logo
buscar
4º 10º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Territorio: ¿puede Rivas ser un ecomuseo?
El museólogo Óscar Navajas logra un premio mundial por el proyecto de ecomuseo en el que colabora. En Rivas recupera el patrimonio bélico.
29 de diciembre de 2016
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

Reportaje: Patricia Campelo

Tal vez no haya muchos vecinos o vecinas que conozcan el término ecomuseo pero, en algunos aspectos, podrían estar viviendo en uno de ellos sin saberlo. "La ecomuseología es una filosofía, un proceso. Y un ecomuseo, el pacto entre un gobierno civil y una comunidad para generar procesos de desarrollo social, cultural y económico en un territorio".

Quien se adentra en estas definiciones, a priori abstractas, es el experto ecomuseístico Óscar Navajas (Madrid, 1976), licenciado en Humanidades, doctor en Historia y docente en el centro universitario Ramón Areces y en la Universidad de Alcalá.

"Lo importante es que el protagonismo recae en la comunidad que tiene que ser consciente de los potenciales de su territorio, trabajando al mismo nivel los partidos políticos, la administración, la ciudadanía y agentes sociales. La toma de decisiones es consensuada", añade.

Óscar puso su experiencia y conocimientos al servicio del ecomuseo de La Ponte, en el concejo asturiano de Santo Adriano, formando parte del consejo científico. El proyecto, gestionado por la población local encargada de socializar el patrimonio cultural y de transmitir valores de respeto hacia las comunidades rurales, fue distinguido el pasado 30 de septiembre en los 'Óscar' de la museología, los 'Leading Culture Destination Awards', en la categoría 'Best Soft Power Cultural District Award', que reconoce el impacto en la sociedad de las organizaciones culturales y museológicas.

Óscar fue el encargado de recoger el galardón en Londres, ante el director de la galería Tate Modern londinense y otros destacados representantes de la industria cultural.

LA CIUDAD QUE AYUDA

La forma de trabajo de los ecomuseos nació en Francia en los años 50. "Las comunidades querían recobrar su identidad y autoestima y, para ello, recurren a la recuperación de su patrimonio. Pero no querían que viniera nadie de fuera a decirles cómo hacerlo, sino decidir ellas mismas lo que consideraban mejor", informa.

Bajo esa premisa, la ecomuseología busca que la población de una determinada comunidad sea consciente "de sus problemas" y resuelva cómo desde su patrimonio "pueden paliar esas necesidades". Detrás de los conceptos teóricos que explican la lógica de los ecomuseos se sitúan los ejemplos prácticos.

Óscar narra uno paradigmático que tuvo lugar en un barrio deprimido de Washington (Estados Unidos) en los años 60: "Convivía una comunidad afroamericana con muchos conflictos como racismo, drogadicción o robos. Pero también había muchos movimientos sociales, culturales y vecinales. Un día, un profesional de la Smithsonian dijo que iba a montar un museo con la comunidad para recuperar su identidad y paliar las necesidades. La primera exposición que hicieron se llamó 'Ratas, ese vecino indeseable'. El objetivo era concienciar a la población que acciones como tirar la basura a la calle atraía a las ratas y, con ellas, las enfermedades".

La fórmula de trabajo ligada a la lógica de los museos surge de la necesidad de universalizar el acceso a la cultura. "Muchos profesionales vieron que los museos no se ajustaban a todas las realidades. Rivas es un ejemplo característico: no tenemos objetos de la Guerra Civil, pero sí trincheras o fortificaciones esparcidas por un territorio", anota.

"En los años 50, había una distancia muy grande entre los museos y la sociedad. Eran templos para una élite. Y causaba rechazo entre mucha gente que pensaba que no iba a entender lo que había dentro. Se quiso romper con esas demarcaciones, hacer museos abiertos con el patrimonio de un lugar", esclarece el docente.

TRINCHERAS PARA UN ECOMUSEO

En Rivas, el paisaje que conforman los fortines, búnkeres y trincheras de la Guerra Civil salpicadas por el Parque del Sureste constituye todo un museo histórico al aire libre. Sobre este terreno, Óscar, junto a su compañero en la asociación Espacios para la memoria, Julián González, contribuye a preservar y dar a conocer el patrimonio ripense desde hace una década.

Fruto de su labor son los campos internacionales de trabajo voluntario para restaurar las trincheras de la Batalla del Jarama, en 2007, en colaboración con el Ayuntamiento ripense. También imparten charlas, organizan visitas y publican el fruto de sus investigaciones sobre el pasado reciente.

Espacios para la memoria es una de las entidades invitadas a los actos por el 80 aniversario de los combates en el Jarama, el próximo febrero.

"Empezamos a trabajar aquí cuando detectamos que se estaba perdiendo el patrimonio de la Guerra Civil. La gente reacciona cuando hay algo fundamental que se olvida. Yo llegué a Rivas con nueve años, iba a pescar a las lagunas cuando no había nada construido, y he vivido con las trincheras sin saber lo que eran", relata.

"Poco a poco vi que eso era algo que formaba parte de la historia de mi territorio, y eso hace que tenga que adquirir una responsabilidad que a veces se delega en el voto. Debo tener las inquietudes suficientes para mirar mi territorio y ver cosas para mejorar o recuperar", explica sobre la esencia de la ecomuseología, filosofía que ha trasladado a la recuperación de estos lugares del pasado en Rivas, y para la gente ripense.

"El sentimiento de responsabilidad, autoestima y concienciación pedagógica es lo que hace un ecomuseo: hacer a la gente sentirse pertinente de su territorio y patrimonio", concluye.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' diciembre 2019 nº 194 PDF
Portada 'Rivas al Día' diciembre 2019 nº 194
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' diciembre 2019 nº 124 PDF
Portada 'Rivas Cultural' diciembre 2019 nº 124
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos