logo
buscar
17º 34º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
RivasTV
 
Paula Godino: triatleta campeona de España
Paula García Godino, del club Diablillos de Rivas, gana su tercer campeonato estatal: esta vez en duatlón. Compite en triatlón tras correr en atletismo.
3 de mayo de 2016
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

Texto: Nacho Abad Andújar

Dice la última campeona de España de duatlón que duerme peor la noche anterior a la carrera que la posterior. "La previa te despiertas 200 veces. Estás intranquila. La siguiente descansas a pierna suelta". Paula García Godino, madrileña nacida en 1984 e integrante del club Diablillos de Rivas, ha ganado en abril su tercer título estatal: el campeonato de duatlón (carrera a pie y bicicleta), celebrado en Cerdanyola del Vallés (Barcelona).

En 2015 se hizo con el de acuatlón (carrera a pie y natación). En 2014, con el de triatlón (agua, pedaleo y carrera a pie). Los tres, en distancia sprint, la mitad de recorrido respecto a la modalidad olímpica. En abril ha quedado quinta en el Europeo de duatlón, celebrado en Kalkar (Alemania). Y se ha clasificado para su segundo mundial, que se disputa en Avilés en junio. En el primero, fue 15ª, en Pontevedra (2014).

Esta temporada también ha contribuido a que su entidad gane la primera Liga Nacional de Clubes de Duatlón que se organiza en España, donde Diablillos ha bordado un doblete al ganar en masculino y femenino [en triatlón ha sido campeón del 2012 al 2015].

Tan notable palmarés lo ha esculpido en apenas cuatro temporadas. Porque antes de hacerse triatleta en 2011, García Godino practicaba atletismo. Viene del 1.500 y del cross. En esta última modalidad se coronó campeona de Madrid absoluta con 20 años.

Esta funcionaria, que vive en el Ensanche de Vallecas pero ya tiene firmado los papeles para venirse en 2017 al barrio de La Luna, es diablilla desde 2011. Su primer club fue el ISM Segovia, cuyo dorsal portó en 2010, año en que se compró una bicicleta: "Entonces arrastraba muchas lesiones del atletismo que me obligaban a hacer rehabilitación en piscina. También salía por Ávila con un grupo de amigos a pedalear. Y decidimos correr nuestro primer triatlón en 2011".

Fue en la madrileña Casa de Campo. Carrera popular, pero con atletas federadas. Y pagó su inexperiencia: "Gané, aunque me descalificaron por ir a rueda de un chico. Yo, entonces, ni sabía lo que era ir a rueda. Y eso no está permitido. Me llevé el disgusto del siglo. Pero me dije: voy a correr otro y lo voy a ganar". Dicho y hecho. Se presentó a un duatlón en la provincia de Toledo y cortó primera la cinta. ¿El premio? Un jamón.

Sus cualidades volvieron a revelarse excepcionales en el Campeonato de España de 2011 en grupos de edad (un peldaño por debajo de la competición élite). Con el dorsal del equipo segoviano se impuso a sus rivales. Su triunfo no pasó desapercibido: los ojeadores de Diablillos se fijaron en ella y le ofrecieron cambiar de club. "Acepté. Viviendo en Vallecas, Rivas me pilla al lado".

EN FRANCIA

Cuatro temporadas después, el talento de esta licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos traspasa fronteras: el club CRV de Lyon también ha contratado sus servicios para competir en pruebas francesas. Al país galo viaja cuatro o cinco veces al año. "Estoy viviendo el mejor momento de mi vida deportiva", se sincera.

Se define como una corredora "trabajadora, entusiasta y constante". "Soy bastante competitiva", reconoce. "Para mí es muy importante luchar siempre hasta el final. Ese tesón no lo tiene todo el mundo". Prefiere el triatlón al duatlón: "Son tres deportes en uno". Aunque su punto fuerte es la modalidad que combina carrera a pie y bicicleta.

"Como nado algo peor que el resto, en triatlón o acuatlón suelo salir del agua retrasada respecto al grupo de cabeza y tengo que remontar en el sector bici. Eso me desgasta. Cuando toca la carrera a pie [último sector], que es mi fuerte [recuerden su pasado en 1.500 y cross], llego fundida, pero recupero posiciones", explica. Y prefiere la distancia sprint [más breve] a la olímpica, aunque dicen se le da mejor esta última.

¿Lo más duro de ser triatleta? "El tiempo, que no te da para más. No tengo un turno fijo laboral, por lo que los entrenos se adaptan a mi horario de trabajo". A veces se ejercita un rato por la mañana temprano, trabaja luego y vuelta al ejercicio por la noche. La semana que se realiza la entrevista, por ejemplo, corre por Rivas con sus compañeros de club a las 20.00, gimnasio a las 21.00 y natación a las 22.00.

"Salgo de la piscina a las 23.30. Llego a casa, ceno a las 23.45, duermo y al trabajo por la mañana". Parece duro. Pero ella, que no entiende la vida sin el deporte, es feliz así. Sus piernas y su cabeza ya enfilan el Mundial de Avilés.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 166, mayo 2017
Portada 'Rivas al Día' mayo 2017
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 95, mayo 2017
Portada 'Rivas Cultural' mayo 2017
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos