logo
buscar
1º 11º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
"La violencia sexual sigue siendo invisible"
Llega a Rivas para hablar sobre las distintas violencias sexuales que sufren las mujeres, con propuestas para atajarlas. El miércoles 22 de noviembre.
3 de noviembre de 2017
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Entrevista: Patricia Campelo

Doctora en estudios interdisciplinares de género y derechos humanos, e investigadora en distintas ONG que trabajan por erradicar la violencia machista, Bárbara Tardón (Madrid, 1971) recala en Rivas el miércoles 22, en el marco de los actos de la campaña municipal contra la violencia sexual.

Participa en una jornada sobre preguntas y acciones para atajar esta lacra que sufren las mujeres [en la sala Pedro Zerolo del Ayuntamiento, de 9.30 a 15.00]. Días antes, concedió esta entrevista por teléfono a 'Rivas al Día', el mismo día de su cumpleaños y recién llegada de Galicia, donde acababa de recabar datos para un proyecto de Amnistía Internacional sobre violencias machistas.

Rivas centra su campaña por el 25 de noviembre, día mundial contra la violencia machista, en la violencia sexual. ¿Cómo valora estas acciones?

Es fundamental que a nivel local se tomen iniciativas para luchar, prevenir y combatir la violencia sexual. Hay que tener en cuenta que en los últimos años, desde la aprobación de la Ley Orgánica 1/2004 de violencia contra las mujeres, la lucha se ha centrado únicamente en la violencia física y psicológica que se ejerce en el entorno íntimo. Las iniciativas que adopten los municipios deben visibilizar todas las formas de violencia sexual, y no solo el modelo que el imaginario social tiene sobre lo que es: la violación a manos de un desconocido. Ese caso es el porcentaje mínimo de violencias sexuales que se ejercen.

¿Cuál sería la definición de violencia sexual?

Cualquier acto de contenido sexual no consentido. Y el consentimiento siempre desde la libertad, sin que esté condicionado. Hablamos de violencia sexual en cuanto a agresiones, acoso sexual y abusos.

Hay actitudes que pasan desapercibidas, como los piropos por la calle. ¿También se encuadran en este tipo de violencia?

Sí, hay distintas formas, pero la mitología entorno a la violencia sexual siempre se ha asociado, únicamente, a la violación con el uso de la fuerza. Eso hace que otras formas pasen desapercibidas, sean aceptadas socialmente y no tengan la reprobación que merecen. Las violencias son un continuo. Y un piropo forma parte de otra serie de violencias sexuales que se ejercen. Las más graves son las agresiones, tocamientos o insinuaciones. El piropo es otra forma de acoso hacia las mujeres.

El hombre que agrede o acosa, ¿es consciente de lo que hace? ¿Responde a un determinado perfil?

El único perfil que existe es el del hombre que es machista y que tiene muy claro que puede ejercer poder sobre la otra persona. En la violencia sexual siempre hay una relación de poder. Hasta el piropo y las insinuaciones menos apreciables también son relaciones de poder. Algunos son perfectamente conscientes pero esa relación de poder es lo que les excita y lo que les lleva a seguir ejerciéndola. Normalizan que las mujeres, niñas y niños son objetos sobre los que ejercer el poder cuándo y cómo quieran.

¿Debe responder la mujer al hombre que la está acosando?

Es complicado. Creo que el sistema no está preparado para poder defendernos. No me atrevo a dar un consejo en ese sentido. Dependerá del entorno, que es fundamental para apuntalar la impunidad del agresor o para acompañar y proteger a la víctima. Cuando no hay un entorno favorable, que es lo general, al denunciar públicamente las mujeres se enfrentan al descrédito y al dolor. Y para los casos más extremos, cuando hay una agresión sexual o acoso sexual en el trabajo, no me atrevo a dar ningún tipo de consejo porque el sistema, a día de hoy, no está adaptado y no las protege. No tenemos recursos especializados, el sistema judicial no está adaptado y la policía deja mucho que desear en el caso de la violencia sexual. Sé que esta respuesta es desalentadora, pero es la realidad.

Las campañas por el 25 de noviembre, día mundial contra la violencia machista, ponen el acento en la mujer. ¿Debería abrirse el foco y apuntar hacia la responsabilidad de los hombres?

Todas las campañas que se han realizado por el 25N, menos el año pasado en Madrid, se han centrado en la violencia en el entorno de la pareja o ex pareja. En ningún caso se ha visibilizado la violencia sexual. Y todas estaban centradas en llevar la responsabilidad a las mujeres. Por supuesto estoy a favor de dar la vuelta al mensaje y empezar a focalizar que la responsabilidad única de todo esto es del agresor, del maltratador y, también, de un sistema que no las protege.

El Observatorio Europeo de Derechos Humanos dio el porcentaje del 55% de mujeres que habían reconocido ser víctimas de violencia sexual en 2014. ¿Hay datos actualizados?

No hay datos específicos, ni informes del Estado ni de las comunidades autónomas sobre el número de víctimas y supervivientes de violencia sexual. Los únicos datos que tenemos son del Ministerio de Interior relativos a las denuncias que llegan a la policía, y se trata solo de la punta del iceberg de los casos reales.

Esa cifra del Observatorio del 55% de casos parece menor a los que cualquier mujer puede percibir en su entorno.

Eso lo tengo clarísimo. Nos llevaríamos las manos a la cabeza si se hicieran informes y encuestas reales sobre las mujeres, niñas y niños que han sufrido acoso o agresión sexual. Es un melón que como se abra puede generar una fractura social importante.

¿Qué acciones se pueden plantear más allá de las paliativas a posteriori?

El Estado y las administraciones tienen que trabajar la prevención de la violencia sexual desde la escuela con asignaturas y programas específicos sobre educación sexual efectiva. Tienen que enseñar a las niñas lo que es el consentimiento, a los niños a no agredir y a explicarles qué es la violencia sexual; y hablar de sexualidad, que aún es un tema tabú. No hay campañas de prevención, a diferencia de las que sí hay sobre violencia en el entorno de la pareja o expareja, y que cada vez más gente sabe identificar. Pero la violencia sexual sigue siendo invisible. No hay protocolos de actuación, rutas de atención, recursos ni prevención. Hay que empezar desde cero.

Pese a este panorama desolador, ¿se puede señalar alguna mejora en algún sentido?

Creo que no. Los únicos avances que se han conseguido han sido residuales, por parte de algunos municipios con campañas de sensibilización, por primera vez en democracia. Quizá los primeros años en los 80 las asociaciones feministas emprendieron una lucha importante que después se abandonó. Y creo que son residuales y todas encabezadas por el movimiento feminista. A día de hoy el estado y las administraciones no han tomado medidas para luchar contra la violencia sexual. Los cambios todavía están a la espera.

Desde el punto de vista mediático, ¿supuso un punto de inflexión la violación en grupo a una mujer durante los San Fermines de 2016?

Si, y es algo que he indicado en mi tesis doctoral. Creo que todo el trabajo que hizo el movimiento feminista en Pamplona fue fundamental, y ahí transcendió a los medios, en algunos, de forma positiva. Si echamos un vistazo a agresiones sexuales en veranos anteriores la reacción mediática fue terrible. Pero en este caso, tanto el Ayuntamiento de Pamplona como la sociedad civil y el movimiento feminista fueron fundamentales para situar el foco de atención en la violencia sexual. También fue fundamental la decisión que tomó el juez, llega a ser otra distinta y el caso se habría vuelto en contra. La decisión de llevara a prisión a estos tipejos fue muy importante y todo lo que hizo el movimiento feminista en redes sociales ha marcado un antes y un después. Lo tengo clarísimo.

CONTENIDOS RELACIONADOS
TE INTERESA - CULTURA Y FIESTAS
DIRECCIONES Y TELÉFONOS
direccion
PZ de la Constitución,3
28522 Rivas Vaciamadrid
teléfono
916602725
fax
91 660 27 26
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos