logo
buscar
6º 13º 
tiempo
Twitter Rivas
Facebook Rivas
Youtube Rivas
Instagram Rivas
 
Acróbatas en Palestina
Rossina Castelli y Abraham Pavón, integrantes del circo Kambahiota, participaron en el Festiclown Palestina.
28 de noviembre de 2011
volver
imprimir
escuchar
compartir
disminuir
aumentar
Abraham Pavón y Rossina Castelli, de la compañía Kanbahiota Trup.

Texto: Patricia Campelo  Fotografías: Jesús Pérez

Desde lo alto de su trapecio, el acróbata Abraham Pavón, de 32 años, realiza figuras elegantes mientras posa para la sesión de fotos. Al rato, se sube a las alturas Rossina Castelli, uruguaya de 28 años que lleva dos viviendo en Rivas. Ambos forman una pareja de artistas circenses, solidarios y políticos que no dudan en repartir sonrisas y narices de payaso allí donde más se necesita.

Por ello, el coordinador de la carpa que la compañía Kanbahiota tiene instalada en La Casa + Grande se embarcó en el festival Festiclown, la iniciativa que el cómico Leo Bassi, el clown Iván Prado y varios colectivos circenses llevaron a los territorios palestinos el pasado septiembre.

Rossina, que es tesorera de la carpa, también se apuntó al viaje y valora la experiencia como positiva y muy enriquecedora: "Allí comprendes que lo que cuentan los medios de comunicación es el 10% de lo que en realidad sucede", asegura.

Su pareja en lo artístico y en lo personal, Abraham, considera que acciones como la del Festiclown son necesarias para "dar un toque de atención y que la situación no caiga en el olvido". "Y al visitar los territorios palestinos con estas iniciativas, los medios hablan de la situación que vive esa población y eso contribuye a que más personas se puedan interesar en el conflicto palestino- israelí", añade Rossina.

El Festiclown realizó acciones con payasos y acróbatas en diferentes puntos de los territorios palestinos con el objetivo de paliar las consecuencias psicológicas de la ocupación y conflicto armado que viven los palestinos desde hace más de 40 años, cuando Israel ocupó las zonas en las que vivían, provocando su éxodo masivo.

VIVIENCIAS COMPARTIDAS

Rossina y Abraham, responsables de la carpa donde realizan talleres de circo tres días por semana, están comprometidos con las poblaciones más vulnerables y denuncian la postura de la comunidad internacional hacia Palestina. "Es paradójico que España apoye el reconocimiento del estado Palestino por parte de la ONU y al mismo tiempo venda armas a Israel, país considerado por todo el mundo como una 'gran democracia'", lamenta Abraham.

Los jóvenes, que compartieron la experiencia con los vecinos y vecinas de Rivas en una charla a la vuelta de su viaje, relatan a dos voces los obstáculos con los que se encontraron y que "de ningún modo" han menoscabado sus ganas de volver.

La primera dificultad la tuvieron que esquivar en el aeropuerto. "Varios policías nos hacían las mismas preguntas repetidas muchas veces", recuerda Rossina, a quien, tras revisar los sellos de su pasaporte, le pidieron explicaciones sobre un viaje realizado a Marruecos en 2009. "La policía israelí intenta incomodarte, parece que tratan de disuadirte para que no vuelvas; es angustioso".

UN TRAPECIO 'SOSPECHOSO'

Abraham cree que el trato recibido se explica en su condición de europeos. "Llegas desde España y ya te consideran propalestino", sentencia, para después contar que en el aeropuerto la policía secreta "te sigue hasta el baño".

Antes de tomar el vuelo de regreso, tuvieron la última experiencia negativa: el trapecio de Abraham se tuvo que quedar en suelo israelí porque era sospechoso de "contener explosivos". Con todo, la vitalidad de estos ripenses ha quedado intacta y todas las armas, las preguntas y las sospechas que se cernieron sobre ellos "bien valen las risas de los niños palestinos". "Ellos recordarán los espectáculos durante mucho tiempo", dice Rossina esbozando una sonrisa. "Nos llevamos mucho más de lo que dejamos", remacha Abraham.

Y es que llevar la risa a lugares donde casi cada persona tiene en su familia un fallecido a causa del conflicto es todo un reto que no amedranta a los participantes de Festiclown, una iniciativa que estos ripenses "repetirían".

LIBROS 'PROHIBIDOS'

Si en una guerra una de las primeras víctimas es la verdad, la segunda puede que sea la cultura. La pareja de artistas ripenses reproduce con tristeza el relato que escucharon de unos mayores en Ramala. "En los años 70 la cultura estaba totalmente masacrada. Tenían que guardar los libros en panes porque estaban prohibidos".

El trapecio de Abraham se quedó en Israel porque era sospechoso de "contener explosivos"

Hoy en día, pequeñas iniciativas surgen tímidamente aunque subordinadas al impulso que llega desde fuera. Así, los integrantes de Kanbahiota relataron que en la población de Nablus, en Cisjordania, una zona muy castigada por el conflicto ,unos vecinos han creado una escuela de payasos. "Hacen talleres de risoterapia y acrobacias para animar la vida de una población que está arrasada".

En Ramala, otro grupo también ha continuado el legado circense con ayuda de la Escuela de Circo de Toulouse (Francia).

Dejar un poso en la conciencia de las personas que reciban información de estas iniciativas es uno de los objetivos a lograr a juicio de Abraham. Los payasos que acudieron a los territorios palestinos tenían la misión de denunciar la situación de una población dividida por los muros políticos que delimitan el angosto espacio que habitan. "Tirar narices de payaso al otro lado del muro es la foto", iindica Abrahám, "pero algo siempre queda". "Se trata de poner en el punto de mira estos muros que hay en muchos lugares: Sudáfrica, Palestina, México o el Sáhara son sólo algunos ejemplos", reclama.

CIRCO EN ALZA

Tras la experiencia con la población palestina, la pareja de artistas ha vuelto a la realidad de los talleres de circo que imparten desde marzo de 2010. "Cada vez se apunta más gente", asegura Abraham, que da clases de trapecio. Rossina por su parte instruye a los niños y ambos organizan espectáculos el segundo domingo de cada mes. Es la forma de ganarse la vida que han encontrado estos ripenses que creen en la risa del circo como medicina para mitigar el sufrimiento de los que siempre pierden.

CONTENIDOS RELACIONADOS
RIVAS AL DIA
Rivas al Día noviembre 2018 nº 182 PDF
Rivas al Día noviembre 2018 nº 182 IMAGEN
RIVAS CULTURAL
Rivas Cultural noviembre 2018 PDF nº111
Portada 'Rivas Cultural' noviembre 2018, nº 111
Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid
Direccion: Plaza de la Constitución 1
Horario de 8:00 a 20:00 de Lunes a Viernes
sellos