logo
buscar
19º 34º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Sergio Pastor: escalador de altura mundial
A sus 25 años, el ripense Sergio Pastor despunta en el panorama nacional y compite en la Copa del Mundo de Búlder en sala. Ésta es su historia.
1 de junio de 2017
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

Texto: Nacho Abad Andújar

A Sergio Pastor le cambió la vida un verano. Tenía 11 años y jugaba con dos amigos al baloncesto. En las pistas al aire libre del polideportivo Cerro del Telégrafo. Abrasados por la canícula estival, decidieron resguardarse bajo la única sombra que vieron cerca: las paredes semiabovedadas del rocódromo del recinto municipal.

"Nos metimos allí. Me pareció un lugar muy curioso. Probé a escalar. Y algo cambió para mí. Fui dedicando menos tiempo al baloncesto y empecé a pasarme por el roco todos los días de la semana que podía. Como era el pequeño, los mayores cuidaban de mí y me enseñaban", recordaba por teléfono el pasado mes de abril, cuando se hizo esta entrevista, unos días antes de viajar con la selección española a China y Japón.

En tierras orientales, este ripense de 25 años disputó tres de las siete pruebas en las que se divide la Copa del Mundo de Búlder en sala, disciplina deportiva que reúne a los mejores especialistas de escalada en bloque en recinto cubierto (indoor). En las citas chinas de Chongqing y Nanjing, concluyó 27º y 56º, respectivamente; en la nipona de Hachioji, 73º (participaron un centenar de deportistas).

A la primera convocatoria de la Copa del Mundo, celebrada en Suiza en abril, no acudió por el sistema de rotaciones que emplea el combinado nacional. De las tres que restan, España no asistirá a la de EEUU (9 y 10 de junio) e India (24 y 25 de junio) por falta de presupuesto. Y sí estará en el cierre: Alemania (18 y 19 de agosto).

Las pruebas en sala se dividen en tres modalidades: bloque, dificultad y velocidad. El inconveniente no pasa por superar una altura (4-5 metros en el caso de las dos primeras modalidades y hasta 8 metros en la tecera) sino por tener la técnica y fuerza suficientes para progresar por los bloques ('boulder', en inglés) trazados sobre la pared de manera inverosímil.

Deporte dominado actualmente por japoneses [cuatro de los seis primeros puestos del campeonato mundial los ocupan competidores del país asiático], la afición por esta disciplina ha crecido tanto que será modalidad olímpica en Tokio 2020.

DE TODA LA VIDA

Ripense de toda la vida, estudiante del colegio Luyfe y casi licenciado en Fisioterapia ("sólo me queda entregar el proyecto final de carrera"), Pastor se proclamó campeón universitario de España en 2015 y 2016 y alcanzó el décimo puesto en el mundial universitario el pasado año (de nuevo en China, esta vez en Shanghái).

Con sus 170 centrímetros, despunta por su fuerza física: "Soy muy ágil, con buena coordinación de manos y pies. Mi punto débil, la técnica. Me falta, por ejemplo, pisar más fino en algunos bloques donde se requiere mucho equilibrio".

Integrante del club The Climb (Leganés), es uno de los escasos escaladores españoles patrocinados por la prestigiosa marca Trangoworld. Su vida deportiva se centra desde hace dos años en la competición indoor.

"Estoy tan metido en ella que apenas salgo seis veces al años a escalar en roca natural. Cuando deje los campeonatos, volveré a la montaña". A esos lugares que recorrió siendo más joven, cuando su coche se convertía en su casa. Y pasaba fines de semana y meses de verano pernoctando a los pies de las cordilleras del norte de España, trepando sin descanso, colgado en la roca. Días en los que tocaba ducharse en la piscina del pueblo más cercano y dormir sobre una estructura de madera acoplada en el vehículo.

"Ahora, todo lo que gano como monitor de escalada lo invierto en competir. Por eso he aparcado mi proyecto universitario de fin de carrera", se sincera.

UN MES EN PARÍS

La pasión que lo empuja es tan elevada que su biografía aún se puebla de esos viajes quijotescos, aunque ahora no visite parques naturales, sino rocódromos que le permitan depurar su estilo para progresar en cada mundial. El julio pasado, por ejemplo, lo vivió en un rocódromo de París. Dormía en una furgoneta con un compañero. De 10.00 a 00.00, horario de apertura, entrenaban junto a integrantes de la selección francesa.

"Nos dejaban comer dentro de la sala. Ayudábamos a poner y quitar presas. Y el día de descanso nos íbamos a patear y escalar al bosque de Fontainebleau. Nos gastamos 400 euros en todo el mes", rememora.

¿Y lo mejor de la escalada? "La camaradería. No compites contra otros, compites contra la pared. Te gana el muro, no un rival. Aquí hay mucho compañerismo y apoyo mutuo. Cuando, después de intentarlo muchos días, completas una vía [un itinerario determinado por la pared que presenta dificultades a resolver], te sientes el rey del mundo", comenta este joven que encontró su sombra una mañana de verano, hace ahora 14 años, bajo el rocódromo del polideportivo de Rivas.

****

- Si te interesa, puedes leer más reportajes sobre deportistas de Rivas.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 179, julio-agosto 2018
Portada de la revista 'Rivas al Día' número 179, de julio y agosto 2018.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 108, julio-agosto 2018
Portada de la revista 'Rivas Cultural' número 178, de julio y agosto 2018.
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos