logo
buscar
18º 34º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Un trozo de Rumanía vive en Rivas
La comunidad rumana crea la asociación Nuestras Costumbres, donde participan ripenses: dan a conocer la identidad cultural de su país.
6 de abril de 2015
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

Texto: Patricia Campelo

Más de un centenar de vecinos y vecinas integran la asociación hispano rumana Nuestras Costumbres, formada en abril de 2013 con el objetivo preservar el legado cultural rumano y dotarlo de continuidad entre las siguientes generaciones. También, extender el conocimiento que sobre este país tiene el resto de la ciudadanía.

Con mucho esfuerzo y pocos recursos, este colectivo ha logrado organizar coloridos eventos de folclore rumano con los que han estrechado los 3.300 kilómetros que separan Madrid de Bucarest. El Día Nacional de Rumanía, cada 1 de diciembre, este colectivo invita a la ciudadanía a conocer los bailes, la gastronomía y la música popular del país.

Una de estas últimas citas tuvo lugar en La Casa+Grande. El pasado 8 de marzo, la comunidad rumana celebró el Día de la Madre Trabajadora, una versión de la cita que reivindica a las mujeres esa misma jornada en todo el mundo. En Rumanía, ese día mujeres y niñas portan lazos artesanales de hilo rojo y blanco. Y en Rivas, la asociación Nuestras Costumbres mantiene viva esa tradición.

"Cuando organizamos una actividad no lo hacemos solos, tenemos contacto con las asociaciones de otras ciudades", explica Stefan Supeala, presidente de la entidad y párroco de la iglesia ortodoxa rumana de Rivas, situada en la plaza de Gabriel Celaya, 3.

"Cada ciudad tiene su asociación, en algunas hay dos o tres. Hacemos intercambios con ellas porque queremos ir mejorando cada día, y muchas se formaron antes que la nuestra y tienen una vasta experiencia a sus espaldas", remacha Iasa Daniel Chirica, secretario del colectivo, a la vez que anima a la gente de Rivas a sumarse a Nuestras Costumbres. "Sólo tienen que darnos su nombre y un teléfono para que les mandemos por WhatsApp las actividades. No van a tener más responsabilidad", defiende. La entidad dispone de un local en la Casa de Asociaciones (avenida del Deporte, s/n).

Hasta la fecha, cuatro personas compatibilizan sus trabajos con las gestiones de la junta directiva de la asociación. Junto a Stefan y Daniel, figuran Stamate Stefan, tesorero que, además, da clases de baile, y Viorel Bulgaru, que vive en España desde hace 20 años.

"Nos esforzamos mucho porque todos trabajamos a parte de la actividad en la asociación. Los primeros pasos son difíciles, pero hemos empezado con mucha ilusión, por eso nuestro mensaje es que vengan a conocernos sin miedo, que se impliquen y que aquí el compromiso es mutuo, entre nosotros nos tenemos que ayudar. Todos tenemos muchas cosas pero hay que buscar tiempo para la asociación, para la vida cultural", defiende Daniel (41 años), trabajador autónomo del sector de las reformas y padre de un niño de 9 años.

La iglesia donde realizan el culto se configura además como un espacio donde recabar apoyos para Nuestras Costumbres, cuyos promotores suelen fijar sus actividades durante los fines de semana. "Vemos que la gente trabaja seis días a la semana, así que cuando hacemos una actividad tenemos que hacerla en sábado o domingo. El Ayuntamiento nos ha dejado espacios como La Casa+Grande", apunta Stefan, de 36 años, casado y padre de una niña de 12 años y de un niño de 10.

Para agilizar la colaboración institucional, el Ayuntamiento y la asociación Nuestras Costumbres firman un convenio en abril. En 2012, en Rivas vivían unos 3.650 rumanos. El desmoronamiento de la economía ha provocado la marcha de muchos de estos vecinos, tanto a su país de origen como a otros lugares en busca de empleo. "Si alguien que trabajaba aquí se queda sin empleo y tiene a toda su familia en Rumanía, se vuelve a casa. Otros se han ido a otros países", explica Stefan.

LA CRISIS

"La crisis nos afecta a todos, pero nosotros somos unos gladiadores, unos trabajadores natos, y la gente de aquí nos aprecia mucho, dejamos buen sabor de boca, cumplimos con nuestros propósitos y trabajamos honradamente", defiende Daniel, que salió de Moldavia hace 20 años, y ya ha vivido en España la mitad de su vida.

"Cuando llegué, había tres rumanos en Rivas. No conocía a nadie y me encontré muy solo. Me fui a la iglesia de Madrid, la más antigua de todas, y allí fui conociendo gente. Uno amigo me recomendó y empecé a trabajar. Primero, unos cuatro años con un español, y luego por mi cuenta", relata. "Ahora, aquí tengo mi casa, el colegio de mi hijo, lo tengo todo. Vuelvo en vacaciones, pero cuando faltas mucho de un sitio la gente cambia, los sitios no son los mismos. Añoro mi tierra pero me he ido haciendo a la idea de que me quedo aquí", confiesa.

Por ello, ahora Daniel centra sus esfuerzos en la asociación, con el objetivo de que la siguiente generación de rumanas y rumanos, ya nacidos en España, no pierdan sus raíces, sus costumbres ni sus tradiciones. "Me alegrará ver que ha quedado algo tras nosotros. La historia debe seguir. Que mi hijo pueda decir 'mi padre fue luchando, pero dejó sus ratos libres para que nosotros no perdamos esas costumbres, esa referencia", se sincera.

"Decimos a los padres que traigan a sus hijos. Les enseñamos poesía, juegos, todo lo relacionado con la cultura". Stefan, por su parte, cumplirá cuatro años en Rivas el próximo agosto. "Vine para crear una iglesia, y eso he hecho", resume. "Ha sido el último en llegar y el primero en ponerse manos a la obra para hacer la asociación", presume Daniel sobre el presidente de Nuestras Costumbres.

ALIMENTOS

Precisamente, Stefan promovió, primero desde la iglesia, y ahora desde la asociación, una iniciativa para ayudar a personas que viven en la calle. "Recogemos bocadillos o alimentos para comer en el momento y lo llevamos a Madrid, a los sitios donde hemos visto que vive esa gente", concreta. "Es para personas sin techo, que lo necesitan en el momento. Llevamos café y leche caliente. Solemos ir los sábados y domingos", detalla Stefan sobre este grupo solidario en el que participa una veintena de personas voluntarias.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' en PDF julio-agosto 2019 nº 190
Portada de la revista municipal 'Rivas al Día' de julio-agosto de 2019.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' julio-agosto 2019 nº 119
Portada de la revista municipal 'Rivas Cultural' de julio-agosto 2019, nº 119.
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos