logo
buscar
-1º 10º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Gimnasia rítmica en Rivas: diversión y exigencia
El club de gimnasia rítmica de Rivas, que reúne a 41 chicas en la modalidad de competición,  enseña en las escuelas deportivas a otras 227. Se trata de un deporte que cuenta con gran afición en la ciudad.
26 de diciembre de 2012
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar

Texto: Nacho Abad Andújar / Fotos: Jesús Pérez

La joven Patricia Benito, de 15 años, ejecuta un ejercicio sobre el tapiz. "Es una gimnasta muy limpia de pies y piernas. Se trata de movimientos con mucha intensidad. Ahora está realizando una inversión con lumbar, aguanta atrás y sube haciendo una lavadora".

Las palabras de Adriana Balboa, una de las ocho entrenadoras del club de gimnasia rítmica de Rivas, describen la actuación de su pupila, cuyo nivel le permite participar en competiciones oficiales. De hecho, Patricia, estudiante del instituto Antares y con siete años en el club, disputó en abril en su primer campeonato de España de base [un nivel por debajo del preferente]. "Quedé 86 de 186 gimnastas", explica una vez finalizado el ejercicio.

Las entrenadoras Alejandra Balboa y Ana Navas crearon en 2003 un club que nueve años después acoge a 41 jóvenes, desde prebenjamines de siete años hasta una sénior de 16. A ellas se suman las 227 niñas inscritas en sus escuelas deportivas, siete espacios formativos de iniciación a partir de cuatro años ubicados en el polideportivo municipal Cerro del Telégrafo -donde entrena el club- y en seis colegios públicos: Las Cigüeñas, Dulce Chacón, La Escuela, José Saramago, José Hierro y Hans C. Andersen.

Las primeras practican cinco horas semanales los martes y jueves. "Es poco tiempo para este deporte. Somos de los clubes que menos entrenan. Lo normal serían seis u ocho horas semanales y hasta 15 en nivel preferente", explica Alejandra Balboa, titulada nacional.

Pero ese relajamiento tiene una explicación: "Nuestra filosofía es que una niña entrene rítmica pero pueda hacer otras cosas en su vida. No queremos máquinas compitiendo. Preferimos que una gimnasta llegue a los 18 años con una buena formación y habiendo tenido vida. Las familias lo entienden porque saben que sus hijas concilian su afición deportiva con otras". Eso sí, esas cinco horas son sagradas: "No se puede faltar a los entrenamientos. También nos gusta competir y llegar lo más alto posible".

La gimnasia rítmica, como la deportiva, requiere dedicación, y en niveles profesionales, una exigencia casi inhumana. Se trata de una modalidad rigurosa y severa. No apta para cualquiera. "Para apuntarse al club [que no a las escuelas] hay que pasar una prueba de acceso. Igual que en baloncesto es preferible tener altura, aquí necesitamos partir de unas condiciones que si no se tienen puedan intuirse para trabajar sobre una base", prosigue la responsable del club, una licenciada en Derecho con estudios de Magisterio y Educación Física.

Entre esas aptitudes destaca una: la flexibilidad. Y la potencia en el salto o un buen tono muscular. En el examen de acceso, se pide a las aspirantes, por ejemplo, un spagat (abierto de piernas en el suelo), un puente (flexionarse hacia atrás) o un salto. "Así se comprobamos el nivel de cada una", concluye Alejandra.

¿Por qué engancha este deporte a tantas jóvenes? "Reúne cualidades que les encanta: música, manejo de aparatos [pelota, aros, cuerda, mazas y cinta] y una indumentaria que seduce especialmente a las más pequeñas, con esos maillot de lentejuelas y colores", sostiene la coordinadora.

A Eva Ivanova, de diez años, con tres en el club y estudiante del colegio Luyfe, le fascina la pelota. "Me parece divertida. ¿Te hago un rodamiento?", propone al periodista. Y su cuerpo rueda sobre el esférico. "¿Hago un lanzamiento?". Y la bola se eleva.
Camelia Medves, de 13 años y del instituto Las Lagunas, es la otra gimnasta que en abril participó en el campeonato de España, con Patricia Benito.

"Fue muy emocionante y divertido. De 400 niñas yo quedé por la mitad. Me gusta todo de este deporte", sentencia. "Es muy expresivo, colorido y bonito". Las mazas la embelesan. "Las probé en el campeonato de España y se me dieron bien". Confiesa que pretende seguir hasta los 18 o 19 años. "Luego me gustaría ser entrenadora y montar un club con Patricia Benito. Ya lo tenemos planeado", se descara.

LISTA DE ESPERA

Ambas ejemplifican la afición que este deporte despierta en el municipio: "Tenemos lista de espera en las escuelas municipales. Y las exhibiciones que hacemos cada año en las fiestas de San Isidro se abarrotan de público", advierte Adriana Balboa. Ella empezó con seis años. Dejó la competición a los 15 y ahora enseña en el club que montó su hermana: "Me apasiona la creatividad y la expresión corporal. Y es muy gratificante ver cómo evolucionan las niñas". Es la gimnasia rítmica: un deporte olímpico plástico, colorido, musical y danzante.

CONTENIDOS RELACIONADOS
GALERIA DE IMÁGENES
Anterior
  • Gimnasia 1

  • Gimnasia 2

  • Gimnasia 4

  • Gimnasia 5

  • Gimnasia 6

  • Gimnasia 7

  • Gimnasia 8

  • Gimnasia 9

  • Gimnasia 10

  • Gimnasia 11

  • Gimnasia 12

  • Gimnasia 13

  • Gimnasia 14

  • Gimnasia 15

  • Gimnasia 16

  • Gimnasia 17

Siguiente
RIVAS AL DIA
'Rivas al Día' número 172. Diciembre 2017
Portada de 'Rivas al Día' de diciembre de 2017. Número 172.
RIVAS CULTURAL
'Rivas Cultural' número 101. Diciembre 2017.
Portada 'Rivas Cultural' número 101, diciembre 2017.
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos