la fiebre del recorte. ¿Deben ser los festivales de cine otra de las víctimas de la tijera? No creo que deba meterse porque ya lo está, desde siempre. Solo permanecen los que tienen el suficiente prestigio. Las administraciones públicas nunca han sido muy partidarias de apoyar este tipo de expresiones culturales.

¿Te has planteado alguna vez hacer una incursión en la gran pantalla? No, qué va. Sería incapaz. Me parecería un intrusismo brutal meterme a actor cuando soy periodista. Y a parte, cuando tengo que interpretar a alguien que soy yo, lo paso fatal.

“Me he planteado que uno de los sitios en los que me gustaría vivir en el futuro es Rivas”.

En abril te acercas a nuestra ciudad. ¿Y tú qué sabes de Rivas? Conozco Rivas porque tengo amigos que viven allí. Hace un par de años estuve en el Auditorio Pilar Bardem en un festival de apoyo a Aminetu Haidar, la defensora saharauí de los derechos humanos. Lo que sé de Rivas es que se ha convertido en un reducto, quizás de bienestar y de lucha por ciertos derechos sociales. Hay amigos que me han dicho, “venga tío, vente a vivir a una de las cooperativas de viviendas que se han hecho”. Parece que en Rivas se preocupan más que el resto de los ayuntamientos por mejorar la calidad de vida de las personas. Y no solo la de las empresas. Incluso en algún momento (ya estoy harto de vivir en el centro de Madrid) me he planteado que uno de los sitios en los que me gustaría vivir en el futuro es Rivas.

Últimas noticias / Cultura

Últimos vídeos / Cultura

BUSCAR NOTICIAS

ACCESOS DESTACADOS

TRANSPARENCIA

RIVAS AL DÍA

RIVAS CULTURAL

AHORA EN PORTADA

Cine de verano: noches de película

Cine de verano: noches de película

TRÁMITES DESTACADOS

Documento informativo que indica la residencia y el domicilio habitual.

Puede consultar todo lo relacion con sus tributos

Realizar el pago de impuestos y tasas on-line

Presentar escritos o comunicaciones dirigidas al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

OFICINAS DEL SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

SUBIR