logo
buscar
3º 17º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
RivasTV
 
Otras formas de educar y de aprender
Se cumplen cinco años de las actuaciones educativas de éxito del proyecto Includ-ed: 14 centros de Rivas aplican novedosas formas de desarrollo.
29 de febrero de 2016
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Texto: Patricia Campelo 

Comenzó hace cinco años y hoy las cifras hablan por sí solas: cuatro escuelas infantiles, tres colegios, los cinco institutos públicos, la Ciudad Educativa municipal Hipatia y el centro de educación especial Mª Isabel Zulueta aplican ya las denominadas Actuaciones Educativas de Éxito (AEE) en el marco del proyecto europeo Includ-ed.

Además, la escuela Grimm y el colegio Mario Benedetti se han transformado en Comunidad de Aprendizaje, es decir: que desarrollan todas las actividades que propone esta iniciativa. Y, ¿qué significa todo esto? Pilar Serrano es la coordinadora de Includ-ed en Rivas, y lo explica así: "La inclusión de todo el alumnado, la participación de la comunidad educativa en el proceso de aprendizaje de niños y niñas y, por supuesto, la mejora de resultados en los aprendizajes instrumentales, en el desarrollo en valores y en la convivencia en el centro y en el entorno".

Para ello, los centros participantes se sirven de diferentes estrategias y de personal voluntario para dinamizar las actividades. Las Actuaciones Educativas de Éxito se desarrollan a través de los Grupos Interactivos: una forma de organizar el aula con grupos formados por alumnado heterogéneo que se ayuda de forma mutua; Lecturas Dialógicas: para que niños y niñas lean en espacios y con personas diferentes y formación de familiares.

Las Lecturas, además, engloban las denominadas Tertulias Literarias Dialógicas, espacios para reflexionar y compartir lecturas de la literatura clásica. Este tipo de actividades, de carácter "universal" y "transferible", se basan en "evidencias científicas", y "reducen el fracaso escolar en cualquier contexto", según explica la coordinadora del proyecto. Estudiantes en prácticas, miembros de la comunidad escolar y, sobre todo, las familias, participan como personal voluntario del Includ-ed en los diferentes centros. Y al igual que el profesorado, reciben una sesión formativa de unas dos horas.

"Se les explica este proyecto de investigación, las actuaciones educativas de éxito que de él se derivan y más explícitamente una de ellas, los Grupos Interactivos", aclara Pilar. En las siguientes sesiones, se explican otras actuaciones y se presentan los siete principios del denominado Aprendizaje Dialógico, basado en la comunicación y en la interacción con otras personas.

El Ayuntamiento de Rivas firmó en noviembre de 2010 un convenio de colaboración con la Universidad de Barcelona para la implementación de Includ-ed. Actualmente, el Consistorio lo ofrece a escuelas, colegios e institutos a través del Programa de Apoyo Municipal a los Centros Educativos (PAMCE), y se promueve desde la Comisión de Seguimiento de las Actuaciones Educativas de Éxito, vinculada al Consejo municipal de Educación.

El proyecto surge de una investigación de cinco años financiada por el VI Programa Marco de la Unión Europea que ha contado con la participación de 14 países

APRENDER ENTRE IGUALES

El éxito de las actuaciones educativas radica en la mejora del desarrollo personal, del aprendizaje y de la convivencia. "Cuando la comunicación es entre iguales, el aprendizaje es mayor", advierte Mar Mora, una de las madres voluntarias de este proyecto en Rivas.

Precisamente, las interacciones y la participación de la comunidad son los dos factores clave para la educación en la sociedad actual, según defiende la teoría en la que se basa Includ-ed, proyecto que persigue "identificar las estrategias educativas que contribuyan a superar las desigualdades y a promover la cohesión social".

Para ello, esta investigación europea se sirve de la 'Metodología comunicativa crítica', incluida en el libro de mismo nombre firmado por Jesús Gómez, Antonio Latorre, Montse Sánchez y Ramón Flecha (El Roure, 2007), que defiende el diálogo como elemento transformador de la sociedad.

Por todo, la coordinadora de Includ-ed en Rivas invita a las y los ripenses a ser partícipes de este proceso: "Es un privilegio poder formar parte activa de la educación y ser partícipe de un sueño, como es mejorar la educación y el futuro de nuestros jóvenes. Tiene su recompensa", defiende Pilar. ·

Contacto Includ-ed en Rivas:

Concejalía de Educación. Avenida Parque de Asturias. Mail: actuacioneseducativasexito@rivasciudad.es

Tlf.: 91 660 27 10 / 91 281 73 97

Personas que practicas Actuaciones Educativas de Éxito en Rivas

La fiesta de los sueños

Ángel Jiménez es voluntario en el Mario Benedetti, Comunidad de Aprendizaje que ahora 'sueña' el colegio que desea seguir construyendo.

Ángel Jiménez buscaba colegio para su sobrina, que llegó a Rivas desde Italia hace cuatros años. Mientras exploraba, conoció el Mario Benedetti, el curso en que este centro practicaba el proyecto Includ-ed por segunda vez. Descubrió así las diferentes actuaciones educativas, y se unió. "Estaba en paro y tenía las mañanas libres, así que empecé de voluntario", cuenta. Al cabo de un año, Ángel empezó a detectar los resultados. "Me pareció genial ver la evolución de los niños a todos los niveles y todo lo que aprendí", se sincera. Así que decidió seguir, y ya va por el cuarto curso, en el que se ha estrenado como coordinador de voluntariado. "Hemos pasado de 19 el año pasado a 90 este año, y cinco coordinadores", anota orgulloso sobre este incremento.

El colegio Mario Benedetti es, desde este curso, Comunidad de Aprendizaje, es decir: realizan todas las experiencias educativas de éxito que contempla Includ-ed y, ahora, toman decisiones a través de las Comisiones Mixtas: formadas por alumnado, profesorado y otras miembros de la comunidad escolar. Ángel ha sido testigo de la evolución. "Empecé con la actividad de Lecturas acompañadas, consistente en salir al pasillo con los niños de uno en uno para que lean y preguntarles después para saber si han entendido bien los textos", explica. Al año siguiente, comenzó con los Grupos Interactivos y con las Tertulias Literarias Dialógicas, donde sigue acudiendo.

"Después se amplió con las Asambleas Dialógicas, para tratar temas que les preocupan de clase o del recreo y los solucionan los propios niños. Ahí no acuden los adultos", aclara. Pero la actividad que más enorgullece a Ángel lleva el nombre de 'La buhardilla del Benedetti': enmarcada en la Biblioteca tutorizada, actividad puesta en marcha a iniciativa de las personas voluntarias del centro.

No sospechó este ripense el éxito que iba a cosechar la iniciativa, realizada por el alumnado de 6º de Primaria, fuera del horario escolar. "Llegaron hasta 40 niños a la clase de informática", recuerda. "Hicimos un taller sobre un blog. Escribían las entradas y hacían las fotos, todo". Tal grado de ahínco arrojó sus frutos el año pasado, cuando este grupo del Benedetti recibió el tercer premio de Espiral Edublogs, entidad que distingue los mejores blogs relacionados con la educación en todo el país.

"Este año la biblioteca se ha ampliado con más horarios y vamos a continuar haciendo el blog". El siguiente propósito cumplido, según explica Ángel, ha sido la incorporación de alumnado de 4º de la ESO del instituto Duque de Rivas como voluntariado de la biblioteca tutorizada. "Así los mayores pueden ayudar a los pequeños", apunta.

Además de estas actuaciones educativas, en el Benedetti se abre ahora la puerta de los "sueños". "Vamos a soñar qué colegio queremos, y pondremos en papelitos esos sueños de niños, padres, madres, voluntarios, profes y resto de la comunidad. Y después nos dividiremos en comisiones mixtas para hacer que se cumplan", relata Ángel. Al cierre de esta edición, estaba prevista la Fiesta de los sueños el próximo viernes 11 de marzo, para que todas las personas de la comunidad de aprendizaje dibujen su colegio ideal.

De regidora a periodista

Nuria Esgueva, de 12 años, ha participado en la Biblioteca Tutorizada de su colegio, donde se escribe el blog La buhardilla del Benedetti.

A sus 12 años, Nuria Esgueva intuye que cuando sea mayor querrá estudiar algo relacionado con las artes. En concreto, le gustaría ser regidora, función que desempeñó en la ópera que su colegio, el Mario Benedetti, organizó hace dos cursos. "Me gustó el trabajo y me lo pasé muy bien", reconoce.

Además de esta faceta, Nuria ha descubierto otra, fruto de las Actuaciones Educativas de Éxito que se aplican en su colegio: la de periodista digital. Ha participado en el blog La Buhardilla del Benedetti, y aunque al principio, según confiesa, se sumó a la actividad animada por su madre, después se volcó de lleno. "No quería que llegaran los lunes y miércoles porque pensaba, 'otra vez a hacer el blog'. Pero luego me fui enganchando y todos los días a todas horas quería escribir. A día de hoy sé que voy a hacer yo un blog, no lo voy a dejar", afirma contundente.

Esta actividad forma parte de la Biblioteca Tutorizada, espacio donde el alumnado también hace los deberes, acompañados del voluntariado del proyecto Includ-ed en el centro. Además, las asambleas, los grupos y las tertulias literarias son las otras tres actividades que han convertido al Benedetti en Comunidad de Aprendizaje.

Nuria explica cómo son las tertulias: "Lees un libro clásico, lo comentas y haces reflexiones. Aprendes a comentar y a escuchar a los demás". Tras varias sesiones, Nuria asegura haber aprendido "muchas cosas", por ejemplo, "a ver el punto de vista de los demás, distinto al tuyo".

En los Grupos Interactivos confeccionan, por equipos de cuatro personas, fichas de matemáticas y de lengua, "para que todo el mundo sepa hacer un problema". "Le preguntas a uno si lo entiende y no vale con responder sí o no. Luego, cuando vas al examen, te has enterado. En clase te puede dar miedo preguntar, a mí me ha pasado, y en los grupos interactivos te sueltas más porque solo son tres o cuatro personas", explica Nuria sobre estos espacios autónomos de intercambio de conocimientos y resolución de dudas.

Mientras, en las asambleas, una de las actividades preferidas de Nuria, hablan de temas que les preocupan. "Si tienes un problema, lo arreglas. Pero no sólo es para eso; también para dar la enhorabuena a la gente; o para que uno no se sienta solo; o si ves a alguien apagado y que no participa, le das fuerzas", aclara la alumna. "Se trata de poner todo en común lo que pensamos. La profe no te dice lo que tienes que hacer desde su punto de vista; nos deja y tomamos nosotros las decisiones", añade.

Atención particular a la infancia

Mar Mora es voluntaria en la escuela infantil El Arlequín, donde se promueven actuaciones educativas de éxito relacionadas con el acompañamiento a bebés.

Durante una hora cada 15 días, en la escuela infantil El Arlequín, cuatro personas voluntarias realizan cuatro actividades distintas, de diez minutos cada una, más una asamblea, con grupos de tres o cuatro niños y niñas de 0 a 3 años.

Una de estas voluntarias, y coordinadora, es Mar Mora, que ilustra con un ejemplo el tipo de actividades que realizan con bebés: "Les dimos una naranja y un limón para que los tocaran por fuera, y después les ofrecimos a ver si querían llevárselo a la boca para experimentar sabores". "Lo importante es que haya un grupo heterogéneo, con distintas capacidades, para que pueda haber interacción entre ellos y quienes saben hacer mejor una actividad se la puedan contar o mostrar al resto", explica esta informática de 42 años.

Otro ejemplo de actividad, en este caso, para niños y niñas de uno a dos años, es la de encajar piezas de diferentes colores, tamaños y formas para "fomentar el pensamiento lógico-matemático y aumentar los tiempos de atención".

En el nivel de dos a tres años, una de las acciones es la construcción de un volcán, algo que les "despierta la imaginación", "potencia el respeto hacia las normas" y les inclina a "observar, investigar y experimentar".

El equipo de profesoras se encarga de diseñar los distintos juegos, y las personas voluntarias se encargan de generar interacción para mejorar el aprendizaje. El requisito es que las madres o padres voluntarios no participen en la misma clase que su bebé. "Tienen tanto apego todavía que a veces el niño está todo el rato intentando estar con la madre o el padre y no trabaja", razona Mar. Y en este nivel, además, los tiempos de juego acompañado son flexibles: "Tienen que llevar su ritmo y hay que adaptarse más a sus tiempo; si no se pueden hacer diez minutos de actividad, no se hacen".

Mar comenzó en el proyecto con su hijo mayor en el colegio Las Cigüeñas. Decidió proponerlo a la dirección de El Arlequín, que lo adaptó durante los dos últimos meses del curso pasado. "El resultado fue tan bueno que cuando hicieron el segundo encuentro de Includ-ed de Rivas vinieron a enterarse más y quedaron tan encantadas que ha habido una verdadera revolución y todas las profesoras han luchado para que se pueda hacer el proyecto en todos los niveles, y lo hemos conseguido", remarca.

Una de las ventajas que destaca Mar sobre estas actuaciones educativas con la infancia tiene que ver con la atención particular que recibe cada niña y niño, algo que posibilita detectar, y trabajar, posibles anomalías. "Con mi hijo mayor, ya me decían en la escuela infantil que tardaba más en el desarrollo psicomotriz, sin alarmar, pero que iba por detrás. Al llegar al colegio, le ha costado agarrar el lápiz; y su psicomotricidad fina y gruesa está por debajo de la de su edad", relata.

"Una de las cosas que trabaja Includ-ed es la psicomotricidad, la pinza, aprender a agarrar. Si una persona dedica atención exclusiva a un niño que va peor, éste puede mejorar", defiende.

Mejora de la convivencia en clase

El instituto Europa desarrolla actuaciones educativas de éxito desde el curso pasado. María Martín es una de las profesoras que lo han adoptado en su aula.

María Martín Núñez, profesora interina de secundaria, comenzó a aplicar las actuaciones educativas de éxito mientras impartía clase en el instituto público Las Lagunas, hace dos cursos. El año pasado, la situación de interinidad le llevó a otro centro, el Europa, donde llegó con la propuesta de coordinar las actividades del proyecto Includ-ed, tras la decisión de la dirección del centro de poner en marcha la iniciativa.

Así, el instituto Europa arrancó el curso 2014-2015 con los grupos interactivos y las tertulias dialógicas en las clases de FP Básica, en 1º y 2º de la ESO y en 1º de bachillerato. El éxito, asegura María, radica en la concepción "transformadora de la sociedad" que tiene este programa sobre la educación. "Además, está basado en estudios y evidencias científicas que mejoran los resultados y la convivencia porque es una educación integral y trata todo, lo afectivo, lo emocional¿Y conecta la escuela con la realidad", defiende.

María, que ha detectado la evolución en las aulas, enfatiza los resultados que se logran con los grupos interactivos. "Todos hacen las actividades, por lo que eso ya es un paso. La convivencia mejora muchísimo porque los grupos son tan heterogéneos que se relacionan también con otros alumnos y alumnas con los que no se relacionan normalmente", apunta. Además, "mejora la sensación de grupo y el respeto al escuchar a los demás; y también se nota cómo aprenden los contenidos", asegura María, reconociendo al mismo tiempo que se trata de mejoras detectadas en el aula, ya que aún es pronto para medir resultados globales. "En FP Básica se está viendo cómo los chavales trabajan mucho en clase", añade.

En 1º y 4º de la ESO, así como en 1º de bachillerato, esta profesora de Valores éticos y de Filosofía ha puesto en marcha en sus clases los grupos interactivos. "Puedes hacer las actividades normales, de las que harías en clase, pero en lugar de hacerlas individuales las haces en grupo y con la ayuda de la persona voluntaria. Yo por ejemplo les pongo una imagen y tienen que ir contestando a preguntas, o tratamos las emociones", ilustra. "Conceptos que vemos en clase los trabajan en grupo, en lugar de manera individual", aclara. "Hay profesorado que aprovecha los grupos para repasar lo que ha dado y para reforzarlo para el examen", apostilla sobre esta manera de organizar el aula.

Ahora, en el instituto Europa apuestan por aumentar el voluntariado, y ampliar el horario de estudios para que las chicas y chicos puedan acudir por la tarde a hacer los deberes. "Lo hemos planteado pero aún no hemos conseguido voluntarios y voluntarias", avanza María, quien recalca y agradece la labor del voluntariado en el centro. "No podría funcionar el proyecto sin Rosa, la coordinadora de voluntariado, y sin todas las personas voluntarias que participan".

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 163, febrero 2017
Portada 'Rivas al Día' número 163, febrero 2017
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 92, febrero 2017
Portada 'Rivas Cultural' número 92, febrero 2017
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos