logo
buscar
18º 36º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Elena y Mercedes: protectoras de gatos
Estas voluntarias ripenses participan en el programa municipal para la captura, esterilización y suelta (CES) de ejemplares de colonias felinas callejeras.
1 de marzo de 2018
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Entrevista: Eugenio G. Delgado    Foto: Luis G. Craus.

Las casualidades, el azar, muchas veces, determinan un camino. Y así le ocurrió a la Elena Rodríguez, según recuerda esta vecina ripense: "Fue hace cuatro años, paseando con el carrito por el parque a mi niña, que entonces era un bebé de seis meses. Oí un maullido lastimoso y me encontré de frente con una gata tuerta y sus cachorritos. No pude resistirme y estuve dos años alimentándoles y cuidándoles. Entonces fue cuando empecé a interesarme de forma más profunda por el asunto de las colonias felinas y a implicarme. Poco después, me enteré de la labor que hacen desde la asociación protectora Rivanimal y colaboro con ella desde hace otros dos años".

Para Mercedes González, el interés por los gatos no resultó tan fortuito. "Llevo 22 años haciendo esto en la plaza Monte Ciruelo y, desde hace dos, participo en el proyecto de Rivanimal. En casa tengo cuatro gatos y todos son recogidos de la calle. Toda mi vida he tenido animales en casa", comenta.

Tanto Elena como Mercedes forman parte del equipo de voluntarias que participan en el programa municipal de captura, esterilización y suelta de gatos (CES) callejeros. Este método, desarrollado con la colaboración de la asociación Rivanimal, trata de dar solución a los problemas ocasionados por las colonias de felinos, incidiendo en su esterilización para impedir el aumento descontrolado de su población.

Una vez apresados, se les castra, identifica con una marca y trata sanitariamente. Posteriormente, se les devuelve al territorio donde desarrollan su vida o son dados en adopción en el centro municipal de recogida de animales, Los Cantiles. Pero el método CES va más allá: busca el control y gestión integral de las colonias felinas, lo que repercute en el bienestar de los animales y en el de las vecinas y vecinos, evitando molestias.

"Estos animales son necesarios y nos aportan un gran beneficio a la sociedad, evitando plagas de ratas e insectos. Sin embargo, se necesita evitar la superpoblación. Los gatos esterilizados y controlados no ocasionan ruido ni molestias a la ciudadanía por peleas o cuando están en celo", afirma Elena, en cuya casa conviven un gato y un perro.

Además de alimentarles, esterilizarlos y ponerles un chip, las voluntarias también construyen casitas. "De esta forma, en invierno, se resguardan del frío, y no se meten en lo motores de los coches para encontrar calor, evitando accidentes", señala Mercedes.

SACRIFICAR NO ES LA SOLUCIÓN

La ordenanza municipal sobre animales domésticos establece, en su artículo 36, la promoción de colonias felinas controladas bajo los parámetros sanitarios y de control y esterilización propios del método CES.

Asimismo, la Ley 4/2016 de Protección Animal de la Comunidad de Madrid recoge la normativa del control y gestión de las colonias felinas que los ayuntamientos deben asumir y, junto con el código penal, establece sanciones a quienes molesten o causen daños a cualquier animal que se encuentre en la vía pública.

"Esta normativa impide que se pueda matar a los animales o envenenarles, delitos que, además, no solucionan nada, como está comprobado. Es más, las sanciones deberían ser más duras", subraya Mercedes.

Elena corrobora este hecho: "Está demostrado que el sacrificio es un fracaso como método porque produce el síndrome de nicho vacío: el territorio del que se eliminan es rápidamente ocupado por otras colonias felinas". "Vivo en Rivas desde hace 32 años y, cuando llegué, no había gatos en la ciudad. Las colonias se han desmadrado cuando la gente ha abandonado a sus mascotas sin castrar.

Se ha comprobado que, si no hay abandonos, las colonias controladas desaparecen porque no se reproducen. Hay poca responsabilidad y es necesario educar a la gente. Por ejemplo, nunca se debe dejar comida. Para su alimentación ya estamos nosotras, que, además, evitamos molestias como la suciedad", indica Mercedes.

"Desgraciadamente, por la irresponsabilidad humana de abandonos o pérdidas de gatos sin chip y sin esterilizar, siempre van a existir en la ciudad. De ello hay que concienciar al resto de vecinas y vecinos. Matarlos no es la solución. El problema sólo se ataja con el método CES".

COMPRENSIÓN CIUDADANA

En el proceso colaboran, junto a Rivanimal, una decena de mujeres del municipio. 'Las Gatunas', como se hacen llamar en su grupo de WhatsApp, realizan una encarecida petición al resto de la población. "Las alimentadoras necesitamos, de manera urgente, que la ciudadanía interiorice el respeto y el reconocimiento que merece nuestra labor altruista", reclama Elena Rodríguez.

Para conseguir el respeto vecinal, el Consistorio les ha expedido el carné de voluntaria alimentadora, que les sirve de identificación ante cualquier incidencia. "Es muy importante estar respaldadas por el Ayuntamiento. A mí me han llegado a amenazar con que iban a bajar y a pegarme dos tiros con una escopeta", lamenta Mercedes González.

"Nos viene de maravilla para que nos respeten. Estamos trabajando por el bien común. Hay mucha falta de información y mucha ignorancia. A mí me han insultado, me han dicho que me iban a denunciar y me han amenazado físicamente". Ambas quieren dejar claro que el CES es la mejor opción para la buena convivencia de personas y animales en la ciudad. ·

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día junio 2018 PDF nº 178
Portada imagen RD junio 2018
RIVAS CULTURAL
Rivas Cultural junio 2018 PDF nº 107
Portada imagen RC junio 2018
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos