logo
buscar
19º 37º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
García-Alegre: "Las niñas necesitan referentes femeninos"
Física e investigadora en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, habló en Rivas sobre robots de servicio, automatización y vehículos no tripulados.
27 de febrero de 2019
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Con motivo del Día de Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, celebrado el 11 de febrero, el instituto público Europa de Rivas reunió en una intensa jornada a cuatro mujeres referentes en el campo científico y tecnológico (tres son vecinas ripenses y una de Arganda), que hablaron al alumnado sobre su trabajo y la situación de las féminas en sus respectivos ámbitos.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señala que solo un 28% de las personas investigadoras en ciencia son mujeres. En España, esa cifra aumenta hasta el 39%, a pesar de que el número de catedráticas de universidad y profesoras de investigación no llega al 25%, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

*****

Entrevistas con:  

- María del Carmen García - Alegre, física (a continuación).

 - Fátima Sánchez Calvo, matemática.

- Esther Porras de Francisco, química.

- Irene Santa Romo, física y meteoróloga

Por: Eugenio G. Delgado.

María del Carmen García-Alegre Sánchez es física e investigadora en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La exposición ante el alumnado del instituto Europa de esta vecina de Arganda de 68 años versó sobre 'Robots de servicios, automatización y vehículos no tripulados'.

No existen muchas científicas trabajando a su edad. ¿Por qué sigue usted?

Porque lo que hago me gusta. La gente se jubila, normalmente, a los 65 años, pero yo continuaré hasta los 70 y luego ya me dedicaré a hacer otras cosas que también me gustan.

¿Cuál es su campo de investigación?

Trabajo en el CSIC, en el centro de automática y robótica, sobre modelos de percepción y control para dotar de autonomía a sistemas complejos como robots, para que sean más autónomos, y también sobre modelos de inteligencia artificial, que simulen mejor los esquemas de razonamiento y las acciones de los humanos.

¿Sustituirán los robots al ser humano?

Ése es uno de los grandes miedos que tenían las chicas y los chicos del IES Europa. Estaban un poco asustados. Ya nos han sustituido en tareas peligrosas o repetitivas, como en las líneas de ensamblaje de la industria de la automoción, el empaquetado de productos alimentarios o la construcción, ayudando a mover grandes pesos. No van a quitar el trabajo a nadie: vamos a convivir con ellos. El proceso será paulatino y nos acostumbraremos. Surgirán nuevos trabajos para diseñar, controlar, sensorizar o verificar esos robots, que requerirán el conocimiento, habilidades y capacidad de adaptación que tiene el ser humano. Se van a necesitar muchos informáticos, programadores o ingenieros.

¿Le ha costado más tener reconocimiento por ser mujer?

No. Me encuentro en un entorno laboral que me ha permitido trabajar desde casa cuando lo he necesitado. Soy afortunada. El ambiente científico es poco propicio a poner cortapisas por ser mujer. Cuando optas a una oposición, la consigue el mejor, independientemente de ser hombre o mujer. Eso sí, yo he estado en reuniones en las que había 12 personas y yo era la única mujer.

¿Por qué hay menos mujeres que hombres en trabajos científicos y técnicos?

En la universidad, se gradúan, como mínimo, el 50 por ciento de mujeres. Los trabajos científico-técnicos han estado asociados socialmente a los hombres, pero esto ahora está evolucionando, aunque lentamente, en la medida en que cada vez más mujeres se incorporan al mundo laboral. Es cuestión de unos años conseguir la equiparación.

¿Cómo se logra llegar a más mujeres?

Hace falta que se divulgue nuestro trabajo y que se conozca mucho más, sobre todo, a edad temprana para que las niñas y adolescentes vean ejemplos y referentes femeninos que les sirvan como modelos.

¿En algún momento tuvo que elegir entre familia y trabajo?

He tenido tres hijos y, al principio, fue difícil combinar vida familiar y laboral. Cuando eran pequeños sabía que no podía seguir compitiendo ni manteniendo el ritmo de trabajo de 12 o 14 horas al día. Empezamos por organizarnos con los abuelos y luego contratamos a una persona. Siempre he contado con el apoyo y la colaboración de mi marido, que también es científico. A nivel de proyectos no he tenido que renunciar a nada, pero sí a nivel de promoción, con lo que te resientes económicamente porque no optas a puestos superiores, que es donde pagan más. Tú misma renuncias a ello.

¿Hay machismo en la ciencia?

Hay más machismo en la cotidianeidad, en el día a día de las mujeres a la hora de asumir responsabilidades en casa que en el ámbito laboral en la ciencia. En el trabajo siempre oyes algún comentario, pero son cosas puntuales que, en mi opinión, tienen que ver más con cómo es la persona que con ser hombre o mujer.

¿Cuál es el estado de la ciencia en España?

A nivel público, hemos estado muy bien en cuanto a recursos y personal científico hasta la crisis que empezó en 2008. Esta situación paró la evolución. Ahora mismo se necesita más inversión en puestos de trabajo y en la actualización y adquisición de equipos nuevos. Los científicos españoles están muy bien considerados fuera. Creo que muchos de quienes se han ido durante la crisis no volverán porque, una vez que te vas, se establecen lazos laborales, económicos y sociales que son difíciles de romper.

CONTENIDOS RELACIONADOS
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos