logo
buscar
20º 36º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Fátima Sánchez: "Un país avanza por la ciencia"
Doctora en matemáticas en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, es ripense y habló en la ciudad sobre bioinformática.
4 de marzo de 2019
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Con motivo del Día de Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, celebrado el 11 de febrero, el instituto público Europa de Rivas reunió en una intensa jornada a cuatro mujeres referentes en el campo científico y tecnológico (tres son vecinas ripenses y una de Arganda), que hablaron al alumnado sobre su trabajo y la situación de las féminas en sus respectivos ámbitos.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señala que solo un 28% de las personas investigadoras en ciencia son mujeres. En España, esa cifra aumenta hasta el 39%, a pesar de que el número de catedráticas de universidad y profesoras de investigación no llega al 25%, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

*****

Entrevistas con:  

- Fátima Sánchez Calvo, matemática (a continuación).

- Esther Porras de Francisco, química.

- Irene Santa Romo, física y meteoróloga

- María del Carmen García - Alegre, física.

Por: Eugenio G. Delgado.

Fátima Sánchez Calvo es doctora en matemáticas en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC). Es vecina de Rivas desde 2013 y ha cumplido 40 años.

Tal como tituló su ponencia, ¿qué es la bioinformática?

Estudié matemáticas y me dedico a analizar datos biomédicos, a estudiar el genoma humano. Mi trabajo está centrado en la biología molecular, en lo que sucede en el código genético, dentro de los genes, para aplicarlo al estudio de enfermedades cardiovasculares. Tenemos 300.000 genes dentro de cada célula y aplico técnicas y proceso datos mediante las matemáticas para sacar información de ellos. Por ejemplo, se comparan los resultados de 2.000 personas con cáncer y 2.000 sin él para predecir qué les puede pasar o el tratamiento adecuado.

¿Hay menos mujeres dedicas a la ciencia o es un estereotipo?

El problema no es que haya pocas mujeres, el problema es que no llegan suficientes a cargos de responsabilidad. La carrera científica es bastante inestable hasta que te sacas una plaza porque es todo muy estricto y se exige mucho. Si tienes hijos, lo mínimo es estar de baja cuatro meses y, al final, las mujeres nos hacemos cargo más y nos desconectamos, aunque sea mentalmente.

¿En algún momento tuvo que elegir entre trabajo y familia?

Mi hija mayor tiene ocho años y tengo otros dos niños de seis y tres y es ahora cuando me estoy empezando a sentir concentrada al 100 por 100 otra vez. A mi marido le hubiera gustado tener hijos antes, pero yo fui la que le puse freno por mi trabajo.

¿Cómo se consigue atraer a más niñas y adolescentes a la ciencia?

Socialmente, siempre se les dice a las chicas que son mejores en humanidades, sociales o plástica, mientras que de los chicos se piensa que son buenos es tecnología, ciencia o números. Si se les dice que no valen cuando son pequeñas, en el futuro las chicas no se dedicarán a esto. Ése es el error porque las mujeres, generalmente, adoptamos el rol de cuidadoras en la sociedad. En la sociedad deben repartirse todavía más las responsabilidades y las tareas domésticas, pero en el trabajo yo nunca me he encontrado que no se me contrate por ser mujer.

¿En su charla percibió el interés de ellas?

Les estuve hablando de mi trabajo y les animé a hacer carreras técnicas y que abrieran los ojos a este tipo de profesiones porque en el futuro habrá mucho trabajo de esto.

¿Ha vivido situaciones de machismo?

Sí y las sigue habiendo. En mi trabajo, mando a ocho chicos y no tengo problemas porque me conocen y llevo trabajando tiempo con ellos, pero cuando doy cursos de programación en los máster a los alumnos se les ve todavía con reticencias, como preguntándose si una mujer puede saber mucho de números. Siempre tenemos que demostrar más. Todavía existe una barrera de desconfianza.

¿Siente ahora más el apoyo de los hombres?

Mi marido y mis compañeros siempre me han apoyado mucho y, para que veas, en Austria, donde estuve como profesora, sentí mucho más machismo que en España. Cuando me ofrecieron la plaza era sólo la segunda profesora de toda la Universidad de Graz y casi era mal visto porque se tiene la idea de que las mujeres tienen que quedarse en casa cuanto tienes hijos. En España, mejor o peor, seguimos haciendo carrera.

¿Qué estereotipos ha sufrido?

Cuando realizaba mi tesis, intentaba pasar desapercibida con la ropa, intentando que se fijaran sólo en mi trabajo, no en mi presencia. Eso no lo tiene que sufrir un hombre. A los hombres no les resta autoridad, en cambio, las mujeres aún tenemos que escuchar cosas como qué pantalón, falda o chaqueta llevas. A mí me ha costado mucho quitarme ese complejo, pero, al final, lo importante es tu trabajo, no tu fachada y cada una puede ir como quiera.

¿Cuál es el estado de salud de la ciencia y la tecnología en España?

Un país avanza y crece por la ciencia. Más que hablar de público o privado, creo que lo importante es que haya más confianza y flexibilidad en las personas que nos dedicamos a la ciencia y que no haya tantas sospechas sobre en qué nos gastamos el dinero. Al igual que la educación o la salud, la ciencia funciona por los grandes profesionales que hay en España, a pesar de contar con pocos recursos. Es difícil hacer ciencia con trabas, pero la situación esta mejorando.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' en PDF julio-agosto 2019 nº 190
Portada de la revista municipal 'Rivas al Día' de julio-agosto de 2019.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' julio-agosto 2019 nº 119
Portada de la revista municipal 'Rivas Cultural' de julio-agosto 2019, nº 119.
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos