logo
buscar
6º 14º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Los Secretos: 36 años en los escenarios
36 años sobre el escenario y 150 actuaciones en el último año. El mítico grupo llega a Rivas el viernes 13 con una mirada hacia sus temas más populares.
3 de mayo de 2016
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

LOS SECRETOS, CELTAS CORTOS, DANZA INVISIBLE Y THE REFRESCOS:

VIERNES 13 DE MAYO. 20.00. Anticipada: 13 euros / Día del concierto: 16 euros. Venta: entradas.rivasciudad.es, taquilla auditorio Pilar Bardem (jueves y viernes, de 19.00 a 21.00, y días con función desde una hora antes del inicio de la mism) y taquilla del auditorio Miguel Ríos sólo el viernes 13 desde las 17.00.

*****

Entrevista: José L. Corretjé

Álvaro Urquijo es una leyenda viva de la música española de las últimas décadas. Escuchar las respuestas de este madrileño nacido en 1962 remite a una sensación similar a la de asistir a una clase magistral. Los Secretos se han ganado a pulso, en los 36 años que llevan en la carretera, el cariño del público y el respeto de la profesión.

Cada uno de sus conciertos es diferente y eso hace que quienes les siguen hayan asistido a muchos sin que nunca puedan decir que se repitan. A Rivas vendrán, el 13 de mayo, junto a Celtas Cortos, Danza Invisible y The Refrescos. Uno de los cuatro conciertos de las fiestas locales 2016.

Pese a que su música muestra una clara influencia anglosajona, sobre todo en la última etapa, nunca les ha dado por cantar en inglés ¿Por qué?

Yo controlo la lengua inglesa pero no lo suficiente para manejar, como en español, figuras literarias, imágenes y giros que son necesarios para escribir una canción. Tú compones en el idioma que conoces. Uno tiene que cantar en el idioma que piensa o que siente. No es una cuestión radical porque yo participé en un disco, hecho en España, de homenaje a Tom Petty y canté la canción en inglés. Nuestro último disco era de versiones de grandes canciones de autores anglosajones, y trabajamos mucho para desentrañar la complejidad de las canciones hechas en ese idioma.

¿Qué le parece que un buen número de las nuevas bandas españolas hayan decidido cantar sus canciones en ese idioma?

Gente que cante en inglés con nombres ingleses hay gente por ahí fuera muy buena. Con todo mi cariño. Si lo que pretendes al cantar en inglés es la globalización de tu música lo entiendo. Lo que hacen estos grupos noveles, indies o como quieran etiquetarse lo respeto, pero no lo comparto en absoluto.

¿Ha cambiado mucho, desde los 80 la forma de hacer música en España?

En los ochenta, los jóvenes como yo nos enfrentábamos con un vacío musical importante en España. No teníamos aquí una referencia, en los setenta, ni lejana de unos Pink Floyd, Police, Bruce Springsteen, Jackson Browne, etc. Todos los que salimos en esa época éramos pocos y creo que teníamos mucho mérito. En ese punto, primaba la efusividad, la originalidad y no la calidad, porque todos éramos bastante flojos e inexpertos. Pero había una avidez por recuperar los espacios de libertad y de creación que se nos habían quitado durante el franquismo. Ahora es un panorama muy diferente. La globalización impide que haya corrientes y que todo sea muy ecléctico. Muchas de las bandas que salimos en los 80, en este tiempo no hubiéramos existido.

¿Acaso es ahora más sencillo dedicarse a la música?

Sí, sin duda. Cuando empezamos, pasar de la nada al estado de máxima ignorancia fue un salto que nos costó muchísimo. Tuvimos que luchar contra la oposición de nuestras familias y del entorno. También era más caro que ahora hacerse con un equipo en condiciones. Los dos primeros años de mi carrera me gasté todo lo que ganaba en un amplificador, una guitarra, etc. Ahora esta lucha es mucho más sencilla. Cualquier chavalín se va a una tienda con su papá y le pide que le compre una guitarra que hoy en día son mucho más asequibles. En la actualidad se dispone de muchos medios y tecnología que permiten que, con poco talento parezca que eres un músico. En nuestro caso, sin embargo, salir adelante fue una carrera de pruebas.

También entonces había más descaro y surgían bandas que se abrían paso sin saber casi tocar los instrumentos y que conseguían, gracias a una canción pegadiza, colocar su tema entre los más vendidos. Ahora te encuentras a gente más preparada. ¿Cree que se pierde la frescura con el oficio, con la profesionalidad?

Depende de cómo se plantee cada uno su carrera. Hay gente que empieza haciendo éxitos juveniles y de mayores terminan haciendo boleros. No es el caso de Los Secretos. Hemos tratado de mantener una identidad musical que ha ido cambiando pero que, en un porcentaje muy grande sigue siendo la misma. En nuestro primer disco ya había guitarras de doce cuerdas y una versión de Neil Young. Otra cosa es que nuestro primer éxito fuera déjame o que tuviéramos las voces más aniñadas. Y habíamos trabajado duro. Llevábamos ensayando tres años seguidos, como unos... posesos, antes de triunfar. Desde luego que la experiencia, en el caso de Los Secretos, no nos ha hecho perder la espontaneidad. El trabajo nos ha dado tal confianza sobre cómo hacer lo que queremos hacer, que resulta más sencillo aportar expresión y emotividad. Cuánto más sabes, mejor te sientes. Yo cada vez que me subo a un escenario pienso que es el último concierto de mi vida y me quiero comer el mundo. Me da lo mismo que sea un concierto para trescientas personas en una salita pequeña, que un macroconcierto.

¿Qué es lo que les llevó en los inicios, a lanzarse a la arena musical?

Después de darle mil vueltas he llegado a la conclusión de que mi padre tuvo mucho que ver con nuestra carrera musical. Y eso que al principio le ocultamos todo por miedo a su reacción: no le dijimos que habíamos grabado una maqueta, ni que teníamos firmado un contrato discográfico. Y sin embargo, mi primer recuerdo infantil es verme escuchando música en casa porque mi padre era un melómano. En aquella época mi padre viajaba mucho y traía música de todo tipo: jazz, rock, clásica, etc. Y desde que éramos pequeños se empeñó en que escucháramos música. Además, teníamos un equipo estéreo bueno. En resumen, antes que músicos fuimos amantes de la música.

¿Y ahora?

Te podría decir que la poesía de la música, o el romanticismo de esta profesión, pero te voy a ser sincero. Esto es una forma de vida. Y no sólo porque con el dinero que gane pueda pagar mis facturas y mis impuestos. Tuve que estar en el dique seco cuatro meses por una enfermedad y se me caían las paredes encima. Desde los dieciséis años estoy acostumbrado a dar conciertos y estar permanentemente de gira. Mis ciclos vitales se ordenan en torno a componer y tocar en directo. Además, siempre toca reinventarte porque el aburrimiento termina comiéndose a un grupo. Por eso, Los Secretos tenemos cinco formatos diferentes de actuaciones que conllevan interpretaciones distintas de las mismas canciones. Nos subimos al escenario con quintetos y tercetos acústicos con piano de cola; el formato eléctrico; shows para teatros. Y hasta tenemos el formato más grande que es una formación eléctrica, con acústico y con sinfónica. Todo eso nos lo hemos inventado en los últimos 15 años para no caer en el 'secretismo de Los Secretos'. El mismo público te ha podido ver 20 veces en directo y siempre se lo pasa bien, pero porque cada vez haces diferentes versiones o distintas canciones. Hemos tratado de buscar el equilibrio entre nuestras posibilidades y nuestras carencias. Nos hemos tenido que sobreponer, en el seno del grupo, a la muerte de tres grandes compositores y cantantes como fueron Canito, Pedro y Enrique.

Los Secretos actúan en Rivas junto a otros grupos míticos del mejor pasado musical español. ¿Por qué la gente tiene la necesidad de volver a las canciones del pasado?

La gente no va a ver grupos en un concierto sino a escuchar canciones. Yo te reto a que me digas los títulos de 30 canciones escritas en el siglo XXI. La gente vuelve al pasado porque, en mi opinión ha habido una pequeña fractura. Y eso ha sucedido porque se dejaron de hacer canciones cuando llegó el postureo. Grupos que se ponían el acento en el look, lo bien que cantan en inglés o el último escándalo en el que han estado implicados, en vez de poner sus energías en crear buenas canciones. Ese es el problema de la mayoría de las bandas de hoy en día. Nosotros, Los Secretos, tendremos un montón de defectos pero si algo teníamos claro desde un principio es que las canciones tenían que ser buenas. Y no una, sino el mayor número posible de cada disco. No creo que vaya a haber en este país, en los próximos 50 años, un Antonio Vega, un Enrique Urquijo o un Manolo Tena, entre otras cosas porque la gente no pasa el tiempo necesario delante de una guitarra para sacar una canción bonita.

La honestidad a la hora de crear cuando te subes sobre un escenario es una seña de identidad de grupos como Los Secretos, que llevan décadas haciendo música en este país. ¿En qué consiste? ¿Es tan importante?

El amor por una profesión, la autoexigencia es algo noble y bueno. Pero yo le daría la vuelta a tu pregunta. Si Los Secretos estáis todavía aquí con las canciones conocidas que hicisteis, ¿por qué no hay más grupos de los 80 que continúen actuando? El secreto de Los Secretos, insisto, es que nos dedicamos a hacer c-a-n-c-i-o-n-e-s, no postureo. Nosotros lo hemos hecho normal. ¿Y el resto? Esa es otra pregunta.

"Sobre un vidrio mojado escribí tu nombre sin darme cuenta". "Déjame, en serio te lo digo. Es mejor que sigas tu camino que yo el mío seguiré¿" Citamos versos de canciones suyas que podrían recitar ahora millones de personas de este país. ¿No sienten el peso de la responsabilidad por haber creado himnos de una generación?

Es orgullo. Es muy difícil mantener una carrera llena de éxitos. Eso lo saben Joaquín Sabina, Alejandro Sanz y los grandes. Nosotros hemos intentado mantener una línea de calidad y no ha sido nada fácil. Ahora, toca un tiempo en el que nuestras canciones no suenan en la radio ni en la tele y la única forma que tenemos de que se conozcan es tocarlas en los conciertos.

¿Qué promesas se pueden hacer a los que se acerquen al Miguel Ríos a ver el concierto?

Actuaremos con el formato eléctrico, el que llevamos a los grandes festivales. Somos un grupo que le ponemos muchas ganas en los concierto porque se convierte, cada uno, en el más importante de nuestra carrera.. Antes de julio habremos hecho (si contamos los del años pasado) 150 conciertos. Y eso nos hace aprender de cada experiencia y ser mejores. Escucharán las canciones más conocidas: 'Bulevar de los sueños rotos', que compuse con Sabina; 'Sobre un vidrio mojado' que nació hace 40 años; junto con las versiones de temazos de otra gente, que llevábamos en el último disco. La gente se lo va a pasar en grande.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día octubre 2019 nº 192 PDF
Portada de 'Rivas al Día' de octubre de 2019.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' de octubre de 2019, nº 122
Portada Rivas Cultural octubre 2019 nº 122 IMAGEN
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos