logo
buscar
0º 18º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Pepe Viyuela, el payaso militante
De joven quiso ser frasile. Luego estudió Filosofía. Hoy es actor, poeta y, ante todo, un clown comprometido. Entrevista publicada en 'Rivas al Día' de febrero de 2009.
1 de febrero de 2009
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

Entrevista: Nacho Abad Andújar (publicada en 'Rivas al Día' de febrero de 2009)

La Escuela del Humor y la Risa de Rivas, una de las primeras creadas en España, lleva el nombre de un cómico, actor y poeta conocido por sus apariciones en cine ('Mortadelo y Filemón') y televisión (la serie 'Aída'). Pero Pepe Viyuela (Logroño, 1963) es, ante todo, un clown comprometido, que se larga cuando puede a Palestina, Irak o Kosovo con la ONG Payasos sin Fronteras -fue su presidente durante dos años- para acercar la risa donde otros ponen el horror. Viyuela es, además, escritor de versos. Su poemario 'Y amarte sin saber', del que dio cuenta hace unos meses en nuestra localidad, ganó el Premio de Poesía Margarita Hierro.

Entre toma y toma de la serie 'Aída', que le mantendrá en plató televisivo hasta mayo, Pepe Viyuela responde a las preguntas y se reafirma en su condición de clown. Cuenta que en primavera prevé editar su cuarto libro de poesía, 'La luz de la memoria', "un canto a la muerte de mi padre, un encuentro con el dolor más profundo, con el desarraigo que provoca la desaparición de lo que te ha dado origen". Y ya en septiembre, previa tanda de ensayos, sale a escena en el Teatro Marquina de Madrid para representar 'El pisito', bajo la dirección de Pedro Olea, y con Asunción Balaguer en el reparto.

De joven quiso ser fraile, luego estudió Filosofía y, finalmente, cómico. ¿Hay alguna relación en esta deriva biográfica?

En la vida todo tiene relación. Los eslabones se van enlazando paso a paso. Visto con perspectiva, quizá parezcan incongruencias, pero cuando pensaba en ser fraile pensaba en las misiones, en la implicación social. La Filosofía presupone un interés por conocer y saber. Lo de cómico es un salto al vacío, pero muy relacionado con lo que pretendía de niño. Cuando me preguntaban en mi infancia más lejana, yo respondía que quería ser payaso. Y ese anhelo de humor tiene que ver con el deseo de comunicar y despertar, en la medida de lo posible, sonrisas. En el fondo, todo es una cuestión de estar comunicado y hacer felices a los demás.

¿Carecer de humor es carecer de humildad?

Quien carece de humor está muy cerrado. Tiene un gran problema de flexibilidad. Sin humor, te haces más daño a ti mismo y haces bastante daño a los que te rodean. Carecer de humor es una desgracia como otra cualquiera.

¿Y es una evidencia de que la grandeza humana existe?

El humor es una forma de inteligencia, una forma de mirar el mundo que nos permite jugar con él y superar las desgracias y enfrentarnos a ellas con ese sexto sentido. El humor nos diferencia del resto de los animales.

¿Y cómo anda este país de humoristas?

Hay un humorista casi por cada ciudadano. Todos tenemos la necesidad del humor. Y en los momentos más difíciles, tanto desde el punto de vista individual como social, florece con mayor fuerza porque lo necesitamos para sobrevivir. Sin él nos moriríamos. Es el aire fresco que nos permite enfrentarnos a las crisis de otro modo. Una de las etapas más florecientes del humor fue la época negra del franquismo. Cuanta más censura y persecución, más se necesitaba del ingenio para sobrellevar los males de la dictadura. Y en este momento actual de crisis, el humor es una balsa que nos permite flotar.

Y con Payasos sin Fronteras, ONG de la que fue presidente, ha hecho reír al público de Palestina, Bagdad o Kosovo. Lo que sucede ahora con Palestina, le toca especialmente.

Entristece muchísimo. Es una constatación más de que el ser humano se emperra y encela en utilizar la violencia y la falta de sentido común para solucionar los conflictos. La historia de la humanidad está basada en conflictos mal resueltos. Y, una vez más, nos damos de bruces contra la humanidad más brutal y salvaje. Me cuesta mucho encontrar puntos de humor en estas situaciones.

Y usted insiste en que la comedia desarrollada desde Payasos sin Fronteras no es una comedia narcótica, que invita a olvidar las injusticias, sino todo lo contrario.

Tenemos que ser muy conscientes del mundo en que vivimos, de nuestra condición humana, de lo crudos que podemos llegar a ser. El humor debe permitirnos reírnos de eso, dar un paso más allá y superarlo. No reírnos de lo crueles que somos, pero sí ser conscientes de ello. Como Payasos sin Fronteras no podemos llegar a un sitio y decir: 'Olvídese del mal que vive o de la violencia que sufre'.

Es imposible.

Es imposible cuando la gente navega en situaciones cotidianas de horror y crueldad. El payaso que llega a ese tipo de situaciones muestra otra realidad, otra dimensión del ser humano. Mostramos que podemos empuñar un fusil, matar, soltar un misil y hacer desaparecer a miles de personas, pero ese payaso también es capaz, con un elemento tan sencillo como una nariz roja o un traje, de descubrir la parte poética y constructiva del ser humano. Somos capaces de lo peor, como ha demostrado el estado de Israel en Palestina, pero también de lo mejor, y eso lo muestran los payasos. Me siento un payaso militante. No creo que vayamos a cambiar el mundo, como nada lo cambia, pero lo que se pueda hacer, hay que hacerlo.

Le gusta definirse como payaso. Dice que cuando no hace de clown padece síndrome de abstinencia.

Está comprobado. Este trabajo tiene un componente vocacional importante. Cuando llevas mucho tiempo siendo profesional, en el sentido más frío de la palabra, echas de menos el aspecto vocacional. Y ése es el que me devuelve el payaso, y especialmente el de Payasos sin Fronteras, que no tiene ninguna recompensa material, pero sí espiritual.

La de Rivas, ¿es la primera Escuela del Humor y la Risa que se estrena con su nombre?

Me sorprendió mucho. Es la primera vez que me ocurre. Inmediatamente se te viene a la cabeza que te estás haciendo mayor. Si empiezan a utilizar tu nombre quizá es que la trayectoria pesa más de lo que se espera queda por venir. Pero también te hace sentirte muy orgulloso y afortunado de que le hayan puesto tu nombre a una escuela de humor y no a una escuela militar.

¿Faltan espacios docentes donde aprender las técnicas del humor?

Falta todo lo relacionado con la divulgación de la espiritualidad más poética del ser humano. Faltan escuelas de poesía, de artistas, escuelas donde se prime menos el valor material de las cosas y se busque el enriquecimiento interno. Quizá la de Rivas sea la primera escuela de risa que se abre en todo el país. Espero que cunda el ejemplo y se extienda la epidemia. 

¿Dónde acaba el viaje de Pepe Viyuela?

Uno siempre tiene un ansia de inmortalidad y supongo que el tema de la escritura va por ahí, por el hecho de dejar cosas escritas. Me apasiona encontrarme con escritos de mis antepasados, aunque fueran cuatro o cinco líneas. Es como recuperarlos, como si no hubieran desaparecido del todo y te hablaran desde algún sitio. La escritura tiene un componente de búsqueda. Tal vez haya una prórroga después de mi muerte a través de mis libros.

¿Cómo es la poesía de Pepe Viyuela?

Intimista y sincera, que pretende responder a cuestiones que incluso después de escribir los versos no quedan respondidas. Es una forma de llenar mi vida con una actividad que me gusta mucho.

Sus primeros números de cómico eran sin palabras, sólo con objetos. Ahora llena páginas con las palabras para componer poemarios.

Existe cierta complementación entre el trabajo del clown, que carece de palabra, y la búsqueda a través de la escritura del sentido de algunas incertidumbres que siguen sin tenerlo después de haber escrito muchas páginas.

¿Aguantará 'Aída' sin Aída?

Todos nos preguntamos cuánto aguantará la serie, pero incluso con su presencia. Consideramos que el equipo es suficientemente sólido como para seguir hacia delante. Está claro que la vamos a echar de menos, y el público también. Pero la serie es un proyecto muy solvente y, a pesar de esa baja tan sensible, el equipo sabrá agruparse y progresar.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día nº 171 noviembre 2017 PDF
Portada Rivas al Día nº 171 noviembre 2017
RIVAS CULTURAL
Rivas Cultural nº 100 noviembre 2017
Portada Rivas Cultural nº 100 noviembre 2017
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos