logo
buscar
5º 18º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Puño: "Para escribir, hay que hablar de uno"
El escritor e ilustrador ripense afincado en Medellín ha ganado los premios Barco de Vapor y Gran Angular por su publicación 'La niña invisible'.
9 de octubre de 2018
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Entrevista: Eugenio G. Delgado Foto: Luis G. Craus

David Peña Toribio (Madrid, 1978), más conocido por el sobrenombre de Puño, empezó a dibujar tebeos desde muy joven cuando vivía en Rivas, ciudad de la que guarda el mejor de los recuerdos. Hoy es un escritor, ilustrador, fotógrafo, diseñador e historietista que vive en Medellín (Colombia) y que en 2018 ha ganado el Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor y el Juvenil Gran Angular con su libro 'La niña invisible', una historia de ruptura con las normas sociales establecidas e igualdad de género ambientada en la prehistoria.

¿Qué ha querido contar en 'La niña invisible'?

He querido hablar de las cosas que más me apasionan: los viajes y el arte prehistórico. También he querido escribir sobre los retos a los que se enfrentan las chicas desde un punto de vista feminista: en el libro es el gran desafío de Trog, de todas las mujeres de la tribu y de las que les sucederán.

¿Cómo es Trog, la protagonista del libro?

Es una niña prehistórica que se rebela contra los límites que le han impuesto y que se convierte en la primera mujer de su tribu en hacer el viaje iniciático que hasta ese momento estaba reservado sólo para los hombres. Es una niña madura, aplicada, la más hábil de su tribu en casi cualquier disciplina, pero prisionera de un techo de cristal. Cree en el progreso y en el grupo y este ideal le hace enfrentarse a sus miedos.

¿Es una historia de igualdad de género?

Es un libro de aventuras que trata sobre feminismo, sobre hacerse mayor, sobre la pertenencia al grupo y también sobre arte prehistórico.

¿Por qué sitúa la narración en la prehistoria?

Creo que para escribir uno tiene que hablar de uno mismo y los seres humanos de la prehistoria me interesan mucho. En general, se tiene una idea sobre la vida prehistórica bastante antigua e influenciada por la ficción prehistórica del siglo XX. Para mí es importante aportar mi granito de arena y reivindicar que posiblemente era una vida mucho más rica y evolucionada de lo que creemos, e incluso mucho más parecida a la nuestra de lo que pensamos.

Escribe el libro, pero no lo ilustra: ¿decisión personal o le hubiera gustado crear la obra completa?

Decisión personal en contra de la opinión de mis editoras, pues en esos momentos me encontraba mudándome a Colombia sin el equipo ni el espacio necesarios para ilustrar un libro tan importante para mí.

Ha sido premiado por El Barco de Vapor y por Gran Angular. ¿También leía esos libros de niño?

Sobre todo, leía El Barco de Vapor y, de hecho, aún conservo gran parte de la colección original. Fueron mis primeras novelas infantiles y me siento muy vinculado con ellas. Recuerdo especialmente 'Fray Perico y su Borrico', 'Canción de Pájaros Muertos', 'Vania el Forzudo' y 'De Profesión Fantasma'.

¿Qué diferencia al lector infantil del juvenil o del adulto?

Que tiene más tiempo para leer y menos criterio para escoger. También es más exigente, pero a cambio es más comprometido.

¿Es su público preferido?

Desde luego y es el público más difícil. Escribir para niñas y niños exige tener un control y una consciencia absolutos sobre cada palabra y cada línea, mantener un tono y un interés constantes y precisos, algo que se puede suspender cuando uno escribe para adultos. Además están abiertos a temas de lo más variopinto: buscan conocer el mundo a través de los libros. Por otro lado, no encuentro ningún interés en contarle nada a las personas adultas, quienes, en general, sólo quieren leer sobre sí mismas.

¿Qué le gusta más: escribir o dibujar?

Siempre me gustó más escribir. Me sale de manera natural, sin gran esfuerzo y me siento muy cómodo haciéndolo. Dibujar implica de alguna manera una textualización previa, es decir, que también requiere escribir, aunque sea sin darle un acabado, forma o estilo. Y es condenadamente difícil. Es una tarea mucho más frustrante porque el significante se valora más que el significado.

Y también hace fotos y diseño gráfico. ¿Cómo se abarcan tantos campos creativos?

Para mí son todos los mismo: vehículos de ideas, cáscaras, formas. Cuando siento que se me agotan los recursos para transmitir las ideas en una disciplina, salto a otra. Unas alimentan el estómago y otras el espíritu y es necesario alternarlas para gozar de buena salud mental como creador.

¿Qué recuerdos tiene de su vida en Rivas?

En Rivas viví 25 años, la mayoría de ellos muy felices, sobre todo cuando la ciudad tenía entre 15 y 30 mil habitantes. Difícilmente encontraré un lugar tan tranquilo, seguro, joven y tan lleno de posibilidades como ese Rivas de los 90. Aprovecho para enviar un abrazo enorme a los amigos y amigas que siguen allí, que leerán esto y a los que hace años que no veo.

Entonces, ¿por qué se mudó a Colombia?

El futuro es latinoamericano, ¡Europa ha muerto! Además, aquí todos los días del año son la mejor de las primaveras.·

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día número 187, abril
Portada de la revista Rivas al Día, abril 2019, número 187
RIVAS CULTURAL
Rivas Cultural número 116, abril 219
Portada de Rivas Cultural número 116, abril 2019
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos