logo
buscar
3º 17º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
RivasTV
 
Mayte Martín: "Me gusta la música hiriente"
Entrevistamos a la barcelonesa, estrella del cante que actúa en el festival Rivas con Duende: auditorio Pilar Bardem, sábado 31 de octubre (20.00).
5 de octubre de 2015
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

SÁBADO 31 OCTUBRE / 20.00. Auditorio Pilar Bardem. Entradas: 12 euros. En taquilla (jueves y viernes, de 19.00 a 21.00, y días con función desde una hora antes de la misma) y en entradas.rivasciudad.es (por internet se añaden gastos de gestión).

Entrevista: José Luis Corretjé

Su voz se ha ganado a pulso el privilegio de ser considerada como una de las más reconocidas y originales de la escena musical española desde hace años. Mayte Martín (Barcelona, 1965) llega a nuestra ciudad el sábado 31 de octubre (20.00, auditorio Pilar Bardem, 12 euros) para cantar flamenco clásico en el festival Rivas con Duende.

No se parece a nadie. No se casa con nadie. Esta catalana flamenca que se dio a conocer al gran público por un disco de versiones sobre boleros inmortales en el que le acompañaba al piano el genial Tete Montoliú, mantiene en su carrera una línea de coherencia poco común en una profesión a la que acusa de "pseudoarte, vanidosa y llena de afán de protagonismo".

Intérprete polivalente, poseedora de un estilo personal y de una voz cálida y llena de belleza, Martín contesta por correo electrónico a las preguntas de 'Rivas Cultural'. A Rivas viene con Pedro Sierra, guitarrista que ha trabajado con Carmen Linares, José Mercé o Farruco.

Sus canciones rezuman intimidad y vida. ¿Qué le mueve más a componer: la pena o la alegría? Creo que las pérdidas, el desamparo, el desamor y el desengaño, siempre remueven el alma mucho más que cualquier emoción positiva. Soy una persona melancólica. Me gustan los tonos menores y la música hiriente.

Ha dicho en alguna ocasión que sólo la 'música del alma' es capaz de transportarnos a un micromundo mágico por el que merece la pena viajar. ¿Cómo la describiría? Para mí la música es algo que debe conectarte con tu verdad más profunda, con lo más íntimo de ti. Yo no la concibo como un divertimento, sino como una manifestación tan íntima que hace aflorar en quien te escucha esa misma intimidad. Desnudarme en el escenario provoca una especie de catarsis colectiva que le da sentido a todo y que nos convierte a todos en lo mismo. Yo no siento que en esa catarsis nadie se rinda ante mí. Yo lo que siento es que nos rendimos todos y todas ante algo que nos sobrepasa. Y eso nos traslada a otra dimensión, a ese micromundo al que me refiero.

¿Qué otros artistas españoles hacen, en este momento, 'música del alma'? Para hacer 'música del alma' es requisito indispensable tener alma y estar conectado con ella, que tus prioridades en la vida no tengan que ver con nada material y que, por tanto, jamás te pares a pensar si lo que haces es o no rentable. Debe existir en ti un impulso que no parta del deseo de vender discos o de encajar en las expectativas de discográficas, programadores, managers y demás gentes a quienes, en realidad, les importa poco el arte y que están empeñados en crear productos y hacer negocio. Para hacer 'música del alma' es necesario sentir que la única razón de ser del arte, es el arte en sí mismo. Hay mucha vanidad, mucho ego, mucho afán de protagonismo, de fama¿ y eso da lugar a una especie de pseudoarte, una manifestación artificial que se llama erróneamente arte, y que está desalmada y exenta de razones y de verdad. Y que, desgraciadamente, hoy en día, está de moda.

Su trabajo es muy ecléctico. ¿Prefiere experimentar y mezclar estilos que atenerse a los cánones? ¿Esta actitud le ha generado incomprensión en la escena flamenca? Yo no experimento. Cuando comparto algo con mi público es porque ya mis células están absolutamente impregnadas de ello, porque lo he escuchado y asimilado tan naturalmente que sale solo. 'Experimentar' es un verbo que no existe para mí, tiene unas connotaciones con las que no me identifico en absoluto. Yo lo que hago es llenarme el alma y el cuerpo de vivencias y de sonidos hasta que se me salen por la boca. Mezclo estilos cuando compongo porque, de forma natural e involuntaria, mis creaciones tienen los colores de todas las músicas que he asimilado; pero cuando recreo obras ajenas de un estilo concreto, soy absolutamente respetuosa con la idiosincrasia del estilo al que me enfrento y con la voluntad del creador. Es arqueología. Y la escena flamenca valora mi respeto por el clasicismo.

¿Cree que es incompatible hacer la música que le apetece componer con cantar y vivir de ella? ¿Acaso no hay mercado para este modo de concebirla, o es que la industria discográfica no está interesada en promocionarla? Es muy difícil vivir de la buena música. Es para minorías. Y lo es, porque quienes tienen en su mano ponerla al alcance de todo el mundo que son, básicamente los medios de comunicación, están al servicio de quienes tienen el poder y el dinero. Se dedican a entretener a la gente con banalidades cuidándose mucho de no remover conciencias ni provocar el análisis. Los acontecimientos deportivos ocupan las portadas de los periódicos y llenan las páginas de cultura con noticias como las operaciones estéticas o los embarazos de las famosas actrices de Hollywood o las cantantes superstars. Se confunde el arte con el ocio, con el entretenimiento. Sí. Son éxitos superventas los discos de hijos de famosos que no son ni cantantes; o los libros de gente cuyo discurso es totalmente intrascendente, simplemente porque son quienes ocupan las pantallas de televisión a todas horas del día y la noche y, por tanto, son quienes el público conoce. Estamos sufriendo una crisis mucho peor que la económica la crisis de valores, de educación y de ética. La gente tiene que descubrir las cosas interesantes a través del boca a boca, o de internet. Se ha perdido la consciencia de la importancia que tiene el arte y de cuánto incide en el crecimiento espiritual de la gente.

Ante las exigencias de las multinacionales discográficas que condicionan a los artistas, usted ha buscado otras vías como el crowdfunding o producir desde su propio sello. ¿Son éstas opciones que recomendaría para quienes se enfrentan con sus primeras aventuras musicales? La industria discográfica ya no se dedica a expandir la obra de los artistas; eso era antes, cuando todavía estaban al frente de ellas músicos capacitados para reconocer el talento musical y artístico. Ahora es al revés: alguien sin ningún criterio ni conocimiento musical está al frente de una discográfica y se dedica a captar productos facilones y manipulables con quienes hacer negocio. Por tanto, la autoproducción es lo que le recomendaría a cualquiera que tenga un discurso propio y no manipulable. A cualquiera que conciba el arte como lo que realmente es y no como un negocio. A todo el que comprenda que por tener la capacidad de remover sentimientos tiene una responsabilidad y el deber moral de ser honesto.

Libertad y honestidad son dos señas de identidad siempre presentes en su trayectoria. ¿Se puede todavía defender estos principios, en su profesión, sin chocar frontalmente con el sistema? Sin chocar con el sistema no se puede, pero eso no significa que no se pueda. Defender los principios, por desgracia, siempre te confronta con cosas, porque en el mundo no impera la honestidad. Así que tienes que estar dispuesto a pagar un precio por defenderlos y por vivir de acuerdo con ellos. En mi caso, no vivir de acuerdo a mis principios no es una opción; ni creo que sea ninguna opción para nadie que realmente los tenga.

¿Le interesa el flamenco que se hace ahora? ¿Qué nos puede recomendar de la escena actual? Me interesan pocas cosas, sinceramente. Porque soy muy esencial, y de esencial, hoy, hay bien poco. Impera el artificio y yo soy alérgica al plástico.

¿Qué repertorio pueden esperar quienes se acerquen a disfrutar de su concierto en Rivas? Interpretaré obras maestras del flamenco clásico. Adoro esta otra forma de creación que está totalmente exenta de vanidad, de ego. Poner tus capacidades al servicio de algo que otro creó. No puede haber nada más hermoso ni mayor gesto de reverencia y agradecimiento hacia quienes nos dejaron tan maravilloso legado.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 163, febrero 2017
Portada 'Rivas al Día' número 163, febrero 2017
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 92, febrero 2017
Portada 'Rivas Cultural' número 92, febrero 2017
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos