logo
buscar
13º 21º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Barceló: "El periodismo en España ha mentido"
Entrevista con la periodista, cuyo informativo 'Hora 25' se emitió desde Rivas la noche del 11 de septiembre de 2008, con motivo del Foro Mundial de las Migraciones.
11 de septiembre de 2008
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

"Jamás he recibido una llamada de arriba"

Dirige y presenta el programa informativo nocturno más escuchado de la radio española, Hora 25, que emite la cadena SER. La voz de Àngels Barceló (Barcelona, 1963) se cuela cada noche en la vida de millones de oyentes que despiden el día con las locuciones de la periodista catalana. El pasado 11 de septiembre [2008], ella y su equipo aterrizaron en Rivas. Hora 25 se retransmitió en directo, y con público, desde el Ayuntamiento ripense con motivo del Foro Social Mundial de las Migraciones.

Entrevista: Nacho Abad Andújar

Queda apenas una hora para el comienzo del programa. Barceló ultima los detalles con sus colaboradores. Cadena SER y Ayuntamiento de Rivas han levantado un plató radiofónico en el salón de actos del Consistorio. Desde él, y ante varios centenares de vecinos, viajará la voz de la periodista esta noche hasta los transistores domésticos.

Quien fuera presentadora de los informativos de Tele 5 y asumiera posteriormente el programa de radio de fin de semana 'A vivir que son dos días', ya en la SER, ahora conduce el espacio líder de audiencia en la franja tarde-noche. Sin Carlos Llamas ya, pero con Àngels Barceló al frente, Hora 25 sigue subido a la ola más grande.

P. ¿Qué informativos ve y con cuáles se identifica?

R. Ya veo muy pocos. Con los horarios que tengo, los de la noche no los puedo ver. Y los del mediodía, en ocasiones. Me identifico con los de Cuatro y TVE.

P. ¿Periódicos?

R. Los leo todos. Pero desde hace muchos años tengo por norma empezar con La Vanguardia y seguir con El País. Los fines de semana, por ejemplo, compro La Vanguardia y El País.

P. ¿Algún programa radiofónico de la competencia que le guste?

R. Parte de nuestro trabajo es ver qué hacen los demás. Saber si lo están haciendo bien y ponernos nosotros las pilas. Para copiarles alguna idea (risas). Es fundamental escuchar la competencia. Por amistad y porque creo que está haciendo muy buen trabajo el programa de Juan Ramón Lucas [programa informativo de las mañanas de RNE]. Escucho a Julia Otero por la tarde si tengo un momento. Durante la semana es complicado. Pero no tengo ningún problema en escuchar a la competencia.

P. ¿Entiende a García Márquez cuando dice que "sufre como un perro" por la calidad del periodismo escrito?

R. Hablé de esto con Iñaki Gabilondo. Puedo entender esa afirmación mayoritariamente. Últimamente tengo una relación de amor odio con mi profesión. De amor porque me encanta lo que hago. Y de odio porque cada vez se hace peor periodismo. El reducto de los profesionales que quieren hacerlo bien es cada vez más pequeño y los lugares donde puedes trabajar, cada vez menos. Como no nos pongamos las pilas, somos una especie en peligro de extinción.

P. ¿Hay que replantearse las bases del periodismo?

R. No sé si reformularlas, quizá recuperarlas. No es necesario inventar el nuevo periodismo. Hay que recuperar el origen de esta profesión. Y esta necesidad se está olvidando. No sólo las televisiones. Las radios y algunos periódicos, también. Cuando doy charlas en la universidad, hace tiempo que digo que deberíamos parar todos durante dos meses, no informar, no hacer nada, nada, y pensar quién somos, adónde vamos, qué queremos y construir un debate y reflexión seria.

P. ¿Este país practica un periodismo de trinchera?

R. Es muy de trinchera. La segunda legislatura de Aznar, los acontecimientos periodísticos posteriores al 11-M e incluso la pasada legislatura han sido períodos muy malos para el periodismo. Sin querer, te encontrabas posicionándote de una manera. Pero tenías que posicionarte ante la mentira. En este país se ha mentido. Algunos medios de comunicación han mentido impunemente y no ha pasado nada. Hay un periódico que durante muchos días, cada mañana te despertaba con la teoría de la conspiración. No entiendo cómo no existe una legislación que evite que estas cosas sucedan. Hay una radio desde la que se insulta y miente constantemente, y no pasa nada.

P. En otros países se diferencia muy bien la prensa amarilla de la prensa seria.

R. Pero como aquí no hay prensa amarilla, como no tenemos esos tabloides, llega un momento en el que se ha confundido todo. Es necesario que la gente de derechas lea, escuche y vea informativos más progresistas, y viceversa. Es fundamental. El debate de ideas es buenísimo. Lo que no es bueno es la trinchera. A mí me encanta debatir con gente que ideológicamente no es como yo. Pero si te pones en la trinchera y empiezas a disparar, eso ya no es el debate, es la guerra.

P. ¿El periodista está preparado?

R. Cada vez menos. Otro de lo males del periodismo es la precariedad. Periodistas, cuando llegan a cierta edad, abandonan. Puedes tener un empleo y un sueldo en precaria los 22 años, pero cuando tienes 35, no. La precariedad en esta profesión implica que haya menos preparación.

P. Y el periodista raso se autocensura, se dice sé cómo debo enfocar la noticia en función del medio para el que trabaja.

R. Para empezar me gustaría que el periodista raso se hiciera ese planteamiento de cómo enfocar la noticia antes de sentarse delante del folio en blanco. Sería bueno porque si ve que su criterio puede ser erróneo que lo fuera a preguntar a un superior y debatirlo. Esto sería maravilloso. Quiero pensar que no existe la autocensura. En esta profesión hace falta debate en el día a día sobre lo que contamos, cómo lo contamos, cómo queremos contarlo. El 90 por ciento de los periodistas, y me incluyo, pensamos poco cuando nos sentamos delante del folio en blanco.

P. ¿Y el grupo Prisa defiende sus intereses?

R. Bueno, es una empresa privada. Llevo cuatro años en esta casa. Cuando trabajaba fuera, había oído del grupo Prisa lo mismo que ha oído todo el mundo: desde dónde nos llegaban las directrices, que si te levantabas por la mañana y ya tenías un ideario encima de la mesa.

P. ¿Nunca ha recibido un llamada de arriba?

R. Si no fuera así buscaría una fórmula para decirte que no. Nunca. Jamás. No sería tan clara en mi respuesta porque no me gusta mentir. Nunca. Jamás.

P. ¿Y de algún Gobierno?

R. No. Puedes discutir. Han llamado a veces a la radio. Hoy mismo [11 septiembre] ha llamado José Bono a 'Hoy por hoy' porque ayer se debatió dónde estaba él que no estaba presidiendo la comparecencia de Zapatero y se le ha dejado hablar. Y yo entrevisto, y con buena relación, a la clase política. Ayer estuve con Soraya Sáez de Santamaría. Hay mucho mito en torno a esto. Los últimos años de Aznar de relaciones con la prensa han hecho tanto daño que al final todo se confunde.

P. ¿A quién cree que no gusta el periodismo que practica Àngels Barceló?

R. No lo sé, supongo que a mucha gente no le debe gustar cómo hago las cosas. Seguro que no le gusto a Jiménez Losantos, seguro.

P. ¿Por qué defender la tertulia radiofónica, siendo uno de los formatos más vapuleados?

R. Yo defiendo la tertulia si los que vienen a mi tertulia llegan preparados y sabiendo de lo que hablan. No creo en los que son capaces de hablar de cualquier cosa y tienen criterio sobre todo. Porque yo no lo tengo. A veces me preguntan sobre algún tema y digo: 'Un momento. Tengo que formarme un criterio porque no sé si estoy a favor o en contra de esto que me dices'. Casi todos los tertulianos que participan en Hora 25 son gente formada e informada.

P. ¿Existe vida más allá de la información?

R. Si me lo hubieras preguntado hace diez años te habría dicho que no. Pero ahora te digo que sí.

P. ¿Alguna vez se  ha ido a casa diciendo no nos ha salido el programa que queríamos?

R. Por supuesto. O les llamo entrevistas fallidas. Y a veces se le escribo al equipo del programa a través del chat interno: 'Entrevista fallida'.

P. Antes le decía a su equipo que se crece en los programas con público.

P. Es mentira. Estaba haciendo una coña. No me gusta hacer programas de cara al público. Pero es una operación buena de marketing para la empresa. Y a la gente le gusta conocerte, tenerte cerca y verte. El bolo de Rivas es atípico, porque es por el Foto Social Mundial de las Migraciones. Pero los directos con público me cuestan, sobre todo al principio.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día octubre 2019 nº 192 PDF
Portada de 'Rivas al Día' de octubre de 2019.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' de octubre de 2019, nº 122
Portada Rivas Cultural octubre 2019 nº 122 IMAGEN
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos