logo
buscar
8º 15º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
RivasTV
 
Aquasalud: natación terapeútica para fortalecerse
200 personas practican en las piscinas municipales ejercicios que ayudan a combatir las lesiones o potenciar el cuerpo. Mejoras que se notan.
3 de diciembre de 2014
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Grupo de aquasalud, en la piscina municipal del Cerro, con su monitor.
Contenido incluido en la revista municipal 'Rivas al Día' de diciembre.

Reportaje: Irene Piedrabuena. Fotografía: Luis García Craus.

A Miguel Ángel de León la quimioterapia le ha dejado una neuropatía periférica que le afecta a brazos y piernas. "No tengo sensibilidad en las manos, y los pies y brazos se me agarrotan", cuenta al finalizar su clase de aquasalud en la piscina del polideportivo Cerro del Telégrafo. "La quimio acabó con un tumor que tenía en la base del cerebro. Pero pero pasó lo que pasa cuando los bomberos apagan un fuego: me dejaron arrasado", relata.

Éste es el motivo por el que Miguel Ángel acude a la pileta para entrenar su cuerpo dos veces por semana, los martes y jueves, a las 11.00. "Me siento mucho mejor. El agua beneficia a todo el mundo, pero en mi caso, que tengo que ejercitar los músculos para que no se me atrofien, me ayuda de manera particular", explica sonriente bajo un gorro azul.

"Aquasalud es más que nadar, porque en natación te haces unos cuantos largos y los ejercicios son monótonos. Aquí nos hacemos un largo pedaleando y, cuando vuelvo al otro extremo de la piscina, estoy machacado", explica quien combina estas clases con la rehabilitación. "Necesito llevar una vida normalizada para olvidarme de que soy un enfermo de neuropatía", explica rodeado de compañeros que como él disfrutan sumergidos en el agua. "A mí el agua siempre me ha gustado", añade.

"El agua es el sitio en que mejor y más relajado te puedes sentir. Para mi es un vicio venir a la piscina", asegura un participante

La sensación de ligereza y relajación al zambullirse en la piscina, y la mejoría que experimenta el alumnado de aquasalud, hacen que esta actividad cuente con 200 personas inscritas. Muchas de ellas, como Pilar Fuente y Rosa Sama, acuden por prescripción médica para combatir una lesión. "En el agua puedo realizar ejercicios que fuera no consigo hacer debido a mi problema en la espalda", asegura Pilar, que lleva dos años apuntada. "Después de las clases me encuentro muchísimo mejor", puntualiza.

A su compañera Rosa, fortalecer su espalda le reduce el número de contracturas que antes le martilleaban.El monitor de este grupo, Javier Lázaro, asegura que los resultados de esta disciplina acuática se notan enseguida. "Sobre todo porque, la gente que viene, a veces no está animada: fuera del agua no puede realizar muchos movimientos y el hecho de poder moverse aquí les sienta muy bien. Hay quienes no pueden correr o saltar, y sí en la piscina pequeña. Eso ayuda mucho a sentirse bien", explica. Y rememora el caso de una señora incapaz de coger los vasos que se encontraban en una encimera de su cocina. "Ahora puede alzar el brazo y ha dejado de subirse a un taburete", añade satisfecho.

"Después de las clases me encuentro muchísimo mejor", se sincera uno de los alumnos de aquasalud

A las clases de aquasalud puede apuntarse cualquier persona, aunque no tenga buen nivel de natación o carezca de buena condición física. Olivia Anguita es una recién incorporada. Sabía nadar apenas lo justo cuando se apuntó. "Noto mucha mejoría en la respiración, el aguante que tengo dentro del agua y la fortaleza de mis piernas. Además, fuera de la piscina me costaba hacer muchos ejercicios y los he mejorado bastante", explica. "Yo animo a mis amigas a que se apunten porque las mejoras se perciben en todo el cuerpo: en el peso y la movilidad", enumera satisfecha. "Aunque hay algún ejercicio que me cuesta realizar. Sobre todo, cuando nos ponemos las aletas", se sincera.

Juan Villarrubia, por el contrario, lleva 20 años nadando. A aquasalud llegó hace dos por un problema en la espalda: "En esta actividad realizamos muchos estiramientos que incluso nadando no haríamos. Por ejemplo, al ir con las aletas fortalecemos mucho los gemelos. Cuando hacemos el caballito, trabajamos las rodillas. Bajo el agua no sufrimos lesiones". "Yo siento un relax enorme. Además, como no podemos ir hablando durante la clase, desconecto mucho y me relajo. El agua es el sitio donde mejor te puedes sentir", explica este vecino para quien la piscina se ha convertido en una adicción. "Es un vicio. Si no vengo a la piscina, me falta algo", matiza.

La clase comienza con un calentamiento de base aeróbica para trabajar la resistencia. Después se tonifican las extremidades y la parte media del cuerpo, para terminar en la piscina pequeña haciendo ejercicios lumbares y de relajación. "Se trabaja el eje central de la musculatura, todo el tronco y las extremidades. Además tiene un beneficio psíquico porque las personas que vienen se mueven y se relacionan con la gente", cuenta Javier.

ENTRE 40 Y 50 AÑOS

El perfil de los asistentes es de mediana edad, entre los 40 y 50 años. También hay personas más jóvenes o mayores de condición física media o baja y que, sobre todo, acuden para mejorar sus lesiones. "La natación es aprender a nadar o mejorar el estilo, mientras que en aquasalud los ejercicios mejoran las circunstancias que cada persona tiene. Si tiene problemas de espalda, tratamos de paliarlos; si son cervicales, nos centrarnos en esa zona", explica. "El agua nos ayuda a trabajar sin impacto. Los ejercicios los podemos hacer en cualquier lugar, pero en el agua, al ser un medio ingrávido, no hay impacto para las articulaciones. Además, una persona que realiza aquasalud también mejora su condición física porque gana resistencia y coge base aeróbica y flexibilidad", añade Javier, el monitor.

ESTUDIANTES DE 11 COLEGIOS PRACTICAN NATACIÓN

Además de las clases de aquasalud, el Ayuntamiento imparte clases de natación a las que la ciudadanía puede apuntarse para aprender a nadar, perfeccionar su estilo o mejorar la forma física.

El Consistorio ripense también organiza un programa de natación para que el alumnado de 3º de primaria de la ciudad, y parte de 4º si quedan vacantes, practique este deporte en horario escolar. De los 14 colegios públicos, 11 se han sumado este curso a la iniciativa.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 165, abril 2017
Portada 'Rivas al Día' abril 2017
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 94, abril 2017
Portada 'Rivas Cultural' abril 2017
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos