logo
buscar
8º 16º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Quidditch: el juego con escobas de Harry Potter
La ciudad acoge la primera Copa de España de Quidditch, el deporte que imaginó J.K. Rowling y que un grupo universitario convirtió en realidad.
28 de enero de 2016
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Imagen del torneo de Quidditch que acogió Rivas el pasado verano de 2015.

Texto: Patricia Campelo Fotografia: Luis García Craus.

Con escobas entre las piernas corren campo a través para introducir el 'quaffle', una pelota de voleibol con tres hendiduras que facilitan su transporte manual, por uno de los tres aros del equipo rival.

Quien haya leído los libros o visto las películas de Harry Potter ya sabe de qué se trata. El Quidditch es el deporte imaginado por J.K. Rowling que practican los alumnos y alumnas de la escuela de magia Hogwarts, en la popular saga de ficción. El juego saltó de las páginas de los libros a la realidad hace una década.

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Middlebury (Vermont, Estados Unidos) ideó el nuevo deporte a imagen y semejanza del que practican Harry Potter y sus amigos, sumando elementos del rugby, balonmano y balón prisionero. Así nació esta disciplina en la vida real y, a lo largo de este tiempo, la técnica se ha ido perfeccionando y la pasión por el mismo extendiéndose.

España dispone de selección, además de 16 equipos que reúnen a cerca de 300 participantes, una cifra que ha ido en aumento en el último año, y su máxima expresión llega el sábado 6 y el domingo 7 de febrero, cuando Rivas acoja la primera Copa de España de Quidditch. Hasta doce equipos de todo el país competirán en los campos de fútbol de Casagrande (sábado, de 17.00 a 22.00; domingo, de 9.00 a 15.00).

Los dos conjuntos ganadores demostrarán sus habilidades en la Copa Europea de clubs, en Gallipoli (Italia) en abril. Un nutrido grupo de jóvenes ripenses integra el equipo Lynx, de Madrid. Uno de ellos es Héctor Cabrera, de 26 años y profesor de inglés, quien además pertenece a la asociación local Nexo Educativo, organizadora del campeonato en Rivas, junto con la Asociación española de Quidditch y con ayuda de la Concejalía de Juventud.

La idea de acercar esta práctica a los ripenses se gestó en la última Semana de la Juventud. "Queríamos organizar un torneo, e invitamos a equipos de Málaga, Madrid y País Vasco", explica Héctor.

El pasado julio se celebró la competición, y sirvió de escaparate para algunos miembros de Nexo Educativo, que se animaron después a formar parte del equipo madrileño. Con esa experiencia a sus espaldas, la asociación española les propuso la organización de la Copa. Y a mediados de enero ultimaban los detalles del acontecimiento deportivo.

"Ya está previsto el alojamiento, y estamos hablando con la asociación +Volúmen para preparar un evento social la noche del viernes. Son los últimos retoques", avanza el jugador. En Estados Unidos este deporte se consolida e incluso algunas universidades becan al alumnado que lo practica.

El perfil de quien se ejercita con la escoba se sitúa en jóvenes universitarios, de entre 18 y 24 años en su mayoría. "Pero hay de todo tipo", aclara Héctor sobre uno de los deportes más inclusivos que existen, donde un equipo no puede tener en el campo de juego a más de cuatro jugadores del mismo sexo. Es la conocida como 'Regla de cuatro'.

Además, quien así lo desee, no tiene por qué identificarse con un sexo concreto. "Se admite la variedad. Si alguien no se identifica como hombre ni como mujer participa como no binario", remarca Héctor.

AROS Y PELOTAS

Sobre el terreno de juego, una pista ovalada de hierba, hombres y mujeres asumen los diferentes roles: dos cazadores, dos golpeadores, un guardián y un buscador. Cada equipo defiende tres aros por los que el rival, a través de sus cazadoras o guardianas, tratará de introducir el 'quaffle', un gesto que anota diez puntos al marcador.

Mientras, golpeadores y golpeadoras buscan eliminar adversarios arrojándoles otro tipo de balón en juego, el 'bludger'. A quien toquen, queda fuera del combate de forma momentánea: debe bajarse de su escoba, retroceder hasta los aros de su equipo, tocarlos y volver al campo. "Se crea como un juego paralelo entre la mitad del equipo intentando marcar y la otra tratando de eliminar a los jugadores del equipo contrario", apostilla Héctor.

Todo, durante los primeros 20 minutos. Pasado ese tiempo, sale al campo el árbitro o jugador neutral con la 'snitch', el tercer tipo de pelota. Se trata de un esférico de tenis que lleva colgado a su espalda con un trozo de tela y que el resto de jugadores deben intentar arrebatar. Quien así lo haga, suma 30 puntos para su equipo, y pone el broche final al partido.

"Es un deporte duro, de contacto que requiere buena forma física si quieres ser un jugador destacado, pero es para todo el mundo, hay muchos roles diferentes así que siempre habrá un puesto", resume Héctor.

Pese al reciente interés que ha rodeado al Quidditch en el último año, aún se trata de una disciplina que carece de una estructura deportiva consolidada y un reconocimiento oficial en España, una situación que acontecimientos como el que tiene lugar el próximo 6 y 7 de febrero contribuyen a revertir.

CONTENIDOS RELACIONADOS
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos