logo
buscar
19º 33º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
RivasTV
 
Juana Pérez: la nostalgia viene del mar
Esta vecina, originaria de Canarias, fue una de las primeras mujeres en obtener el título de sobrecargo para trabajar en un barco, en los años 70.
1 de diciembre de 2016
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Texto: José Luis Corretjé

Juani Pérez nació La Palma, una isla con gran actividad telúrica de la que emigró a Gran Canaria justo antes de la gran erupción de 1971. Aquel año, en esta ínsula volcánica, una de las más pequeñas del archipiélago, el Teneguía despertó escupiendo con furia toneladas de lava en una espectacular erupción que provocó que la superficie terrestre aumentara 2.000 metros cuadrados 'robándoselos' al mar.

La decisión de abandonar La Palma para ir a Las Palmas supuso un cambio copernicano en la vida de Juani. "Llegué a una gran ciudad, con autopistas y grandes edificios, desde un lugar muy familiar en el que todo el mundo se conocía y se cuidaba", rememora.

"Yo sólo tenía 12 años y abandonar mi espacio querido me provocó un pequeño trauma", prosigue. "En La Palma yo iba a una diminuta escuela rural. La maestra, que era como mi madre, nos trataba con mucho cariño. A mitad de mañana, mi profesora paraba para descansar y se iba a desayunar a su casa, que estaba a sólo unos metros. Y me dejaba a mí a cargo de la clase, y yo me ponía a cantar, a bailar encima de la mesa. Hacía de maestra¿".

Los ojos de Juani se cuajan con la nostalgia de una infancia que no volverá. Estudió en un colegio privado ("en el que la maestra era muy rígida y nos pegaba con una regla larga de madera") en las Palmas y en 1977, con 20 años, decidió estudiar para patrona de cabotaje. En aquel tiempo, no existía el uso del femenino para nombrar esta especialidad de la marina mercante que hoy encajaría con el oficio de sobrecargo.

"Yo fui la primera mujer en Canarias en lograr ese título", asegura. "A mí el mar es una de las cosas que más me atrae. Si Madrid tuviera mar¿ Es lo que más echo en falta desde que abandoné las islas", se lamenta.

EL MAR, UN MUNDO DE HOMBRES

En el curso para patrón de cabotaje Juani tuvo que compartir clase con 25 hombres. "El primer día el capitán comenzó la clase sentándome a su lado. Ellos creyeron que era su sobrina y que estaba de visita".

Nadie se creía que se fuera a embarcar porque entonces los viajes en los que podía ejercer su nuevo oficio duraban varios meses ya que recorrían los puertos de Latinoamérica. Para ella era una oportunidad preciosa para viajar y recorrer mundo. Pero aquello no le pareció tan buena idea a su padre.

"A mí padre no le gustó que yo me embarcara durante tanto tiempo rodeada de hombres. El mar, entonces y ahora, es un mundo de hombres", exclama. La oposición paterna terminó con su sueño, pero Juani no lo encajó tan mal. O eso es al menos lo que dice ahora cuando describe sus emociones de entonces: "Lo encajé bien", confiesa. Luego llegaron los ferris que trasladaban pasaje entre las islas. Pero yo no encajé porque pedían idiomas y a mí no se me dan bien", dice.

"Luego me puse a estudiar peluquería y auxiliar de enfermería. En estos dos espacios es dónde he desarrollado mi actividad profesional durante todos los años de mi vida. Hasta que me retiré prematuramente". Antes vino su llegada a Madrid, en el año 2000, y el periodo en el que estuvo trabajando en el hospital Ramón y Cajal. A Rivas llegó en 2003.

Ahora, Juani forma parte del proyecto Intercambio Generacional, un grupo de ripenses veteranas que van de colegio en colegio de la localidad contando cuentos, enseñando juegos de otro tiempo y cantando canciones de su infancia a los niños y niñas del municipio.

 "Los niños nos enseñan sus adivinanzas y nosotras las nuestras. Es un taller muy gratificante. Aprendemos de ellos muchas cosas y tratamos de transmitirles la alegría que nos produce mantener viva una tradición muy valiosa", defiende.

Juani disfruta de su vida en Rivas, en contacto con gente mayor y gente muy joven, integrada en una ciudad que le abre la posibilidad de participar en proyectos tan interesantes como el de Intercambio Generacional.

"A mí me gusta Rivas y la gente de Rivas. Sólo echo de menos el mar¿", y entornando los ojos parece que lo escuchara.

CONTENIDOS RELACIONADOS
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos