logo
buscar
1º 19º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Lucía Pérez: una triatleta de hierro en Hawai
Lucía Pérez, enfermera apasionada del deporte extremo, participó el pasado verano en el campeonato del mundo de triatlón en Hawai.
1 de febrero de 2017
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Texto: José Luis Corretjé

Hay que estar hecha de hierro o de alguna aleación indestructible para nadar 3.800 metros, luego pedalear 'volar' durante 180 km a lomos de una bicicleta y finalizar corriendo los 42 km de una maratón.

De este material debe estar hecha Lucía Pérez, una madrileña de nacimiento que luego se crió en Tenerife y que aterrizó en Rivas hace seis años para unirse a Diablillos, el equipo de triatlón y duatlón más laureado del país. Las pruebas descritas corresponden al mayor encuentro mundial de triatlón de larga distancia en la protagonista de este 'Gente de Aquí' participó hace solo unos meses.

El pasado verano, Lucía alcanzó una de sus metas más buscadas. En esta época del año se celebra en la isla de Hawai el campeonato del mundo de triatlón de larga distancia, un evento internacional de gran prestigio al que denominan comercialmente 'Ironman World Championship'.

"Como en todos los deportes aquí prima el enfoque masculino, aunque sólo me parece machista el nombre. Hombres y mujeres hacemos la misma distancia y salimos a la vez", argumenta la atleta. Lucía se clasificó para competir después de haber participado, en 2016, en Austria, Lanzarote y Texas, y de haber logrado la marca que la clasificaba para la cita más deseada por quienes aspiran a estar presentes en lo más alto en esta disciplina deportiva.

Para Lucía aquello fue el cumplimiento de un sueño esperado mucho tiempo y que alcanzaba por primera vez en su vida. "Salimos a las seis de la mañana y terminé de correr a las cuatro y media de la tarde": ¡Diez horas y media, sin descanso, de actividad física extrema!: casi nada.

"Acaba convirtiéndose en algo parecido a una droga. Generas muchas endorfinas y se te acaba desarrollando una fuerte dependencia respecto a la actividad física", reconoce Lucía cuando se refiere al lugar que ocupa el triatlón en su vida.

"Desde pequeña he practicado todo tipo de deportes: gimnasia rítmica, halterofilia, salto de pértiga¿ El deporte me ha enseñado lo importante que resulta aprender a sacrificarse y entrenar la fuerza de voluntad". Esta ripense de adopción demuestra que además del físico, dispone de un gran espíritu de superación: "Para ser ironwoman tienes que ser perseverante, no tirar nunca la toalla y, sobre todo, tener la cabeza fría para no derrumbarte en los momentos duros", razona.

Cada día entrena entre dos y cuatro horas que dedica a practicar las disciplinas que agrupa el triatlón: natación, ciclismo y carrera de fondo.

"Cuando estoy preparando una competición puedo llegar a entrenar cuatro o cinco horas al día". Y Rivas le facilita el espacio y las condiciones idóneas para practicar su deporte favorito: "Esta ciudad mejor preparada para el deporte que conozco. Tiene mucha calidad en sus instalaciones (aunque hay algunas que deberían modernizarse).

Nadamos en las piscinas de los polideportivos, corremos en el Cerro del Telégrafo y para hacer bici aprovechamos las carreteras secundarias que suelen ser más seguras", explica. 3.300

DORSALES

En Hawai, en el 'Ironman' 2016, se reunieron cerca de 800 mujeres y 2.500 hombres con las mejores marcas del año: la crême de la crême del triatlón mundial. Aunque no todo fue sudar la camiseta.

"Es un lugar mágico al que me encantaría volver. Vimos volcanes en activo, tortugas gigantes y nadamos con delfines", relata al tiempo que pone los dientes largos a quien la escucha. Para asistir a este campeonato, además de lograr la marca exigida, Lucía tuvo que financiarse el viaje: "Otros se van de vacaciones a Thailandia o a Camboya. Aunque es un desembolso importante vale la pena. La gente que fuimos juntamos el ocio con nuestro hobby", argumenta.

FAMILIA DIABLILLOS

Cuando habla de su club, de los Diablillos de Rivas, del colectivo de deportistas ripenses que más premios nacionales e internacionales ha logrado, a Lucía se le ilumina la cara. "Se ha convertido en mi familia, en una gran familia a la que eliges pertenecer. Nos queremos mucho y siempre hay muy buen rollo. He estado en otros clubes y en ninguno he sentido el grado de compañerismo que se da en Rivas", subraya la triatleta.

La fortaleza de su unión se justifica en los sentimientos que comparten, en la cantidad de momentos duros y buenos que pasan juntos y juntas, y en la capacidad del equipo técnico de saber sacar lo mejor de cada deportista.

"Somos gente de diferentes edades (de 15 a 45 años) con diferentes capacidades y en niveles distintos, pero todo el mundo te echa una mano. ¡Es una gozada!", concluye poseída por el afectado inflamado a un club que tiene por logotipo una llama que, según parece, nunca se apaga.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día nº 171 noviembre 2017 PDF
Portada Rivas al Día nº 171 noviembre 2017
RIVAS CULTURAL
Rivas Cultural nº 100 noviembre 2017
Portada Rivas Cultural nº 100 noviembre 2017
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos