logo
buscar
-1º 10º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Chusa Martín: una vida de sófbol en Rivas
Portó la antorcha olímpica, trajo a la selección de EEUU a Rivas... La que fue jugadora y seleccionadora nacional recibe el Premio del Deporte 2017.
3 de octubre de 2017
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

"En sófbol, Rivas es una isla comparada con lo que sucede en España"

Texto: Nacho Abad Andújar

Tenía 11 años y estaba durmiendo cuando su hermana, mayor que ella, irrumpió en la habitación una mañana de domingo de 1972:

- ¿Te vienes?

- ¿A dónde?

- Al campo de béisbol.

- ¿Al campo de qué?

- A eso que está ahí, al lado de las piscinas.

- Voy.

45 años después, frente al teléfono móvil, la exjugadora y exentrenadora Chusa Martín recuerda aquella mañana remota en que su hermana la llevó a conocer el sófbol. La Elipa era entonces un barrio periférico de la capital, con un patatal lleno de piedras donde se bateaban pelotas. Ese deporte era tan reciente en España, que se trataba del tercer partido femenino que disputaban en Madrid los dos únicos equipos existentes: Piratas e Independiente.

Al finalizar el encuentro, una de las jugadoras, Rosario Garcés, se interesó por la espectadora infantil, fascinada en la grada por el juego que acababa de descubrir: ¿a ver cómo se le da a la pequeña?

- Me bajó al campo y me puso un bate en la mano. Y yo, como si lo hubiera hecho toda la vida, le di muy fuerte.

Luego le entregó un guante. E intentó coger bolas al aire y devolverlas tal como había visto hacer en el partido.

- Le dijeron a mi hermana que se me daba muy bien. Y me invitaron a jugar con ellas.

Desde ese día de 1972, el sófbol galopa por las venas de Chusa Martín. Ella, que practicaba natación y fue campeona de braza de Castilla [Madrid no era ni comunidad autónoma], dejó el agua por la tierra. Y tal ha sido su dedicación, y lo dado a Rivas, que el pasado 9 de septiembre recibió el Premio del Deporte en la categoría trayectoria deportiva.

El palmarés de esta productora teatral, su otra gran pasión, es descomunal: presidenta de honor actual del Dridma Rivas, fue una de las fundadoras del club (lo presidió de 2006 a 2013). También dirigió, de 1997 a 2006, al otro club de béisbol y sófbol de la ciudad, antes de la escisión entre ambas entidades: el CBS Rivas.

Licenciada en Arte Dramático, una inoportuna lesión de hombro durante una clase de acrobacia le obligó a abandonar la práctica a una edad temprana: 26 años.

Como entrenadora, con Dridma conquistó cuatro títulos de liga y cinco copas de la Reina. También fue seleccionadora nacional. Vicepresidenta de la Federación Española de Sófbol y Béisbol de 2004 a 2008, participó activamente en la candidatura de Rivas como subsede olímpica de Madrid para los Juegos de 2012, que finalmente se concedieron a Londres.

-¿Cómo ha recibido el premio?

- Al principio, con mucha sorpresa. Luego, como un honor grandísimo y agradecimiento enorme a la ciudad de Rivas.

El galardón reposa en su biblioteca personal, donde convive con otros trofeos: como el que le concedió la Federación Española de Béisbol y Sófbol al convertirse, en 2007, en la primera mujer española que entró en su Salón de la Fama [ahora hay otras exjugadoras, como Isabel Marín, también de Dridma] o junto a la antorcha olímpica que portó antes de Barcelona 1992 por las calles de Móstoles [la federación la escogió como representante del sófbol español]. Por cierto, hubo de pagar 15.000 pesetas para quedarse con la tea.

- ¿Por qué se quedó el sófbol en su vida?

- Me enamoré del deporte, de las posibilidades que tiene: es rápido, ágil, te hace pensar y tomar decisiones en décimas de segundo. Me enamoré del olor de la piel del guante. Del tacto de la pelota. En fin, de todo. Como dijo en su día la jugadora Carmen Abad, es el ajedrez de los deportes, por las múltiples variantes que se presentan en cada jugada.

Chusa, que ahora tiene 56 años, insiste en no confundir sófbol con béisbol:

- Son deportes distintos: las dimensiones del campo son más pequeñas en sófbol; la pelota, más voluminosa, se lanza por debajo de la cintura; en sófbol hay categoría femenina y masculina, en béisbol sólo juegan hombres.

Sus grandes satisfacciones deportivas son cinco. La primera: su debut en un campeonato de España de selecciones autonómicas, cuando tenía 16 años, en Pamplona. La segunda: su primer campeonato de selecciones nacionales, en Italia en 1976: "Quedamos últimas [de seis], pero ese torneo supuso un punto de inflexión para el sófbol español: hasta ese momento nos habían enseñado a jugar a béisbol. Ahí empezamos a ocuparnos de aprender sófbol".

La tercera: el mencionado traslado de la antorcha olímpica (1992). La cuarta: la celebración en Rivas, en 1999, del primer campeonato de Europa de clubes, que supuso la construcción del campo actual ["el mejor de España", precisa], con victoria de CBS Rivas: ella dirigía al equipo desde el banquillo.

La quinta, la Copa Intercontinental, de nuevo en el polideportivo Cerro del Telégrafo: primera vez que se ve en España a las selecciones de EEUU y China Taipei. "Vino la mejor jugadora del mundo, Lisa Fernández, que no pudo competir al estar embarazada, e hizo el saque de honor. Inolvidable aquel día con la grada llena de gente".

UNA ISLA

Cuando se le pregunta si Rivas es la localidad más sofbolera de Madrid, responde sin titubeo:

- Con diferencia. A años luz del resto, incluida la capital. Y una de las más importantes de España. En ese sentido, Rivas es una excepción maravillosa: una isla comparada con lo que sucede, deportiva y políticamente, en el resto del país, que tan poca atención le presta a este deporte.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 172. Diciembre 2017
Portada de 'Rivas al Día' de diciembre de 2017. Número 172.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 101. Diciembre 2017.
Portada 'Rivas Cultural' número 101, diciembre 2017.
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos