logo
Jaime Urrutia: "La música consuela a la gente"
El excantante de Gabinete Caligari actúa en uno de los cuatro festivales de las fiestas de Rivas: el Revival Pop (domingo 12 de mayo, 19.00).
28 de marzo de 2019

"Soy un trovador, un hacedor de canciones"

Entrevista: Nacho Abad Andújar / Fotografía: Ricardo Ramos

Además de componer y cantar, le gusta cocinar. "Me pillas preparando unas lentejas", dice al descolgar el teléfono. Lo cuenta con esa proximidad que asoma en los versos de sus canciones y las de Gabinete Caligari (1981-1999), temas con los que media España viajó 'Camino a Soria' o gozó las noches de la eterna juventud viviendo 'El calor del amor en un bar'.

Es la una y media del melodía y Jaime Urrutia (Madrid, 1958), que desde que inició su carrera en solitario ha editado cuatro discos, confiesa ser "un trovador, un hacedor de canciones". El autor de temas como 'Cuatro rosas' o 'La culpa fue del cha cha cha' actúa en uno de los cuatro festivales musicales que componen las fiestas ripenses de mayo: Revival Pop, junto a La Unión, Ana Torroja y Danza Invisible (domingo 12 de mayo, 19.00, 15 euros anticipada).

En su web se lee: "Jaime no es un cantautor al uso, no es un rockero recalcitrante, ni hace pop". ¿Quién es Jaime Urrutia hoy en día?

Me lo pones difícil. Un trovador. Un cantante. Un hacedor de canciones de pop y rock, que es lo que mejor hago en la vida desde los tiempos de Gabinete en los años 80. Tengo una trayectoria larga. Lo que más me gusta es componer. Me hice cantante porque no quedaba más remedio. Era el único que entonaba un poco.

Desde 2010, con 'Lo que no está escrito', no publica disco, ¿por qué descuida así a su público?

Es una historia muy íntima y personal. Mis seguidores se merecen un buen disco. Y no tengo mi mejor momento compositivo. Estoy esperando. No quiero hacer un disco que pase desapercibido. El mundo del rock está difícil. Tengo siete temas y quiero hacer un disco redondo.

Tras la disolución de Gabinete, ¿Jaime Urrutia ha conseguido encontrar su sitio en la música?

Lo encontré totalmente. Ya con el primer disco en solitario, 'Patente de corso', de 2002, me encontré mucho mejor que en la última época de Gabinete. Por eso vino la separación del grupo [1999]: pensaba que habíamos cumplido un ciclo. Llevábamos 18 años juntos, que no está nada mal. Quise lanzar mi carrera en solitario y salió bastante bien. Ahora quizá estoy más perdido. Pero la gente me quiere y sigo cantando las canciones de mis álbumes y las de Gabinete.

¿Lo mejor que le ha pasado desde ese 1999?

Tocar en directo. Hace 15 días, por ejemplo, encontrarme con 1.500 personas en una sala llena en Zaragoza. Lo que más me gusta es componer un disco en estudio. Lo mejor es el cariño y calor del público, aunque suene a tópico. Tocar en directo, sentir el respeto de la gente, ver que me siguen chavales jóvenes que conocen mis canciones.

¿Por qué temas como 'Al calor del amor en un bar' siguen arañando el alma de la gente?

Porque están hechos con una buena letra y una buena melodía. Esa canción la interpretamos desde hace 33 años. Habla de algo que pasa mucho en España: nos gusta ir a los bares, reunirnos a tomar una caña y disfrutar del aperitivo. Esa canción toca un poco la fibra de la gente y habla de las cosas que nos gustan. Y yo soy gente.

Con 60 años, ¿sigue disfrutando de los bares o el cuerpo tira más para casa?

El cuerpo tira más para casa, he de confesarlo. Ahora estoy en ella, haciendo lentejas¿ Cuando vamos de gira, la carretera exige. Te dejas mucho viviendo fuera. Y me gusta llegar a casa y estar tranquilo, con mi chica, leer, ver películas. Pero, de vez en cuando, necesito tomar una caña.

En 2014 dijo en una entrevista: "El desamor es lo mejor para escribir canciones". ¿Sigue pensando lo mismo?

Totalmente de acuerdo. Por eso me cuesta ahora tanto escribir canciones, porque estoy muy enamorado. El desamor te crea la tristeza, el melodrama, el patetismo. El 99% de las personas tiene problemas amorosos. Lo saben bien los Beatles, los Rolling Stones o Bob Dylan. La música consuela a la gente. Las canciones de desamor suelen triunfar más que las de felicidad.

Ya lo cantaba Lichis: 'Es la falta de amor la que llena los bares'.

Muy de acuerdo. Lichis es buen amigo y admiro su obra.

¿Cuáles son sus peores monstruos, sus miedos?

Coger la guitarra, ponerme a escribir y que no salga nada. Considero que tengo un buen repertorio y he hecho buenas canciones, pero el miedo es componer un tema y que te suene a algo hecho anteriormente. O escribir y volver a contar la misma historia. Un miedo común en casi todos los compositores.

Fernando Navarro concluía así un artículo en 'El País': "Año 2017. Ni Gabinete Caligari ni Jaime Urrutia [...] están en el lugar que merecen en este país". ¿Siente que artísticamente se le ha dado la espalda?

Sí. En todas las profesiones hay gente que se sabe vender mejor o peor. Para bien o para mal, ni Gabinete Caligari ni Jaime Urrutia hemos sido gente de marketing, de tener amigos, de estar todo el día con la sonrisa y saberse vender. Soy un tipo más bien tímido. Nunca me ha gustado el peloteo de este mundillo. Somos un grupo de culto y un tanto perdedor.

Víctor Lenore, autor del libro  'Espectros de la movida. Por qué odiar los 80',  critica el relato que se ha hecho de ella. A Gabinete lo aleja del narcisismo de otros artistas: "Iban contra el espíritu moderno de la movida, abogaban por relaciones sentimentales tradicionales y no miraban por encima del hombro a las personas de campo".

Totalmente de acuerdo. Éramos un grupo de sencillez conceptual. Nos aproximábamos a una España más cercana. Otros se inspiraban en cosas que se hacían en EEUU o Gran Bretaña, el punk o el postpunk y se ponían pelos largos. Yo siempre he salido al escenario muy bien peinado y con brillantina [bromea]. Y hablábamos de ciudades como Soria.

¿Cuál es su opinión de la movida?

Yo te cuento lo que me pasó a mí. Salías por Madrid y, de repente, había bares donde te reunías con gente a tomar una cerveza y todo el mundo tocaba la guitarra y hacía cosas. Muchísimos no tenían talento y eran malísimos. Pero había tres o cinco con talento. Es cierto que salió mucha mierda, pero también hubo talento. Gabinete sacaba sus canciones, las ponían en la radio y tenía aceptación. Primero fichamos por una compañía independiente, DRO. Después de sacar 'Cuatro rosas' y 'Al calor del amor en un bar', llegó EMI. En cuatro años, pasamos de ser estudiantes universitarios sin dinero a ganar mucho dinero y estar todo el día de gira. 1988 se supone que es fin de la movida. Mucha gente dice que nos rendimos a las multinacionales. Pero yo pienso que es lo que le ha pasado a grupos de éxito como los Beatles o los Rolling. La movida, que fueron mis 20 años, la recuerdo con cariño. Me parece que este país dio un salto cultural y social tremendo.

Con la distancia que dan 20 años, ¿qué fue lo mejor de Gabinete?

Que fuimos un grupo de amigos que hicimos tres o cuatro discos bastante grandes, que ahí han quedado para quien quiera escucharlos. Lo mejor fue una amistad que nos unió hasta el punto de tener un éxito profesional inimaginable.

El concierto de Rivas se titula 'Revival Pop'. Cuando ve su nombre en un cartel que dice Revival Pop, ¿qué piensa?

En principio, no me gusta. Aunque veo normal que haya este tipo de conciertos. No me guste el encasille y que nos junten a los grupos de los 80. Que le digan a Bob Dylan qué le parece que le metan en un cartel de la canción de autor de los años 60. Le jodería, ¿no? Pero tenemos que vivir de esto y seguimos adelante.

Cuando sube al escenario, ¿qué siente: miedo al principio, felicidad después?

Los cinco minutos antes de salir, muchos nervios. Según pongo el tacón del botín en el escenario, me siento súper bien, cada vez mejor.

Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
info@rivas-vaciamadrid.org
Telf: 91 666 90 06
Fax: 91 660 27 59